jueves, 2 de octubre de 2008

Miércoles, 10 septiembre 2008: DÍA 2, Lake Manyara I.


Nuestro primer elefante... de pega!!

Amanecimos muy temprano. Después de rehacer maletas nos regalamos un suculento desayuno y nos preparamos para la aventura. Lo bueno estaba a punto de empezar.

Lo mío con los desayunos de los hoteles merece mención aparte. Nunca desayuno, a pesar de las tremendas broncas que me echa el Costillo (que si eso no es bueno, que si no puedes empezar así el día, que blablabla y bla), pero es estar en un hotel y no perdonar el desayuno por nada del mundo. He estado en bastantes hoteles, y lo cierto es que en algunos no es nada del otro mundo, pero este no era el caso. Así que disfruté como una niña.

AMIR, que la noche anterior nos dio la buena nueva de que iríamos nosotros solos en el coche durante toda la semana (algo que nos habíamos planteado pero que disparaba los precios considerablemente), apareció puntual y sonriente a las ocho de la mañana. Cargamos todo en el land rover (para siete personas y que íbamos a disfrutar nosotros solitos, insisto, porque estoy que aún no me lo creo) y nos pusimos en ruta. Primero fuimos a la ciudad de Arusha, a arreglar todo con la agencia, que tiene sus oficinas al lado del Hotel Impala (allí le hice la foto al elefante de pega que encabeza el post). Mientras nos explicaban cómo serían las cosas, nos daban la bienvenida y sus mejores deseos para el viaje, Amir llenó el tanque de combustible. Nosotros contratamos el viaje con Stolk Travel, una agencia de viajes holandesa, que fue quien arregló todo con las agencias de los otros dos países, Leopard Tours en Tanzania y Southern Cross Safaris en Kenia.

Arusha es una ciudad de alrededor de un millón de habitantes en la que, entre otras mil cosas, existe un mercado de segunda mano de zapatos, ropas y diferentes objetos venidos de Europa y América. También son inmensas las plantaciones de café, que es absolutamente delicioso. Somos más cafeteros que Juan Valdés, pero creo que nunca habíamos bebido tanto café como bebimos allí. Además, en los lodges siempre había una mesa con café y té disponible, para que te sirvieses a tu antojo.














Una de las primeras cosas que hicimos fue ir a una oficina para comprar dinero de Tanzania, los shillins, pues este dinero no puede salir del país y no pudimos cambiarlo en Holanda, como habíamos hecho con parte de lo que habíamos dispuesto para Kenia. Se te queda cara de tonto cuando ves el tremendo fajo de billetes que te dan a cambio del criticado euro. Los distintos escondites del dinero se hicieron compañeros inseparables y ahora nos sentimos raros sin saquitos por todas partes. También aprovechamos para comprar agua para todo el viaje (la civilización quedaría atrás por unos días) y algunas pijadillas más (como unas chips que nos serían muy útiles al final del viaje). Contra lo que pueda parecer, aquí hay de todo, desde Malibú a tampones OB, pasando por la inevitable Coca-Cola, aunque las botellas son totalmente diferentes a las europeas (más delgadas y más altas) y llevan 300 ml.




Volvimos a ver la torre del reloj que indica la mitad del camino entre Sudáfrica y Cairo, de la que hablaba ayer, en la carretera Capetown-Cairo. Visitamos la zona industrial y nos enteramos de que la mayor parte de la población se dedica a la minería de tanzanita (que a mí me gustó tanto o más que los diamantes) o carbon; fuimos observando (y quedándonos con una boca tan abierta que yo todavía no he conseguido cerrarla del todo) la vida cotidiana de estas gentes: sus puestos de frutas al lado de la carretera, los pueblos como medio destartalados pero siempre llenos de muchísima actividad, parece que salen personas hasta de debajo de las piedras. Nos cruzamos con los primeros masais (o maasai) que se acercaban a las distintas poblaciones para comprar y/o vender. A diferencia de los masais keniatas, que son en su inmensa mayoría pastores nómadas, los de esta zona se dedican más a la agricultura. Vimos además cientos y cientos de niños, unos camino del colegio y otros asumiendo tareas poco recomendables para su edad (ni para la de de nadie). Es la parte más dura del viaje y lo tenemos asumido, pero siempre hay cosas que no es lo mismo imaginar que encontrártelas de frente, aunque he de decir que no vimos a nadie en condiciones absolutamente desastrosas (como esas que nos "regalan" los telediarios). El país es tremendamente fértil y quiero pensar que al menos en los pueblos (que fue lo que más vimos) siempre tienen algo para llevarse a la boca. A pesar de eso, todo el mundo sonríe, todos nos saludan cuando nos ven pasar (algunos para pedirte algo, pero son los menos, la mayoría te dicen adiós con la mano y cuando les contestas ponen una sonrisa de oreja a oreja y siguen con lo que estaban haciendo).



De camino nos paramos en varias tiendas de souvenirs (una de ellas parecía un auténtico hipermercado), llenas a rebosar en las que tenías que andar con pies de plomo para evitar tirar todaaaaaaas las cosas que allí estaban. Desde las famosísimas máscaras africanas a mesas talladas en madera, pasando por gorros, camisetas, pulseras, abridores y un largo etcétera. Podrías encontrarte allí cualquier cosa, eso sí, todas con un marcado acento africano y hechas a mano en su mayor parte. No compramos nada porque la mayoría de los precios nos parecieron abusivos y a pesar del regateo continuaban siéndolo. Sirva como ejemplo que por una bandeja de madera con animales tallados en los bordes (muy mona, eso sí) nos pidieron el “módico” precio de trescientos diez dólares USA. Y vale, que hay que hacer un comercio justo y ayudar a esta gente y no abusar de ellos, pero tampoco estábamos por la labor de dejar que abusaran de nosotros. En estas tiendas, o curio, como le llaman ellos, las paradas son obligatorias. Los guías tienen su comisión y en un país donde los sueldos son de risa (por aquello de reír por no llorar) hasta el último céntimo que puedan ganar lo van a buscar. Cada guía debe tener sus paradas establecidas porque tuvimos ocasión de encontrarnos con las mismas personas en sitios diferentes, muy alejados entre sí. Lo “bueno” es que tienen lavabos más o menos utilizables y en medio de la nada, como que se agradece.















Seguimos nuestro camino y nos encontramos con cientos de cigüeñas y pelícanos, como marcándonos la senda. Estas cigüeñas son tremendamente hermosas con un enorme pico amarillo que acojona, la verdad. Recuerdo la película aquella de los pajarracos y me echo a temblar pensando en un posible ataque. Se me pasa rápido, que no soy tan histérica. Supongo que esto mío con los pájaros es culpa de Ido, que les tiene un pánico absoluto y, a veces (querida) irracional. El paisaje, la forma de vida, las personas que nos íbamos encontrando llamaban nuestra atención, desde los críos caminando hacia al colegio hasta las mamás cargando bebés a sus espaldas, pasando por la infinidad de burros que nos salían al encuentro. Creo que en mi vida había visto tanto burro!! Y pensar que en España son una especie casi en extinción…













Llegamos al SERENA MANYARA LODGE, que nos acogería por un día. La comida fue espectacular, acorde con el lugar, pues el hotel cuenta con un entorno paradisíaco. Cuando se estaba construyendo hicieron un vivero de plantas y flores autóctonas para abastecer los inmensos jardines del lodge, que son dignos de admiración. Esto es así, primero para conservar la flora autóctona y segundo para promover la conservación de aves e insectos en su habitat natural. No hay ni una sola flor “exótica” (entiéndase que proceda de otro país), porque para mí lo eran todas.
















Casitas donde estaban las habitaciones y recepción del lodge.

Las habitaciones están en cabañas techadas de paja, monísimas. Hay tres habitaciones por cada casita. A nosotros nos tocó en la planta superior, con unas vistas sobre el Lake Manyara impresionantes, amén de una cama inmensaaaaaa y cómoda como ninguna!! Hay todo tipo de comodidades y te sientes como en casa, sino mejor!. Después de mucho haber buscado y rebuscado, lo cierto es que tengo que reconocerle al Costillo que lo ha hecho de p.m., y que, por el momento, su elección está siendo de lo más afortunada. El lujo, la decoración exquisita, los detalles en lámparas, mesas, sillas y en los demás objetos parecen no tener fin, y eso que el Costillo había leído en algún foro que de los Serena este era el peor. Pues cómo serán los otros!! (afortunadamente podremos comprobarlo en persona).

Lake Manyara desde nuestra habitación.
Imágenes cortesía del Costillo.




Todos los hoteles tienen piscina, aunque lo cierto es que si vas a lo que vas, que es a disfrutar de los animales, no tienes mucho tiempo de nada más. Incluso habrá quien piense que esto no son vacaciones pues todos (absolutamente todos) los días toca madrugar (mucho!!) y cuando llegan las ocho de la noche estás que no das más de ti. Ya nos sucedió en el lodge anterior, que tenía una piscina preciosa rodeada de un jardín impresionante, pero de la que sólo nos queda el recuerdo de su imagen. Además, casi todas tienen un horario bastante “restringido”, más allá de las seis o seis y media de la tarde (que allí ya es casi noche) no está permitido utilizarlas. La del Serena Manyara es del estilo infinity u oceánica, y es una auténtica pasada. Fuimos allí después de comer, mientras hacíamos tiempo hasta que llegase la hora de la cita con Amir. Mientras charlábamos con el camarero (qué simpáticos y agradables son todos, por dios!) aparecieron dos “lagartos” tremendamente diferentes (después nos enteraríamos de que son pareja, que van siempre el macho y la hembra), uno de tonos marrones que casi se mimetizaba con la piedra en la que estaba subido y otro de unos tonos azules que casi parecía fosforito, con una cabeza naranja que hacía una combinación cuanto menos explosiva. No anduvimos listos con las cámaras, así que sólo hay foto de la hembra (la del macho tendréis que esperarla que la hay, pero en un lugar diferente. Se siente). Sí estuve mucho más rápida con uno de los pájaros que revoloteaban por el bar y lo pillé justo cuando abría las alas para alzar el vuelo. Menos es nada!
















Como en cada lodge, y para terminar con el dichoso alojamiento, cuando regresas, tras el game drive, para ducharte e ir a cenar, te encuentras con que te han preparado la cama (que por las mañanas siempre está decorada), cerrado las cortinas y puesto el mosquitero. Un lujo que seguro echaré de menos.

Después de comer nos recogió Amir y nos fuimos (como niño con zapatos nuevos) hacia el Parque Lake Manyara, a por nuestro primer game-drive!!

Entrada anterior relacionada, aquí.
Continuará...

19 comentarios:

Casta dijo...

Me he leido tu día uno y dos seguidos. Que maravilla de viaje! Que envidia! Que de todo... que ganas tengo de irme de luna de miel!

conxa dijo...

Yo tambien he leido los 2 dias de una vez.
Ya sabes que desde que leí el diario de Jaac, me quedé prendada con la idea de ir. Y ahora faltabas tu y el costillo.

Seguiré atenta tu diario de viaje.

Un beso.

Stultifer dijo...

Ya te he robado la escalera. Allí pocas, eso si.

Carlos Becerra dijo...

Y en el medio de la frondosa jungla se escucho entre tambores y tamborines:

Toc toc tum, toc toc tum...
Los pasajeros con destino a la sala de desayunos aproximarse a la puerta 26...

Cuenta la leyenda que se vio a una bella ibérica que se hacia llamar Bira cruzar el maravilloso jardín cual rayo y mil centellas en dirección al continental breakfast como si un cartel dijera "all you can eat"... y pasadas cuatro horas se solicitó la presencia de la guardia real de Tanzania para poder despegar a la turista de la mesa de embutidos (jajajajajaja)

No me vas a decir que no te adorno bien los comentarios ehhhh (jajaja)


Bira... tengo que decírtelo... me llamo Amir, y me dijo la verdad... lo del Land Rover de siete plazas para ustedes solos no fue una casualidad... primero que nadie después de ver todo lo que comiste en la cena y en el desayuno se quería subir contigo al jeep, y segundo pero no menos importante es que mi llamado personal al presidente de Tanzania, Don Jakaya Mrisho Kikwete pidiéndole que trataran bien a mis amigos Bira y Costillo que iban a estar unos dias por allí había dado resultado a pesar de mi mal Swahili... te lo tenia que contar pues sino me comía los codos (jajajaja).


El elefante de pega que encabeza el post me recuerda la vieja melodía escocesa:

Yo tengo un elefante que se lama trompita,
Que mueve la cabeza llamando a su mamita,
y la mamá le dice, portate bien trompita...

...si no te voy a dar un chas chas en la colita !!!

(En esta parte del comentario he tenido un viaje astral en el que regrese a mas tierna infancia jajajaja)


En fin volviendo a la realidad...


Del mercado de Arusha te recomiendo ver el blog de un colega blogger:

http://loslugareshablan.blogspot.
com/2008/06/arusha-tanzania.html

Quiero agradecerte de manera personal y sincera pues ahora que me enteré que allí puedo conseguir tampones OB puedo ir a Arusha tranquilo... imaginate que haría yo sin mis tampones cada mañana... que mojo el el café con leche (jajajaja).

Ahora, hablando en serio (fíjate los sacrificios que hago por ti que soy capaz de hablar en serio y todo) lo que dices sobre el impacto que produce ver a la cara la pobreza y la infrahumana calidad de vida en tremendo... yo soy sumamente sensible y en algunos lugares paupérrimos del planeta donde he estado ese sentimiento llega hasta a deprimirme y arruinarme el placer del viaje, di que luego con el pasar de los dias lo supero y logro disfrutar a pesar del golpe angustioso de ver la pobreza cara a cara.
Allí y en todas partes hay personas dignas y maravillosas, mas sus necesidades son extremas, lo que para nosotros ha dejado de ser suntuoso para ellos es un lujo inalcanzable.


Volviendo al tono ameno...
Que cosa la de los burros... y no me refiero a ESA cosa de los burros ehhhhh !!! Sino a la cantidad que se ven por esas tierras, es obvio que aun en esta época siguen siendo la bestia de carga mas utilizada y genérica.

Bien... sigo avanzando... llegamos al SERENA MANYARA LODGE (aquí hago u pequeño paréntesis para explicar las características del hotel para los hispanos parlantes que lean este post pues nuestra anfitriona puso un enlace en ingles -culta que es ella... vio !!!- "Hotel que ofrece 54 habitaciones circulares con techo de paja que fueron construidas según el estilo tradicional masai. Cada habitación tiene una baranda privada con bellas vistas sobre el lago, parque y jardín, y está ubicado en el acantilado que da al Lago Manyara y con vistas panorámicas al Gran Valle del Rift salpicado de volcanes. A 130 Km. de Arusha)


Me imagino tu rostro cuando viste venir a los dos lagartos (jajajaja) pero es asi... normal... aqui en África estamos acostumbrados a esa apariciones de bicharracos que en ambientes cosmopolitas serian casi ilógicos, lo bueno es que estaban en pareja, pues lo peligroso es cuando te encuentras con un macho en busca de lagartas en celo... en esos caso el encuentro puede terminar en desgracia, dado que si el lagarto se interesa por ti y te propone matrimonio se ponen muy pesados (jajajajaja) es que no entienden el no por respuesta (jajajaja)...

Bien Birin, cariño de mis Pampas, muy bonito tu relato hasta ahora, y escrito de forma impecable...

para hacer honor a ello te dejo un comentario en Swahili:

Jambo Bira, nakupenda !!!
Kwa herí... Carlos.






Cariños.
CarlosHugoBecerra

Sufur dijo...

Sólo puedo decir:

WOW

Más, quiero más. :-)

weblara dijo...

Que impresión la foto del elefante, antes de leer la letra pequeña he pensado "juer que güevos tiene la tía".
Que monada el hotel, todo tan etnico, me encanta.
Me alegro mucho que hayas disfrutado tanto, ahora sigue haciéndonos disfrutar a nosotros.
Besucos mi niña!

geminisdespechada dijo...

jaja se nota un montón que el elefante es de pega!!

una pasada las fotos..

BIRA dijo...

CASTA, CONXA, vaya panzada que os habéis dado, mujeres!! Si ya un post es tremendamente largo, dos del tirón deben ser la hostia. jaja. No os merezco! Gracias, reinas.

Casta, cuándo es la boda? TE deseo que os salga todo estupendísimamente y que disfruteis de cada minuto.

Conxa, al final tú también caerás...

Besotes, guapísimas.

STULTI, ya sabes que las escaleras que hay en mi casa son para ti, así que sírvete, pero no le vayas con el cuento a Iago y me lo mosquees, eh! Bicos

BIRA dijo...

CARLOS me he descojonado de risa con tu comentario. he llegado a llorar, mamarracho!!

De verdad que a veces disfruto tanto de las paridas que sueltas que tengo que leerlas varias veces. Qué imaginación, por dior! Qué generoso eres, tesoro!

Me has dejado sin palabras.
Sólo me queda decirte una cosa:

G
R
A
C
I
A
S
!!!

BIRA dijo...

SUFUR, eso mismo dije yo de tu pasada de viaje a la India. Por cierto creo que todavía me queda alguna parte por leer. A ver si me pongo al día. Bicos.

WEBLARA, no creas que entre el bambú que lo rodeaba y todo, daba el pego, eh! Gracias por tus palabras. Me alegro muchísimo de que disfrutes con el relato. Besotes.

Gracias, GEMINIS, no ha sido fácil elegir cuáles quería poner. Hay tantas!!!
Besos.

JAAC dijo...

En Arusha nos llamó mucho la atención que la Torre del Reloj está ¡patrocinada! este año el patrocinador era Coca-Cola, ahí es nada.

Enhorabuena por poder hacer el viaje solos. Los viajes en grupo grandes son malos (bueno, para gustos los colores) pero con tanta gente siempre puedes ir medio sólo; pero yendo sólo 4 ó 6 en un 4x4 se tiene que pasar mal: que si uno quiere hacer fotos a todo, que si te sientes culpable por parar para hacer otra foto, que si quieres cambiar de sitio buscando otros animales,... nosotros, pese a que si nuestra pareja de americanos hubiera venido con nosotros habríamos ahorrado unos dólares nos alegramos de ir solos en cuanto entramos en los parques.

La primera vez que vimos los chelines tanzanos fue cuando los pedimos en el hotel para traer las monedas de recuerdo. Preguntamos en la agencia y nos dijeron que se podía comprar todo con dólares o euros sin ningún problema. Así que ya nos enseñarás los billetes. Lo de los fajos me ha recordado mucho a Rumanía, por unos pocos dólares daban los billetes casi con una goma. En un par de ocasiones no pudimos cambiar la cantidad que teníamos pensada porque no tenían suficiente dinero en la agencia :-O

¿Tuvisteis que comprar el agua? Nosotros ni nos lo planteamos cuando fuimos, todo el tema de comida estaba cubierto y nos dijeron, al pagar el viaje en la agencia, que teníamos una botella de agua por día y persona incluida. Son muy buenos cocinando tanto con buenos restaurantes como con camping gas y frontal en mitad de la noche cerrada.

Lo de levantarse antes de las 8... estoy convencido de que llegarán los días de levantarse incluso antes de las 6!! Dos días así tuvimos nosotros, aunque como en cuanto se hacía la noche no había nada que hacer al final dormimos más horas que en casa.

Sobre el elefante de pega, aunque parezca que está cerca y todo eso y qué valor por acercarse tanto... fijo que en el lago estuvisteis más cerca de los de verdad. No tienen ningún "respeto/miedo" a los 4x4 y se plantan delante y te obligan a parar sin ningún problema. Incluso se meten en los campings sin miedo.

Pendientes nos tienes de empezar a ver animales... que anda que no te cuesta pasar los días, ¿eh? ;-) con el viaje tienes ya blog ocupado hasta las vacaciones de navidad :-)

anselmo dijo...

Madre mía...que maravilla de sitios.
Me estás dejando sin palabras Bira

Di dijo...

Qué gusto leerte es mejor que ver una película. Qué bonitas las fotos! qué pena leer que haya gente tan pobre y amable a la vez. Voy a leerme el siguiente que me he quedado con ganas de más.

sonia7386 dijo...

Me encanta lo que voy leyendo del viaje y la forma en la que lo cuentas niña!! Me estan entrando unas ganas de hacer ese viaje que no te lo puedes ni imaginar pero me parece que tendra que pasar tiempo hasta que consiga ir jeje voy a seguir leyendo el resto. Besitos

noelia dijo...

que sitio tan bonito y cuantoas cosas has visto a mi tambien me encanta recorrer mundo!! un beso wapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Laura dijo...

Así da gusto viajar, con esas habitaciones, piscinas y menús. Las fotos me encantan.
Besos.

BIRA dijo...

JAAC, ya ves que Cocacola está en todas partes. No así, afortunadamente, McDonalds, que no vimos ninguno (y no lo eché de menos, ojo).

Lo de ir solos lo habíamos pensado, pero a la hora de comprar el viaje el precio se disparaba que daba gloria y tú sabes que no es precisamente barato, así que decidimos “arriesgar”. Tuvimos una suerte tremenda, a lo mejor como compensación por la larga espera :P

Puedes comprar todo con euros y dólares, pero nosotros preferíamos hacerlo así. Además, por ejemplo con las monedas, después tienen problemas para cambiarlas pues los bancos no las aceptan. Habrá foto del billete (sólo trajimos uno, para el album).

Lo del agua: en los lodges tenías una botella por persona (en el baño, para lavarte los dientes) y otras en la habitación (para beber, obvio), pero para los game drives sí que tuvimos que comprarla. Al final nos sobró, y es que Amir es musulmán y estaba en pleno Ramadán. En Kenya sí iba incluida. A mí me daba hasta corte beber, con aquel calor y que el pobre no pudiera echarse nada al gaznate. Nos fuimos con pensión incluida a todas partes, menos en Nairobi, que íbamos por nuestra cuenta. Son buenísimos cocinando. Comimos como reyes! Creo que hasta he ganado peso : (

No nos levantábamos a las ocho, no, no, a las ocho ese día estábamos en camino. Con el Costillo hay que levantarse hora y media antes (mínimo) para que termine de abrir los ojos. Yo soy más de estar lista en quince minutos, pero este hombre hasta que no pasa un tiempo prudente no es persona. Y sí, hubo días de levantarse mucho antes de las 6!! Pero mereció la pena (y lo dice una que odia madrugar). Mis Padres flipaban cuando les llamaba y les decía que me iba ya a la cama, porque muchas veces ellos todavía no habían cenado! Pero de verdad que es que uno termina agotado y, como al día siguiente hay que madrugar, pues no queda otra.

Sí que los tuvimos muy muy cerca, tanto que habríamos podido tocarlos si tuviésemos valor (no fue el caso). Hay más anécdotas de elefantes. Así que no me adelanto aquí, vale?

Perdona (perdonadme) que vaya tan lentita y con tanta letra y tanto rollo, pero como le dije a Iago por ahí, quiero que esto quede más o menos complete para que me sirva de recuerdo. Y, como ahora todavía está fresquito, pues supongo que hay más detalles que si lo escribiese dentro de seis meses. Espero que sepais comprenderlo. Gracias.

Por cierto, gracias por comentar así, largo, porque tienes mucha mejor memoria que yo, y así van saliendo cosas que a mí se me quedan en el tintero, o que doy por obvias. Gracias, Jaac.

BIRA dijo...

ANSELMO, me sonrojo toda…

DI, generosa!!! Lo de la pobreza es algo que sabes pero que duele. Y eso que nosotros no vimos a nadie, digamos, en condiciones físicas que denotasen extrema pobreza. Es una pena que un lugar tan sumamente fértil tenga hambruna.

SONIA, poco a poco, que no se hizo Zamora en una hora. Ya tendrás tiempo de viajar aquí y a mil sitios más, que todavía eres muy joven, reina.

NOELIA, si me tocase la lotería (que no me toca, la muy puta) estaría todo el día con la maleta a cuestas, de aquí para allá. Hay tantas cosas para ver que una vida no es suficiente. Me pido otra!!

LAURA, de verdad que eran un lujazo de sitios. En algunos estuve mejor que en casa, jajaja.

Gracias a todos por vuestra paciencia, por soportar los rollos que os suelto y encima tener el valor de comentarlos. No os merezco!

Besotes!

Luna dijo...

Jolines, no se si lo que más me gusta es la posibilidad de ver una rutina distinta,o la fauna, o la flora, o como combinan todo con el turismo más estándar de hotel.
La piscina, una pasada, no por el charquito en sí ,si no por la vista.. :O
El lagarto da un poco de grimilla... >.<

arf arf... cap 2, parte 2... here i goooo....
(hija esto ni el camino de santiago... jajajajaj.... pero con la referencia de la torre reloj me ubico, ya sabes, yo y mi capacidad de extraviarme.. xD)