martes, 30 de septiembre de 2008

Martes, 9 septiembre 2008: DÍA 1, Amsterdam – Arusha.

Meru Mount, desde el jardín del Coffee Lodge


El día no comienza de la mejor manera (hay mucho hijoputa por el mundo y a veces parece que todos se nos pegan), pero hemos esperado tanto tiempo este viaje que nada ni nadie puede evitarnos la alegría de saber que al fin ha llegado el momento, que esas vacaciones tanto tiempo esperadas han llegado y estamos preparados. África nos espera!!

Y es que todo estaba preparado para que fuésemos en febrero (sólo a Kenia), pero una operación que Mamá tenía pendiente (y que gracias al cielo salió bien) y los problemas políticos que hubo por aquellos lares dieron con nuestros planes al traste y hubo que cambiar todo: fechas, planes… hasta itinerario, pues el Costillo decidió que si teníamos que esperar medio año más (él llevaba un año preparando el viaje) bien nos merecíamos unos kilómetros más y un tiempo extra. Ahí surgió la idea de ir también a Tanzania, que será por donde empecemos el viaje.

El taxi llega puntual. Son las siete de la mañana. Comienza nuestra segunda aventura africana!

A pesar de que hay mucha gente en Schiphol, facturamos el equipaje rápidamente (el Costillo es grande, muy grande, y nosotros ya estábamos facturados por internet, pagando extra tuvimos unos asientos fantásticos en los que sus casi dos metros iban más o menos confortables). No nos hemos pasado con el peso (que es algo que a mí me obsesiona cada vez que vuelo). En vuelos directos permiten dos maletas por persona, de 23 kilos cada una, pero como a la vuelta tendremos un vuelo nacional con Kenya Airlines antes de salir hacia Amsterdam, las cosas cambian y sólo podemos llevar una maleta que no exceda de veinte kilos (aparte del equipaje de mano, claro) cada uno. No saben nada estos de KLM!

Tras las inevitables compras en el aeropuerto nos dirigimos hacia la puerta de embarque, la F2, y nos encontramos una sala absolutamente abarrotada. Tal era el cuadro que parecía que el Inserso también había cambiado de planes y en lugar de enviar a nuestros mayores a Benidorm (como acostumbra), les había dado por enviarlos de safari (no sé con qué oscuras intenciones). Más tarde aparecieron algunas parejas jóvenes (italianos y españoles mayormente) pero la mayoría de los pasajeros hacía algún lustro que habían superado los sesenta. Decidimos caminar y marujear un poco. Observar a la gente es algo que me apasiona y los aeropuertos acumulan una fauna perfecta para combatir el aburrimiento. Pululando por el aeropuerto nos encontramos con una réplica del monoplaza del “monstruo” Alonso (todavía no había ganado en Singapur, jeje, de eso nos enteramos a la vuelta).

Creo que el Costillo está más nervioso de lo que se atreve a confesar. Ha sido un año y medio planeando un viaje que lleva deseando hacer toda su vida (supongo que desde que sus Padres estuvieron allí y él escuchó todas las fabulosas historias que traían para contarle... y es que al día de hoy es un placer escuchar a Mamácostillo hablando de aquel viaje, y eso que han pasado treinta años!!!), un período en el que ha habido muchos planes, muchas frustraciones.. más de lo que él está acostumbrado a soportar.

Pasamos el control de equipaje de mano y por fin embarcamos. Metidos en gastos y teniendo en cuenta las ocho horas y pico que dura el viaje, la decisión del Costillo de pagar extra por más espacio mereció la pena.

El avión, un 777-200, resultó mucho más confortable de lo que esperaba. Tuvimos tres asientos para nosotros y nuestro propio departamento para las mochilas, que se presentan como nuestras compañeras inseparables.

La comida, sin ser para tirar cohetes, estuvo bien, además nos agasajaron con varias bebidas y diferentes chuminadas para picar. Teníamos nuestra propia pantalla de televisión, con un menú muy completo en diferentes idiomas: películas (las dobladas al Español debieron serlo al otro lado del charco, y de verdad que se hacía gracioso ver a esos personajes cuyas voces “españolas” son tan conocidas con acentillo sudamericano), series, dibujos, noticias, deportes. El mando a distancia era, además, teléfono y mando-consola, ya que también había un montón de videojuegos. Entre unas cosas y otras el viaje no se me hizo largo. Con qué poco nos conformamos los de pueblo, oiga!

Cuando llegamos al Aeropuerto Kilimanjaro nos felicitamos por haber preparado las visas con antelación, pues las colas eran tremendas. Tras pasar el control policial y someternos al “ojo crítico” de una extraña webcam, recogimos nuestro equipaje, que llegó en perfectas condiciones.

A la salida nos esperaban un representante de la agencia (Leopard) y Amir, quien sería nuestro guía-chófer durante nuestra estancia en Tanzania.

La Capetown-Cairo, carretera que atraviesa el continente africano, desde Sudáfrica hasta Cairo nos llevó hasta el MOIVARO COFFEE LODGE, de Arusha (que está a mitad de camino, y da fe de ello una torre coronando una plaza). De camino vimos (más bien intuimos, pues era ya casi noche cerrada) el Kilimanjaro, la montaña más alta de África y el Meru Mount, la segunda más alta de Tanzania.














En el lodge, de un rústico adorable, nos recibieron con un delicioso jugo de sandía y nos llevaron hasta el que sería nuestro nido por una noche, la cabaña número 20. Para llegar hasta allí tuvimos que atravesar un jardín inmenso que a nosotros nos pareció una auténtica jungla, no por lo descuidado, más bien todo lo contrario, sino porque eran tantas las flores, árboles y cosas que había para ver que uno no sabía muy bien hacia dónde dirigir la mirada. Las habitaciones son cabañas individuales, en las que hay un gran espacio central, con su cama con dosel y mosquitera, decorada de forma exquisita con flores, mesa, sillas y una hermosa chimenea. Las mesitas de noche son troncos levemente tallados y los techos de palma. Un pequeño pasillo conduce hasta el cuarto de baño, donde el contraste de la madera con las toallas burdeos resulta encantador. Han cuidado hasta el más mínimo detalle y el conjunto es tremendamente acogedor. Aún así, el estómago manda, y encandilados con esa mezcla de sencillez y estilo nos vamos hasta el restaurante para cenar. Si esto no es el paraíso, desde luego se le parece bastante. Y acabamos de empezar!

El edificio que alberga el restaurante está construido igualmente en piedra con techos de palma y decorado con cientos de detalles que reflejan parte de la inmensa cultura africana. Allí veríamos la primera idea original de los casilleros para las llaves de las habitaciones. Y no sería la única vez. El personal no puede ser más atento. Tras un día que ha sido eterno nos metemos entre pecho y espalda una deliciosísima sopa de calabaza, un steak al estilo masaai (con una salsa que estaba para morir) con patatas y verduras cocidas y de postre un tiramisú que a mí me supo realmente diferente al “nuestro” (que prefiero, pues aquel me resultó demasiado fuerte). Todo ello regado por la cerveza Kilimanjaro que, afortunadamente es suave, pues viene en botellas de ½ y todavía no estaban las cabezas preparadas para más excesos que los que el paisaje quisiera regalarnos.

Lo de nuestro imán con los gatos no es algo que suceda sólo en Europa. Allá adonde vamos tenemos alguna aventura con ellos y ahora no podía ser diferente. Fue sentarnos y dos lindos gatitos, que bautizamos como Tigretón y Negrito (por razones obvias, vamos, que eran de esos colores) hicieron acto de presencia. Eran pequeñísimos (bueno, tal vez no tanto, pero claro, acostumbrados como estamos al tamaño de Boo y Snake…) y salvajes, pero sabían perfectamente lo que hacer y adónde ir para conseguir comida: había más gente dispuesta a cenar, pero supieron exactamente en cuál de las mesas sería recompensado su esfuerzo de acercarse a humanos desconocidos. No me atreví a acariciarlos (aunque me quedé con las ganas) por el tema de las dichosas bacterias, pero no se fueron con las patas vacías (y yo, a pesar de mi generosidad y mi precaución, no me libré de un arañazo).


Tras el café nos retiramos a dormir, pues estábamos agotados y nos esperaban demasiadas aventuras como para hacerlas cansados. El camino desde el restaurante a nuestra cabaña se convirtió en la primera aventura, pues fue realmente laberíntico. Era de noche y no veíamos tres encima de un burro (a pesar de la linterna), todos los caminos nos parecían iguales y nos costó dios y ayuda encontrar la nuestra. Y eso a pesar de contar con un ayudante de excepción: el señor Tigretón tuvo a bien acompañarnos prácticamente durante todo el camino. Tras dar más vueltas que un tonto y cuando ya estabamos pensando que habían construido ese laberinto con el único fin de que nosotros pudiésemos perdernos en él, apareció uno de los camareros del hotel y nos llevó a nuestro destino en un santiamén. Si es que el que no sabe es como el que no ve, y el que no ve, como si estuviera ciego. Vaya dos! La peripecia nos dejó, eso sí, las primeras fotos de flores (menos da una piedra, y joder qué daño hace!), algunas de las cuales me han servido para adornar este post.

Dormimos como los ángeles, aunque yo, que soy una paranoica, estuve bastante pendiente de los insectos y temiendo despertar abrazada a una boa o algo parecido. Soy lo peor!


Continuará...

23 comentarios:

Di dijo...

Qué envidia, aunque yo tampoco habría dormido pensando en los bichos.Ahora para recuperar vas a tener que escribir dos post por día! enga que quiero leer más!!! Por cierto yo me voy este mes un finde a Málaga soy tan aventurera como vosotros! ;P Saludos guapa!

Thiago dijo...

Bira, cari... vaya exploradora que estas hecha, que suerte, asi cualquiera puede poner post intereasntes, jaja me ha encantado leer palabras tan cinematográficas como Kenia, Kilimanjaro, Masais, etc ahora te imagino como una Grace Kelly con tu cuadernito de tapas de cuaro tomando notas generosamente para luego contarnoslo, jajaja Y las fotos una delicia, y me da a mi que van a llegar buenas sorpresas, jaajaj

Me ha conmovido la idea de tu costi de repetir un poco el viaje de sus padres en busca de las fuentes familiares de la sabiduria. Y prepararlo con tanto tiempo e ilu no hace mas que reforzar la emoción...

Bezos.

P.s. cari, te estas leyendo todo el mes de mi blog y te va a dar algo... No seas boba, ya lo harás o no, que no hay que leer todo para querernos, jajaaj. YO te recomendaría TAPIZ (las 2 versiones, y mas que nada pq tuvieron mucho exito en su momento) pero de lo demás puedes pasar ampliamente, cari, jajaja

Mas bezos

Carabiru dijo...

Qué envidiacaaaa!!!
Jajajajajja, me gustan tus post de viajes, por un momentito es como estar allí.

:) bienvenida!!

Ricardo Muñoz José dijo...

Bira, felicitaciones por las maravillosas vacaciones, y a preparar la sonrisa para volver a enfrentarte a la rutina.

Un saludo.

anselmo dijo...

bienvenida Bira...no veas que aventuras. A esta hora lo que más me interesa es ese steak con esa salsa tan rica. ñammm

Thiago dijo...

Cari, solo me paso para saber si estas bien y has sobrevivido, jajaaj

Eso si, ya me puse celoso pq seguro que has traido un monton de fotos de escaleras a Stultifer, ya me lo imagino revolviendose nervioso en su silla, relamiendose ante atractivos indigenas subiendo - y algunos bajando- por bellas y autóctonas escaleras salvajes... ¡Menos mal que Tarzán usa una liana, jajaaj!

Bezos

JMEC dijo...

que bonito viaje,a mi me gustaria egipto,pero lo tengo claro clero,son viajes de ilusiones que si salen bien,estas soñando muchos años....suerte..........

forgiven princess dijo...

Eso, yo levantándome todos los días a las 7 menos 5 porque tengo clase y tengo que ir andando, y tú en Kenia, muy bonito!

xDD

Espero la continuación!
Muacks!

JB dijo...

Yo ya estaba a punto de buscar a Indiana Jones para recorrer el mundo pa saber noticias de ti eh!

Que bien que disfrutas tus viajes :)

Saludos y besos.
JB.

La chica de ayer dijo...

África, qué maravilla!

weblara dijo...

Bueno, te digo como casi todos, que envidia!!
si sigues haciendo esas descripciones tan geniales, al final vamos a conocelo todo como lo conoces tu y eso no vale, que yo quiero ir!!
besucos mi niña!!

JAAC dijo...

Cómo se nota donde hay nivel :-) nosotros durmiendo en campings sin luz ni agua caliente y vosotros en lodge con pedazos de restaurantes.
Me gusta mucho conocer el viaje desde tu perspectiva. A ver qué te ha gustado más a ti... coincidiremos?

El aeropuerto de Amsterdam es la caña, además de tener una cantidad tremenda de tiendas (con degustación de quesos ;-)) hay hasta un museo dentro. Nosotros descubrimos después de 4 horas allí que también organizan visitas a la ciudad aprovechando los tiempos de escala. ¿Hay vuelos directos a Kilimanjaro? No recuerdo si no los encontramos... creo que todos eran a Nairobi (Kenya) y luego uno interno.

Eso sí, 20 kilos por cabeza os parecen pocos? :-O Si siempre se puede lavar la ropa en mitad del viaje, eso si hace falta. Con nuestras "condiciones" de viaje nos sobró mucho de lo que llevábamos y no llegábamos a 20 kg entre los dos con los sacos de dormir, sábanas y demás.

Espero que con el paso de los días superaras tu respeto por los insectos y dejaras de pensar en ellos. En cuanto vieras a animales más grandes seguro que dejaste de pensar en los que ni se ven.

Sigo leyéndote con interés :-)

Y pondré comentarios más cómodos en lugar de formato sábana...

Carlos Becerra dijo...

Bira...

Como te lo digo ???

Es que es algo importante...

pero reservado...

y también difícil de expresar...

pero los valientes dan la cara, así que te lo digo y listo... que joder !!!



B I E N V E N I D A
I
E
N
V
E
N
I
D
A

África, como bien sabes es actualmente mi casa, si bien el norte de este continente difiere mucho en forma y contexto al África que tu visitaste, aun así guarda ese misterio tan característico de esta tierra que une tanto a habitantes con la naturaleza.

Es obvio que mis vecinos los marroquíes no son en nada los africanos característicos del África sur, sus genes y su cultura difiere en 100% con lo maravilloso de las etnias aborígenes.

Yo en otros viajes he estado en Sudafrica, Kenia, y Angola... justamente con los keniatas creo que descubrí la verdadera esencia de los ritos, credos, costumbres, y pasiones del continente amarillo y verde.

Bira, que cosa bonita eso de rememorar un viaje que hicieron nuestros mayores, hablo en el caso del Costillo, eso debe ser una experiencia muy placentera y cargada de emoción.

Te leo y es fácil imaginarte cruzando el jardín hacia la cabaña en Tanzania siendo tu una flor mas entre tantas que alli habria y custodiada por El Costillo con sus casi dos metros.

Y luego llegar a ese lindisimo nidito de amor... ohhhhh !!! si esas paredes hablaran... ya salio en el Tanzania Post "Ibérica y Holandés provocan disturbios en la cerrada noche tanzaniana" (jajaja)

Además se cuenta que entre tu el Costillo y esos dos gatitos se comieron hasta el mantel... otra que sopa de calabaza (jajajaja) se dice que fue algo así como "tres docenas de canapés de boa, doce kilos de paté de hígado de jirafa, y veintidós platos de fritada variada de mariposas... obvio que todo esto bañado con 56 botellas de medio litro de cerveza de pura malta Kilimanjaro" (jajajaja !!!)

En fin Birin...

Yo te contare dos o tres cosas de por estos confines...

Vivian ha cerrado su blog, ella estaba muy angustiada, preocupada y deprimida por una cuestión personal-familiar que no te puedo explicar por este medio, otros blogueros y yo también, por supuesto, intentamos levantar su espíritu y animo, pero no sirvió de nada... ella se puso en contacto conmigo mediante un mail, el que yo conteste obviamente, pero ahora no da pelota a nadie... ojala se reponga... ya te contaré mediante otro medio...


Yo por mi parte continuo escribiendo, en ocasiones bien y otras no tanto, lamento decirte que he decidido abrir mi panorama bloguero y renovar algunas de las 60 cibercasas que visito a diario... no es nada personal... pero hay varios que me tienen podrido... algunos tienen muchos problemas, otros se los inventan, y también están los que aun sin problemas han de tener algún jugados de menos en su futbolin cerebral pues les salta la llave térmica de la cabeza muy a menudo... esto sin hacer nombres para que no comiencen las discusiones en casas ajenas hará que solo me dejes de ver comentar en algunos blogs donde coincidíamos... medida esta que de ninguna manera te incluye a ti... me seria imposible no contar con ser huésped de tu ciber casa a diario pues te estimo mucho yo y lo mismo se puede decir de Isabel y hasta de Pibe.


Otra cosa...
He visto que en una ardua tarea de lectura dejaste comentario en cinco post mios, te lo agradezco infinitamente pues sabes lo que valoro tus letras y sentimientos. Lo que si debo decirte es que no te sientas obligada a ello, para mi lo importante es saber que estas allí... de pie como un soldado espartano y al pie del cañón como la buena amiga que eres.


Bien Birita...
Enviale mi respeto y afecto al Costillo y para ti... ocho mil doscientos veinticinco besines plenos en cariño !!!

CarlosHugoBecerra.

BIRA dijo...

DI, reina de los mares! Los bichos más pequeños que un gato y yo no hacemos muy buenas migas, pero bueno, no se portaron mal del todo. Lo de dos post al día va a ser que no, porque hacer uno me está costando horas y horas y tengo sin leer todoooooooo lo que habéis escrito (es que soy algo cortita de memoria, así que mejor lo escribo mientras lo tenga fresco). Cuando quiera ponerme al día, te digo que me dan las uvas.
Espero que te lo pases genial en Málaga. Hija, ahora la envidia me la das tú a mí, que aquí está lloviendo como si no hubiera un mañana. Besotes!

IAGO, cari, eres un amor… Grace Kelly dice. Esto, yo, bueno… soy más morena! Jajaja, el resto igualito igualito (ha colado?). El cuadernito era verde (pero bonito) y blanco con una mariposa enorme, al principio escribí mucho, después, con el agotamiento absoluto que arrastraba, más bien tomé notas (léase lo de que soy cortita de memoria, please). Es cierto que pensé mucho en vosotros y en cómo podría intentar (no sé si lo conseguiré) transmitiros al menos parte de lo que vivimos.
Mi Costi es un sentimental, aunque él todavía no lo sabe :P
Lo de preparar los viajes lo hace siempre. Yo voy de reinona total, con todo perfectamente planeado. Claro que luego pongo cara de estúpida cuando descubro todo lo que él sabe y lo ignorante de la vida qu eestoy hecha. Ains.

No me va a dar nada leer tu blog, si acaso mil alegrías. Sabes que eres mi maestro (aunque yo sea una pésima alumna) y que fuiste el primero (fuera de “mi círculo”) que me dio cancha. Eso no se paga ni con dinero ni con pegarme de vez en cuando tremendas panzadas!!
Besotes, tesoro.

Ah, sí que hice fotos de escaleras pensando en Stulti. De hecho ya me ha confesado que ha pasado a robarme la primera, jeje. Pero las hice sin chulazos, vacías. A ti, mentalmente, te adjudiqué cada tiarrón buenísimo (que los había) que vi. Más besos.

BIRA dijo...

CARABIRU, de ti me acordé mucho también porque allí ponía Karibu por todas partes, y las primeras cien veces yo, erre que erre, leía Carabiru. Me alegra que te gusten mis post de viajes. A veces (siempre) pienso que soy demasiado pesada y que los hago tan largos que no los va a leer nadie. Me consuelo pensando que a mí sí me gustará leerlos dentro de un par de meses y más aún dentro de unos años. Así que no es trabajo perdido. Besotes, reina.

RICARDO, gracias cielo. La rutina va a ser lo peor, aunque confieso que todavía no he aterrizado del todo. Mi cabeza sigue por allá. Besos.

ANSELMO, si es que soy como Indiana pero en guapa, jaja. Estaba para morir. De hecho toda la comida estaba buenísima. Una lástima, porque podría haber adelgazado algunos kilos, pero así ná de ná. Bicos.

JMEC, Egipto lo hicimos porque era MI sueño. Este era el del Costillo. Ambos viajes son impresionantes, aunque, creo, no comparables. Si quieres pásate a ver nuestro viaje de Egipto. Creo que está en el mes de marzo. A mí me fascinó. Tanto, tanto, tanto, que pienso volver!!

FORGIVEN, cariño, a esas horas ya estábamos nosotros requetelevantados, así que no te quejes!! Hubo algún día de levantarnos a las cinco y media de la mañana y yo odio (y requetecontraodio) madrugar. Así que… Besotes, linda!

JB, pena que no le hayas encontrado y me lo hayas enviado, jeje. Me alegra muchísimo saber que estás de vuelta. Te debo (como a todos) visita. Prometida queda. Besotes.

LA CHICA, además de verdad. Me confieso enamorada de ese continente. Lo único malo que tiene es la herencia que les dejamos. Bicos.

BIRA dijo...

WEBLARA, tesoro, qué tal tus vacaciones?? Tengo que pasarme a ver el desenlace de la historia que me quedó pendiente. Ains, porqué los días después de vacaciones no serán de 48 horas?? Soy un poco pesada con las descripciones, lo sé, pero perdónamelo, anda, que es que estoy de subidón! Y no es lo mismo leerlo que vivirlo. Eso te lo aseguro. Besazos.

JAAC, tu viaje me pareció una pasada. Sabes que me leí de pe a pa hasta el último párrafo. Cierto es que nosotros fuimos de otra manera, pero mira, así ambos sabemos (y los que nos lean, claro) cómo se ven las cosas desde cada perspectiva. Creo que coincidiremos en muchas cosas.

Schiphol está genial, es cierto. No es muy fácil aburrirse. Sí que hay vuelos directos a Kilimanjaro (Arusha). De hecho nosotros volamos hasta allí, directamente desde Amsterdam. La vuelta, como la hicimos desde Kenia fue Mombasa-Nairobi con Kenya Airlines y después Nairobi-Amsterdam con KLM.

El problema de los 20 kilos no era para ir, sino para volver. Qué hay mucha cosa que comprar y lo sabíamos!! Después de cortarnos un poco con las compras (por el dichoso peso), y venir cargados con bastante equipaje de mano, nos quedamos dentro de la línea. Para ir nos sobraba, pero para volver anduvo justito justito.

Dejé de pensar en los mosquitos en cuanto empecé a vivir el paisaje, pero aún así mis picaduras me las traje, no creas. Soy un poco paranoica. Lo sé. Pero es que esos bichejos asquerosos ya me comen la paciencia en Europa, así que allí imagínate. Cuando fuimos al poblado temblaba pensando en las imágenes que pusiste de la cerveza. Buf, qué suerte que no pasamos por eso, jajaja.

Pon los comentarios como quieras. Estás en tu casa. Además, así seguro salen cosas que a mí se me pasan (la del vuelo directo fue una). Besotes.

BIRA dijo...

Gracias, CARLOS, qué recibimiento!! El norte de África tengo ganas de visitarlo también, pero creo que no me va a impresionar lo mismo. No sé. Los colores de África te atrapan de una forma que no los puedes borrar fácilmente de la memoria. Puede sonar cursi, pero para mí es una realidad.

Lo de Vivian me ha dejado muy triste. Espero que todas las cosas se arreglen pronto y vuelva. Es una persona extraordinaria y no me gustaría perderle la pista. Todos pasamos algún bache que otro, pero al final volverá. Eso espero y deseo.

Lo que me cuentas de dejar de visitar ciertas casas, en el fondo es lógico. Aunque, sabes?, a mí el grupo de amigos que nos hemos echado en este medio me parece fabuloso. No podría prescindir de ninguno de vosotros. Tengo pendientes más post tuyos pero es que estos días voy de culo. Os leeré, no quiero perderme nada. Pero tenedme un poco de paciencia, vale?

Un besazo inmenso para ti, otro para Isabel y un kilo de mimos para el Pibe.

sonia7386 dijo...

Me encantan las fotos de la casita y de esa cama tan bien decorada y tan bonita!!! y mira que no saber volver... jajajaja menos mal que os encontrasteis con el camarero por alli porque sino os veia perdidos en medio de la selva salvaje jajajaja

Laura dijo...

Qué envidia (sana) de tu aventura africana, y eso que sólo es el principio. Me voy rauda a leer la segunda parte.
Besos.

BIRA dijo...

SONIA, las camas las ponían chulísimas en todas partes, con flores frescas, con un gusto que era una delicia. Y no te rías, no, qué menudo laberinto!! Y de noche!! Y sólo con una linternita!! Te digo que si no aparece el hombre aquel todavía estaríamos allí! Bicos.

LAURA, ten paciencia, porque ya sabes que soy lo peor y tengo más rollo que una persiana. Besos.

Luna dijo...

Con mi saco de gusanitos (parientes de los panchitos) me he puesto a leer tu peripecia,
Lo se lo se, soy la última en llegar...
como se dice por aquí.."non vai sen tempo"

Pero hija, es que semejante aventura requiere leerla con calma...

Por el momento , que sepas que me caes mal...
¬¬ ...
es la envidia que habla por mi...
Pura envidia..
jooooooooooooooooooooooo...yo también quiero uno de cada de todo lo que cuentas...
Vale,no ,lo de la boa no...
jajajajjaja ...

Next stot : Cap 2...
arf arf...

Daisy dijo...

Más tarde aparecieron algunas parejas jóvenes (italianos y españoles mayormente) pero la mayoría de los pasajeros hacía algún lustro que habían superado los sesenta.

Vamos a ver Bira que tienes contra los mayores de 60? jajjajajajajajaj

que sepas que a los 60 hay vida...y mucha...vamos que yo no he disminuido el ritmo :DDDDD

BIRA dijo...

DAISY, querida, no tengo absolutamente nada en contra de los mayores de 60. Al contrario!! Mi héroe tiene 97 tacos y una energía que yo no he tenido nunca!!
Pero me sorprendió mucho que un viaje que yo pensaba de mucha aventura y, sobre todo, mucho riesgo por las enfermedades y por la necesidad de vacunas y todo eso, lo hiciesen personas entradas en años.

Quizás porque pensaba en mis Padres. Papá bien podría haber hecho el viaje, pero Mamá no puede ponerse esas vacunas, así que no podría ir. O quizás pensase en lo que me gustaría que mis Padres vinieran conmigo en esta aventura. Besos!