jueves, 2 de abril de 2009

Nuevo intento

Estos días ha habido más tarea de la habitual. Ya sabeis, hay épocas en las que sobran horas del día y otras en las que parece que todo se acumula y no se acaban nunca las cosas que hay que hacer. A pesar de ello, aún he tenido un ratillo para experimentar con mis gatines. MamáCostillo le regaló al Chipie un nuevo arnés (que el otro se lo quitaba todo el tiempo y era como no ponerle nada) para que pueda salir a tomar el sol (que estos días, en una muestra de generosidad infinita, ha decidido hacer acto de presencia).

Como ya os he contado, Snake anda siempre a su libre albedrío por la zona de atrás. No le llega con nuestras terrazas y pulula por todo el vecindario. Es tan sumamente marujo que yo me lo imagino entrando en casa de los vecinos, y a éstos la primera vez que le ven, acojonaditos perdidos al ver la mole que ha invadido su casa. Es harina de otro costal el bicho este. PapáCostillo le construyó una escalera (Stulti, qué pena que no he hecho foto, jajaja) para que pudiera subir sin problemas porque hay algunas diferencias de altura. Y ahora anda por lo que él considera sus dominios como pedro por su casa, haciendo la ronda como si fuera el sereno, que estoy por cambiarle el collar por un buen manojo de llaves. Sin embargo, los otros dos (pobrecicos míos) todavía no se han ganado la confianza de poder andar sueltos. Boo tiene la costumbre de escaparse siempre a las zonas más imposibles, justo esas donde no puedes cogerlo. Y él, tan obediente siempre, cuando está allí cual marajá y le llamo, me mira con una superioridad y una prepotencia que me dejan sin habla. Y no se menea el tío!!


Con Chipie ya hemos tenido algún que otro disgusto. Todavía recuerdo el susto que nos dio a los pocos días de traerlo del asilo. Yo estaba en España y el Costillo me llamó a una hora inusual para él (que se acuesta cuando las gallinas). El pobre casi lloraba. Chipie había desaparecido y no había manera de encontrarlo. Recorrió el barrio con su lata de comida y le salieron al encuentro tropecientos gatos... todos menos el nuestro. Estaba desesperado. A las cinco de la mañana el señor Rojo (alias Chipie) decidió que ya estaba bien de andar por ahí de picos pardos y regresó. Se acercó a la ventana del dormitorio y empezó a golpear el cristal con la patita para que le abrieran. Al Costillo casi le dan los siete males, pero creo que si le tocase alguna vez la lotería no le haría la misma ilusión.


Así las cosas, o no salen (lo cual a mí me parte el alma) o tienen que salir atados, que es la opción menos mala, aunque no la idónea. Bonnie ya lleva mucho tiempo saliendo con correa y lo lleva bastante bien. Se pasa horas espatarrado al sol (cuando lo hay) y pillando alguna mojadura cuando a mí se me olvida que está en la terraza (corramos un tupido velo, please). Pero con Chipie todos los intentos fracasaron: todavía no sé cómo cada vez que le sacábamos conseguía quitarse el arnés y el collar y se largaba con viento fresco.


El primer día, cuando le colocamos su nuevo arnés, fue un espectáculo, porque no había forma humana de hacerle meter las patitas por su sitio. Y encima, el pobre, estaba acojonado perdido. Andaba cual Robocop que es que era de partirse de risa (pobre!). Por si la nueva situación no fuese lo suficientemente lastimera para él, Snake, aprovechando que estaba atado, lo acosaba (y derribaba, claro) con una saña que a mí me hace pensar que este gato está poseído por Belcebú. Incluso que él mismo es Satán! Así que el bueno de Chipie, como alma en pena, volvía a entrar en la casa y se acurrucaba en un rincón. No podía ni acercarme a cogerlo del pánico que le entraba.


Ayer, por motivos que no vienen al caso, tuve que estar bastante tiempo en la terraza, así que aproveché para sacar a los tres. Boo a lo suyo, pasando de todo, acostado bajo la lavanda o persiguiéndome para que le de su ración de mimos, que este gato no se cansa!. Snake correteando tras los pájaros hasta que fue consciente de que tenía una víctima mucho más asequible: Chipie! Menos mal que estaba yo para controlarlo. Al final conseguí que volviese a dedicarse a sus rondas de vigilancia y Chip pudiese disfrutar de un poco de "libertad". Y vaya si lo disfrutó! Haciendo caso omiso del arnés se dedicó a investigar cada una de las plantas, cada ruido, cada esquina. En fin, que parece que hemos dado un paso más. Aunque, todo hay que decirlo, en uno de sus ataques de pánico ya ha conseguido quitarse el arnés una vez... todo será cuestión de adelgazar y si no lo usa el gato podré utilizarlo para numeritos bondage!

14 comentarios:

Chicho dijo...

Hace mucho tiempo teníamos un gato llamado Atila...le recogimos de la calle....era malo pero malo malo....En unas navidades cuando vivía en la ciudad en un piso 11 Atila se fué para abajo(tenía la manía de andara por la barandilla de la terraza)..Bajé las escaleras del edificio llorando a moco tendido....para descrubir que el desgraciado no le había pasado nada....cojeaba un poquito jeje...Mias padres decidieron darlo a unas personas para que no volviera a pasar.Me gustan mas los gatos que los perros..
Vaya parrafada te solté

BIRA dijo...

CHICHO, qué fuerte lo de Atila, su madre!! La verdad es que son demasiado intrépidos y siempre andan por donde no deben y luego, claro, pasa lo que pasa. Y no te preocupes por la parrafada, que buenas las suelto yo! Un beso.

anselmo dijo...

Cástralo, que sepa quien manda en la casa XD.
Yo solo una vez he tenido gato y las primeras veces que se escapaba de casa lo pasaba fatal. Recuerdo una madrugada estar paseando por la calle y un hombre decirme "Un gato te está siguiendo". Y det´ras venía mi Jimy mas elegante que todo.
¿como lo consegui? Lo sacamos, siendo un cachorro de la boca de un pastor aleman. que pena me dio cuando murio.
aun tengo cicatrices en los brazos de cuando estuvo
Un beso

La chica de ayer dijo...

Ay, me pones los dientes largos! YO QUIERO UN MININO!!!!!!!!!!!!!!

Stanley Kowalski dijo...

Te comprendo, yo tengo una gata muy independiente. Duerme conmigo, se despierta, desayuna,y parte con rumbo desconocido; luego regresa 2 0 3 veces en el día a comer, y vuelve a irse hasta las 23 o 24 horas, en que llega el momento que debo salir a la calle a llamarla, a los gritos, y cuando me escucha regresa muy tranquila a dormir. Este rito es de todas las noches.

BESOTES

anapedraza dijo...

¡Qué paciencia tienes! Se nota a miles de Km. que los quieres como hijos, ellos lo saben y te lo agradecen, pero según la forma de los gatos: me acaricias cuando yo digo y hago lo que me da la gana, soy yo el dueño no tú de mi.

¡Un besote para ti! Dile al Costillo que existe vida después de las 22:00, aunque no sé para que hablo si yo a esa hora muchos días estoy sobado en el sofá.

MIGUEL

shysh dijo...

Si me contaras todo eso antes de tener a nuestros gatos hubiera pensado: menuda chiflada. Ahora entiendo y comparto todas y cada una de las palabras que dices. Nuestra suerte es que tanto Mina como Benito son más caseros que nosotros. A ellos déjales la cama revuelta que ya lo tienen todo hecho. Me voy por la mañana y ya están acurrucados y vuelvo por la tarde y me da que ni se han movido. Antes, en la otra casa tenían gatera y salían al patio pero no se podían escapar porque los muros eran altotes. Ahora sólo Benito hizouna tarde una mini excursión: saltó a la terraza de la vecina, entró en su casa, le dió el susto de su vida y pegó un grito hipohuracanado y Benito se teletransportó al rincón más escondido, o sea debajo de la cama.

Doctora dijo...

En Navidad quise ponerle a mi gata un gorro de Papá Noel y me mordió.
T.T

conxa dijo...

Me encantan tus historias con tus gatos, pero a mí el que mas me gusta es snake,es un sinverguenza, lo se, pero mira, eso me va jejeje

Yo nunca he usado arneses con los gatos,y claro, se me iban pero como siempre volvian, pues eso.

besitos encanto.

(ultimamente voy muy mal de tiempo y no puedo pasar todo lo qeu quisiera)

noelia dijo...

que paciencia!!!! me encantan los gatines son preciosos muaks wapa

sonia7386 dijo...

jajajajaja ya echaba de menos las movidas de tus gatitos bira!!! ya termine examenes y ya tengo tiempo libre, ademas de tener ahora vacaciones de semana santa, asi que voy a ver si pongo completamente al dia con tus post! un super beso!

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

Disculpa no te comento , es que no estoy leyendo los post, solo paso a saludarte y cuando esté bien repuesta de mi salud me pondré al día, besos!

Thiago dijo...

jaj cari, por dios, no sabia que a los gatos tb. se les pone arnés y correa para sacarlos, dios, que lio, es peor que ponerselo a mis perras, jaaja

Bezos.

Carabiru dijo...

Vaya tres tienes!!!

Y qué bonicos que son, madre mía!