miércoles, 11 de febrero de 2009

Bravísimo Beppino!

Nada se me antoja más doloroso y terrible que la muerte de un hijo. Como no soy madre, ese primer puesto en mis pesadillas lo ocupa la posible muerte de mis queridísimos progenitores. Nada, ni siquiera el fin del mundo, me parece más tremendo que pensar en esa pérdida. Mi propia muerte no me asusta tanto. Si algo tengo claro, partiendo de esas premisas, es que jamás permitiría que mis padres “viviesen” como ha vivido Eluana, la joven (seguro a su pesar, si pudiese haber decidido) protagonista de las portadas de todos los periódicos del mundo en los últimos días. Con el corazón partido y el alma rota para siempre haría hasta lo imposible para terminar con esa “no vida”. Llegado el caso y vistas las absurdas polémicas que desatan estas situaciones, no me temblaría la mano en ser yo misma quien terminase con esa agonía, aunque tuviese que pasarme unos cuantos años en la cárcel. Nada, insisto, absolutamente nada me parece peor que asistir a ese espectáculo dantesco de la no-vida de un ser querido. De la cárcel, tarde o temprano se sale, pero cómo sobrevivir a esa experiencia, cómo olvidar esos minutos que son horas, cómo pensar que hemos llegado a rezar para que la persona que más queremos en el mundo se muera de una vez??

A la muerte, a la mía se entiende, le tengo respeto. No me quiero morir, pero no le tengo miedo. Lo que sí me produce verdadero pánico son el dolor y la posibilidad de convertirme en una “bella” planta sin más vida que la que unas cuantas máquinas me proporcionen (quizás de ahí mi miedo “irracional” a viajar en coche y a los accidentes). No puedo ni siquiera imaginar la tremenda angustia que eso supondría para mis Padres, para mi familia, para los amigos, los conocidos e incluso para aquellos que alguna vez me odiaron. Prefiero la muerte y así se lo he hecho saber a todo el que ha querido oírlo; a la menor ocasión en que ha salido el tema, he dejado muy claro cuáles son mis deseos si se llegase (Buda no lo permita) a producir un hecho de ese calibre.

En Holanda sí hay eutanasia legal, aunque no para todos los casos. Vamos, que no es la panacea como mucha gente piensa. Cansado tengo al Costillo de decirle que haga todo y más por evitarme una situación así. Y que si estoy en España, que me traiga!

La actitud que, ante esta situación absolutamente dolorosa, ha tenido el padre de Eluana es ejemplar. Ha luchado por y para su hija y ha removido cielo y tierra, siempre por vías legales, siempre por los procedimientos correctos, para que su hija tuviese derecho a una muerte digna. Por si fuese poco el calvario de ver a su niña en esas condiciones, otros seres, que presumen de caritativos, de almas nobles, de defensores de la vida, han acosado a este hombre de forma despiadada, tachándole de asesino y poniendo en su camino todas las trabas habidas y por haber. Quiénes son ellos para decidir??

La vida es un derecho fundamental. En eso estaremos todos de acuerdo. La muerte es una parte más de la vida. El punto y final, pero no deja de ser un momento más en la vida de las personas. No merece acaso el mismo respeto? No tenemos acaso derecho a que nuestra muerte sea igual de digna que nuestra vida?

Desde la comodidad de nuestros hogares, asistimos impávidos a la retransmisión de guerras que terminan con la vida de miles y miles de personas. No hacemos nada para evitar que el hambre, la desnutrición o la falta de agua potable termine con la vida de otros tantos miles... y clamamos al cielo porque un padre cuya hija lleva en coma irreversible diecisiete eternos años ha querido poner fin a esa agonía? No nos hagan comulgar con ruedas de molino, preocupénse de solucionar los temas realmente importantes y dejen que seamos nosotros quienes decidamos qué hacer con nuestra propia vida. Si sirve de algo, vaya mi más sincero apoyo a Beppino. Personas como él hacen que el mundo merezca un poquito la pena.

Eluana, descansa en paz.

22 comentarios:

anselmo dijo...

Es un tema muy duro. Y no se si llamarlo muerte digna tan tantos años sumida en esa no-vida

anapedraza dijo...

Me ha puesto el vello de punta leerte, me he emocionado.

Lo que si tengo claro es que el padre de Eluana ha sido padre antes, durante la no-vida, y sigue siendo ahora que ya no está viva. Aunque muchos opinen lo contrario.

Yo tuve un accidente de moto en el 2001, nadie se explica que saliera vivo entonces (la verdad que para la leche que me di me hice muy poco, me salvo la vida el casco). A mi familia le cayó 10 años encima por el disgusto, si me hubiera quedado como un vegetal enganchado a una máquina, ¿para qué vivir y matar en vida a los que te quieren?

Acepto la opinión de los que opinan de forma totalmente contraria, pero taparía la bocaza de quienes llaman asesino al padre.

¡Un besote!

MIGUEL

Didac Valmon dijo...

Qué hermoso post...lo apoyo completamente

Stanley Kowalski dijo...

Me encantó tu post, tiene tanto semtimiento y es muy emotivo.

BESOS

Thiago dijo...

Cari tenemos tal conexión mental que estuve tentado en hacer un post sobre el tema.. Bueno, de hecho lo hice, pero en CAGARRUTIBLOG, cuando me enteré de la muerte de la pobre E., pero de alguna manera esperaba tu post, te lo juro.

bueo, poco hay que añadir, ahora que ya no está entre nosotros. Espero que descanse ella y su familia. La manipulación ha sido asquerosa y me caliento y me indigno y no es plan, jajaja

Bezos.

A-B-C dijo...

La muerte, como el sexo, sigue siendo un tema tabú y ciertas esferas -como las autoridades religiosas y políticas- pretenden monopolizarlas. Tú lo has tratado de forma muy natural y respetuosa. Ojalá que esos que opinan tan alegremente de las vidas ajenas leyeran tu escrito. Esos que actuan tan incoherentemente cuando pasan por un trago tan similar.
Espero se implante el testamento vital en todas nuestras comunidades pronto.
Gracias por escribir por un tema tan controvertido.

conxa dijo...

¿quienes somos nosotros para juzgar a ese padre??

A nadie le ha podido doler más esa decisión que al propio padre.
Sobre el resto creo que lo has expresado perfectamente.

Y no quisiera ser soez, pero me toca las narices el berlusconi y demas.

Oz Vega dijo...

Si muere tu padre eres huerfano...
Si muere tu esposo eres viuda...
Si muere tu hijo el dolor es tan grande que no hay palabra para nombrar la perdida

gaysinley dijo...

Estoy contigo querida Bira, nada más doloroso y agonizante para un padre que ver a su hija así. Yo haría lo mismo. Lo heavy es lo rápido que la iglesia opina sobre el tema, que sabrán ellos que no tienen hijos...

En fin, como bien dices, a mi también me aterra lo mismo, benditos infartos!

Un besazo. Alber

Laura dijo...

Nada más que añadir a lo que has escrito, sólo ese padre sabe cuánto ha sufrido y nadie tiene derecho a criticar sus actos.
Besos.

La chica de ayer dijo...

Lo mejor de toda esta historia es que para Eluana ya ha terminado el sufrimiento... y lo peor es el espectáculo bochornoso que se ha producido!!!!

Carabiru dijo...

:S
Tengo entendido además que ella tenía clarísimo que no quería "vivir" así antes de tener el accidente.

Alguien que lleva tantos años en coma profundo, no viviría si no fuese por las máquinas, y ¿cuantos casos hay en que despierten? pocos, y la mayoría de esos pocos, fallece al poco tiempo.

Qué asco de gente que trata de imponer su criterio moral.

Respeto a aquellos que rechazan para sí la eutanasia porque quieren vivir a pesar del calvario, pero los que pretenden prohibirla para todo el mundo tienen mi mayor desprecio.

Casta dijo...

Bira envíame un mail a castadiva@windowslive.com para mandarte fotos de la boda.

Besos

Ricardo Muñoz José dijo...

Ramón Sampedro, el discapacitado que inspiró la laureada película de Alejandro Amenabar, "Mar Adentro", cuando le preguntaron porqué insistía en acabar con su vida, él respondió: ¿Esto es vida?
La respuesta encierra un mundo de interpretaciones y de allí que quedó grabada en mi memoria. Y en base a ella deduzco que, si el dolor se dibuja con lágrimas, la solución se escribe con decisiones lógicas.
El drama de la chica italiana tuvo el fin que atesoraban las palabras del padre: Mantenerla viva es inhumano.
Y por más que grite el Papa, Berlusconi y los pro-vida, argumentando razones discutibles, yo me identifico con el gran Rilke: "Cuando la vida es una carga el suicidio es un deber".

Muy atinado tu texto, Bira. Te dejo mi aplauso.

Ricaro - Linde5

noelia dijo...

me has puesto los pelos depunta con es tema y te voy a contar... la hija de la prima de mi padre que tenia 12 años este verano pillo algo en canarias de vacas con sus padres y como no sabian que tenia se volvieron a bcn y era hepatitis... la tubieron en la uvi mucho tiempo y sin comer y un mes y medio despues la llevaron a planta esperando un transplante de higado para la niña... estando en planta con las defensas bajas... pillo un virus de hospital y estubo en coma dos semanas y murio... este tema es un tema muy duro y a mi me da mucha peña y me recuerda a mi prima que la pobre murio con 12 años... yo no soy su madre pero somos familia y ver a su madre asi de mal me ponia muy mal a mi tambien... un besito y pasate por mi blog que tienes premiooooo

Carlos Becerra dijo...

Bira... preciosa...

La muerte fortuita o generada de un hijo ha de ser la pena mas grande que un ser pueda soportar. Se me ocurre pensar que el corazon ha de quedar quebrado y los sentimientos inhibidos para siempre ante el deceso de un vástago, y esto sucederá dada la antinaturalidad cronológica del acontecimiento, uno en realidad espera enterrar a sus ancestros y en ningún caso hacerlo con su descendencia.

La situación de Eluana fue terrible, un claro ejemplo de la deshumanización política, murió tras pasar 17 de sus 38 años en estado vegetativo, y entre los sentimientos de ese maravilloso padre (Giuseppe Englaro) una guerra socio-política entre los partidarios de suspender la nutrición e hidratación que la mantenían con vida y quienes se oponían férreamente a ello.

Bira, la puta influencia en los políticos italianos de su vecino estado del Vaticano, contrario a la eutanasia y llenos de mierda cerebral fueron, para mi, los culpables del sufrimiento de Eluana desde su letargo mental, y el de la familia Englaro en general.

Me imagino a ese padre que luego de años y años de juzgado en juzgado buscando la autorización para el descanso eterno de su hija, lo logró, y el odio que habrá sentido cuando el tarado del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, presentó un proyecto de ley que prohibía la suspensión de la alimentación a Eluana y que el presidente de la República, Giorgio Napolitano, se negó a firmar.

Pero...

Que mierda tiene en la cabeza este gusano de Berlusconi ???

Quien se cree que es para por decreto o por ley constitucional hacer que el sufrimiento de toda una familia y de la propia Eluana continúe ???

Bira, yo como tu bien dices, iria preso con absoluta felicidad si ello permitiera que mi hija que vive una vida truncada en vivencias dejada de sufrir.

Soy padre, y me siento orgulloso de que SEÑORES COMO "GIUSEPPE ENGLARO" existan.
El nunca se dio por vencido, lucho contra el poder político y el poder eclesiástico con uñas y dientes en pos del derecho humano de su hija a una vida y una muerte digna.

Bira, me gusto mucho tu post, por eso adhiero a tu:

"BRAVÍSIMO BEPPINO !!!!"



Un cariño GIGANTE para ti y para El Costillo.

CarlosHugoBecerra.

Chicho dijo...

..yo me opuse a hacer un post sobre esto debido a que se me calienta la lengua...Luana descansa en Paz le guste o no a la gente..y su padre continúa siendo su padre y no la abandonará..decisión difícil la que tomó...ojalá nunca tengamos que tomarla...

weblara dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, como madre, con todo mi pesar y mi dolor,no soportaría ver crecer el cuerpo de mi hija, sin más vida que la de una máquina que la mantiene viva.
Estoy a favor de la eutanasia, siempre y cuand sea un caso justificado a la no-vida.
Besucos gordos!

Thiago dijo...

Hoy dice la prensa que en España cualquier dia tenemos otro caso... Pq estos asuntos tienen una gran repercusión mediática que cuando el muerto al hoyo... ¡se acabó! Pero la cuestión es que sigue sin regularse ni legislarse...

Cuestión de tiempo que tnegmoas otro maradentro, como tenemos otro caso mariluz en Sevilla ahora.

Bezos.

Sufur dijo...

A mí me pasa lo mismo... creo que me da más miedo el dolor que la muerte, y lo que más miedo me da de todo es la muerte en vida.

Aun considerando que hay que ser infinitamente delicado en estos temas, o mejor dicho precisamente por eso, creo que se debería abrir un debate público sereno y sin estridencias acerca de estas cuestiones terminales.
Pero eso de "sereno y sin estridencias" es algo que no va con nuestras sociedades, y menos aún con las católicas...

Yo estoy a favor de la familia de Eluana, de la muerte digna, del testamento vital y de la regulación legal de la eutanasia.

Un abrazo

sonia7386 dijo...

Es un tema duro pero en tu post hay mucha verdad y opino igual que tu.

Si algun dia me pasa algo en algun accidente y quedo como quedo ella, prefiero que me desconecten y me dejen morir tranquila antes de tenerme en las condiciones que estaba ella, que ni habia muerto dignamente, y encima la familia era la que mas sufria al verla asi un dia tras otro sin ningun cambio, que diferencia habia entre como estaba y ahora? el sufrimiento de la familia creo yo... asi que despues de todo creo que el padre hizo muy pero qu muy bien y mas si ella lo habia dicho ya al igual que tu a tus familiares y amigos.

JAAC dijo...

Llego muy tarde, pero totalmente de acuerdo.

El tema que hacía diferente este caso era que las máquinas no la mantenían con vida, que para acabar con su sufrimiento había que dejar de alimentarla (comida y agua), dejar que muriera. Desde mi punto de vista habría sido más compasivo matarla directamente, aunque en su estado la diferencia es inexistente.

Los políticos, curas, "gentes de bien" que han clamado contra esto lo hacen sólo por su propio interés, conseguir votos unos, mantener la doctrina que han estado manipulando durante siglos otros, continuar con su status de pro-hombres por encima de las dudas sentimentales... basura. Se pueden hacer leyes sobre cosas sin haberlas vivido... pero legislar sobre esto desde la distancia es inmoral.