sábado, 19 de julio de 2008

De la jardinería y otros artes milenarios

Hasta este año no he tenido muchos “útiles” de jardinería (bueno, ahora tampoco es que vaya sobrada, eh!). Cuando me vine para aquí vivíamos en otra casa y la terraza era mucho más pequeña. Fue la primera vez que tuve plantas propias. Así, en plural, pues planta individual había tenido alguna que otra vez. En mi época asturiana tuve una violeta africana preciosa, monísima, de violeta intenso con unas hojas preciosas y unas flores divinas de la muerte. Lola, la linda gatita de mi compañera de piso, no resistió un día la tentación que suponía tan delicioso manjar y me la comió. Después de la bronca a Lola y de meses de cuidados, la violeta volvió a vestir sus mejores galas, sólo para mí, que para eso era la que la cuidaba. Tuve que salir de viaje (no recuerdo a dónde, seguramente a Casa) y la dejé al cuidado de mi compi, advirtiéndole a Lola que como se la comiera le iba a caer una manta de hostias (no tomarlo literalmente, que ya sabéis que soy pacífica). La buena de Lola no mordisqueó siquiera una hoja, pero a mi compi se le ocurrió que era buena idea ponerla en la ventana, para que tomase más sol (dice un sabio refrán holandés que lo de pensar es mejor dejarlo para los caballos, que tienen la cabeza más grande. Cuánta razón en tan poca letra!!). Tanto tomó que se abrasó. Un fin triste para una flor hermosa. Es tremendo, pero nada es para siempre, o eso dicen.

Este año, en cambio, me encontré de buenas a primeras con la inestimable colaboración de un ayudante especializado en flores de jardín. Sí, habéis acertado, el Snake. Decir no me dice mucho, la verdad, pero creo que a su manera me va señalando aquellas plantitas que requieren un recorte o un poco de atención. Tengo por costumbre (sobre todo cuando me aburro muchísimo) salir y empezar a quitar hojas que están mal, o arrancar las malas hierbas, salvo que hayan sido regalito de los pajaritos que entonces, también a partir de este año me ha dado la ventolera de ofrecerles una oportunidad y las voy plantando es tiestos pequeñitos. No saldrá nada, probablemente, pero quedan muy monos. De ahí que pueda decir, sin temor a pecar de presuntuosa, que tengo corresponsales externos y quién sabe si internacionales, pues vete a adivinar de dónde vino el pajarillo!. Bueno, el caso es que ahí está siempre Snake, a mi vera, contemplando lo que hago (no vaya a ser que me equivoque y corte por el lugar menos indicado), me sigue de planta en planta y tiro porque me toca (ah, no, que eso era la oca). Y es que este gatito es un todoterreno, sabe de todo!

Decía que en aquel primer nidito de amor teníamos algunas plantas. Un buen día nos pareció que la terraza estaba muy triste y necesitaba unas plantas, unas antorchas, algunos muebles. Fuimos al mercado de flores que hay cada sábado aquí cerquita de casa (gracias al cielo, porque todavía tengo agujetas de la última visita. Si llega a estar más lejos quizás sería otro quien tuviera que contaros esto) y vinimos cargaditos. Como ambos fuimos absolutamente descuidados, abandonados y trastos totales, de aquella época sólo sobreviven la hortensia-mutante-salida-del-armario y un arbolito que es un auténtico superviviente.

Con la mudanza y muchísimo más espacio, tomamos la sabia decisión (en el fondo somos muy listos) de comprar más plantas e ir prestándoles un poco más de atención (léase, echarles agua una vez por semana). Así empezaron a llegar los colores que hoy nos llenan de alegría. Cierto es, todo hay que decirlo, que no les hacíamos ni puto caso. Tanto es así que un invierno que vino algo más frío de lo normal (tampoco para echar cohetes, eh) decidimos guardar muchas de esas plantas en el despacho del Costillo, por aquel entonces todavía sin amueblar y al que no iba mucho. Tan poco iba que nunca nos acordábamos de que las plantas seguían allí y sí, la helada no las iba a pillar, pero el agua tampoco, pobres. Supieron adaptarse a las durísimas condiciones que les tocó vivir. Todas menos el kunkuat, que quedó en coma por una larguísima (a mí me pareció eterna) temporada.



Al hacerme amiga de Mw. Alma fui tomando más consideración por el mundo verde. La vuelta al país de los PapásCostillo terminó por convencerme de que las cosas no van así, y de que el que tiene hacienda tiene que atenderla. Fue entonces cuando entraron a mi vida los primeros “artilugios” de jardinería, a saber: una especie de paletita recogedor, un tenedor (de cocina, sí, que no usábamos nunca y que no tengo idea de dónde salió, pues no tenemos ninguno igual a ese) y unas tijeritas de podar, que pasaron a mejor vida y de las cuales no queda recuerdo gráfico. Las nuevas fueron, una vez más, regalo de MamáCostillo. Con esos utensilios rudimentarios empecé a prestar un poco de atención a las plantas. Con la paleta, al principio les removía la tierra, otras veces les añadía algunas paladas más de tierra nueva o me servía de ella para mezclar los abonos (cuando me acordaba de echarlos, que esa es otra). Con el tenedor (McGiver marcó mi generación y hay que apañárselas como mejor se pueda) aprendí a “arar” superficialmente la tierra, para que se ventile, pero siempre con el cuidado de no dañar las raíces (por cierto, cuando he ido esta mañana a hacer el ritual me he encontrado setas!!! en el laurel. P’haberse matao). Y con la tijerita, obvio, iba podando las partes que lo pedían a gritos.

Esta mañana nos fuimos de compras y pasamos por el paraíso friki, que no es otro lugar que la droguería que hay aquí al lado. Hay de todo. Me recuerda a aquellas pequeñas tiendas de ultramarinos que había antes en España en las que podías comprar desde la leche y el pan hasta unas bragas, pasando por el chandal del niño, las catiuscas para la huerta o el pijama del abuelo. A veces son tremendas mamarrachadas lo que tienen, otras, en cambio, sin ser cosas de verdad útiles (vamos, que nadie a parte de gentuza como yo las compraría), apetece tenerlas. El Costillo me llama siempre “vagabunda”, no porque cuando nos encontramos estuviese durmiendo debajo de un puente (que no lo hacía) ni porque ande registrando los contenedores de basura (costumbre que no he adquirido... todavía). No, no, sino porque todooooooooooooo me vale. Decía Felipe que “Todo vale para algo”, y Mafalda le respondía muy sabia, que “Nada sirve para todo”. No sé todavía por cuál de las dos frases decantarme, así que voy coleccionando mierdas que algún día pueden ser útiles, pero que la mayoría de las veces, y al cabo de dos o tres años, terminan en la basura. Botes de yogur de esos que llevan asa son fantásticos para guardar, por ejemplo, ese puñadito de abono y no tener por ahí rondando tremendo saco con cuatro granos! Aquel dispensador de jabón de manos tan chulo, con su delfinito y todo, no lo vamos a tirar, por dior!, derrochona yo? No, no, mejor lo reciclamos como dispensador del fairy (aquí llamado dreff) y oye, la mar de cómodo que resulta. Más económico, ecológico y bonito imposible. Que no es de marca? Y a mí eso qué! Y así con todo. Reconozco que a veces me paso, pero otras no soy yo sola la que se beneficia de esos pequeños tesoros, y son otros los que terminan encontrándole una utilidad.

El caso es (hoy parece que he desayunado lengua!) que mientras el Costillo se iba a por sus “pescadores” (unos caramelos muy fuertes que nos encantan) yo iba de pasillo en pasillo, marujeando a mis anchas. Y allí estaba. Escondido entre mantitas de bebé, calendarios, videos, dvds, juegos de lego y mil otras cosas más. Esperándome. Alzándose hacia mis manos, que miedo me dio que me saltase y, errando el salto, se me clavase en el ojo. Se lo enseñé al Costillo y le dije que lo quería sí o sí. Y el dijo: Vale. Y nos lo compramos!!




No es de excelente calidad pero no es una mierdecilla. Está hecho en China, como todo. Muchas veces me dan ganas de darle la vuelta a mi ombliguito a ver si ahí tengo también la consabida etiqueta “Made in China”. El caso es que hasta se han estrujado el cerebro para crear la forma de tenerlo siempre ordenado, cada cosa en su sitio y no por ahí desperdigados. Los tonos, muy acordes con cualquier jardín que se precie. Ya no tendré que recurrir más a mi adorado tenedor (al que confieso que me da pena jubilar, así que seguramente seguirá clavado en la tierrica del laurel). Además ahora podré medir (no le veo otra utilidad) la profundidad a la que entierro las semillitas o la distancia a la que he sumergido las raíces de tal o cual planta. Este año, creo, no habrá más transplantes, pero seguro el año próximo habrá que comprar hogares más amplios para algunas de ellas. Pero para esto todavía falta mucho tiempo.





Psst. El título poco o nada tiene que ver con mis salidas de olla, pero quedaba tan lindo!

36 comentarios:

Vivian dijo...

Tururunn….¡Ya me levanté! jajajaja.
Anoche soñé que Yeray, a quién tengo que ir a visitar pa’ ver si lo endulzo, me había hecho una muñequita relinda, con una gorrita de Ferrari y una remera con un letrero que decía Kimi. (Y unas buenas tetas)
Así que me levanté y vine corriendo a tu blog pensando que me la había dejado acá…entré atropellada y zasss vi las fotos, entonces me detuve en seco, me había confundido…¡Estaba en la sala de mi dentista! brr, qué miedo.
Ahí empecé a leer (como cuando uno espera a que vengan con la pinza maquiavélica)…¡Una gata que come violetas africanas! (Me lo hace a mí, con el trabajo que dan las desgracia’ y mando a Lola a volar). Y pa’ colmo lo que resta al sol…¡Ayyy, me muero! Con la belleza de esos pétalos lanuditos chamuscados!
Seriamente Bira, adoro tus historias con el Costillo. Esa complicidad de caramelos, de vagabundos, de comics con hortensias, de flores y de gatos. Me hace bien pensar que aún hay parejas lindas como ustedes y como Isabel y Carlos…¡El amor no está tan podrido como yo pensaba!
(Acá Micha está en la puerta del cuarto y me acaba de desconcentrar con sus maullidos pa’ que la deje entrar, parece la sirena de los bomberos)
En fin, voy a abrirle…ya vengo, no te vayas que no terminé…(Vivian se levanta pa’ abrirle a su gata escandalosa…)

(Vivian volvió)

Me gustó tu post. ¡Qué ternura! (Más allá de los cachivaches metálicos útiles de la foto) Ah, Birín, cuando yo venga a escribir porquerías por partida doble en un post que ya comenté, no tienes que contestarme (en serio), es para que tú lo leas y pa’ bromearte un poco. Son boberías que te dejo, y uno no puede estar escribiendo tanto porque sino no puedes ir a visitar otros blogs y colgar cositas nuevas. ¡No lo vuelvas a hacer! Yo sé que tú lees todo, porque soy igual.
Ahora te dejo, estoy con los pelos parados, y el cuarto que parece ha pasado el huracán Katrina…Whowowowowowow…(Hoy no te hablaré en francés, mi neurona aún duerme)
Muchos besos, y un lindo fin de semana con tu Costillo y ese mundo locamente tierno de gatos, hortensias, palitas de jardín, costillas y costillitas y Adán y Eva.
Muach
¡Me voyyyyyyyy al Super! (En mi heladera se puede bailar)


Ah, salúdame a Yeray, dile que lo amo, que es relindo, recopado, rechulo, re..re..re..jajaja

Laura dijo...

El título me encanta, que lo sepas, y el post también. Vas a poner a tus plantas más bonitas si cabe. Besos.

La aspirante dijo...

¡¡Mami jardinera!! Yo de pequeña tuve una planta. Esa un cactus, porque mi padre decía que era mejor que no tuviera que regalrma mucho ni cuidarla demasiado, porque se iba a morir pronto. Lo sé, qué malo, no confiaba en mí. Bueno, el cactus acabó muriendo, también es cierto.

Y los peces. Y la tortuga. Y otros peces. Y hasta el perro. Joder, soy un peligro para los seres vivos. Menos mal que Aral sigue viva y cagándose por todas partes.

Besitos de tu hijita que te quiere.

Anónimo dijo...

joder bego,no escribas tanto pues aunque tus escrituras sean mu faciles de lleer y entender(muy importante)uno no vale para estar tanto tiempo mirando un ordenador sin pestañear cohones!!!!a x cierto me lo leido igual y asta creo que me estas pegando algo de facilidad de palabra que tb la necesitaba me cagon dios!!! mi firma para el blog para ti UN BESO ENORRRRRRRRRRRRRRRRMEEEEEEEEEEEEE

el tontin de kekin

Anónimo dijo...

otra cosa mas!!! deja las viletas las azuzenas,las rosas y demas plantitas...que de esas ya hay muxas en las floristerias y dedicate al negocio que estas en holanda no se si me explique con claridad.....

en definitiva que plantes,pero no eso!!!!!! ahora si chao

Stultifer dijo...

Vaya. Cajita de sorpresas. Dices no conocer puntos recónditos de España (Lo más normal y habitual) pero lo que conoces y haces es soberbio. Besos

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

Hola, en mi pais natal, Argentina, el 20 de julio se festeja el dia del amigo, por esto es que te visito y te saludo afectuosamente.

****************************

Hello, in my native country, Argentina, July 20 is celebrated the friend's day, by this is that I visit you and you greeting affectionately.



Atte.
CarlosHugoBecerra.

Vivian dijo...

Bira
En la imagen 4 (debajo de las flores) la cosita verde que parece el molde un flan semiestrellado...¿Pa' qué sirve? (Nunca la vi) Ay Dios...¡Otra cosa que no vi!
Besos

Anita dijo...

Bira, espero que le saques rendimiento aunque por lo que he visto mas bonitas no pueden estar tus plantitas.

Yo guardo cosas pensando que algun dia serviran hasta que me da un ataque de menuda mierda que estoy guardando y todo pa la basura.

suerte , ta prontico.*

Ana

sonia7386 dijo...

Me parece que a partir de ahora tus plantitas van a estar mucho mas cuidadas con esas herramientas eh, asi que ya veremos fotitos de ellas que nos vayas enseñando tras ser cuidadas con esos utensilios, que no dudo que lo haras genial.

Un besazo!

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

He recibido un mail donde tu ex violeta africana se queja pues dice que tu la tenias de esclava (jajajaja)
Además le ha entablado juicio a la gata Lola por intento de asesinato (jajajaja)

CHB.

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

Que seria de esas plantas sin la nunca bien ponderada ayuda profesional que te ofrece el Sr. Snake, un botánico a toda orden.

CHB

Carlos Becerra dijo...

Lo de las cetas en el laurel es muy jodido Bira, a mi el eucaliptos se me lleno de equis, eles y jotas.
Y las fui matando a diccionario limpio (jajajajaja)

CHB

Carlos Becerra dijo...

Bira:

Ahora en serio . . .

Primero, felicitarte por la adquisición de las nuevas herramientas de jardín, las que seguro estoy les darás muy buena utilidad pues posees el don natural de la botánica.

Segundo, felicitarme a mi mismo por contar entre sus amistades a un ser tan sensible y humano como tu, es todo un lujo terrenal.

Tercero, agradecer profundamente tus palabras para con nosotros en mi blog, hoy afortunadamente recibí varias felicitaciones ( vía comentarios , mail, o telefónico)por el día del amigo, dos de ellas me hicieron llorar frente a Isabel (que trataba de consolarme), y una de esas dos fue la tuya.
No importa el camino en que se desarrolla la amistad (vecinal, Internet, local, internacional, postal, etc), lo realmente importante es su profundidad y su retro-valoracion, es decir "me das, yo te doy, y ambos valorizamos lo que recibimos).
Bira, yo siempre he tenido un concepto muy claro de lo que representa la amistad, pero cuando recién he sabido profundamente el intimo significado de ella fue durante los tres infartos y sus hospitalizaciones, en esos momentos y rodeado de mucha mas gente que el resto de mis compañeros/as de terapia intensiva, entendí lo que es levantar la cosecha de lo sembrado.
Hoy tu, y a quienes tu amas (Costillo, MamáCostillo, tus padres, tu hermano y cauñaaaa, Snake, Boo, Y Chipie) son parte diaria de mi familia en Europa.

No se si ese titulo los hace importantes, lo que si se, es que son importantes para mi y mi entorno.

En mi casa se habla de Bira, Vivian, y Thiago todos los dias como si estuvieran bajo este techo.

Gracias Bira, pues en el día del amigo, me haz regalado tu amistad, un muy buen regalo y caro en mis sentimientos.

Carlos e Isabel.



PD: y PIPI también...obvio !!!!

Carlos Becerra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Harry "el sucio" dijo...

Sta. Bira, para mi eras simplemente la rea 65789090, y ocupabas la celda de al lado de la mía en la prisión de Alcatraz.

Quería agradecerte aquellos tabacos que me regalaste y esa lima de uñas con la que luego de quince años pude romper los barrotes y huir.

Tampoco olvidaré las veces que distrajiste al guardia para que yo robara las sabanas con las que hice la soga para escaparme.

Por ultimo, mis gracias eternas por dejarme las hortensias que con tanto amor cultivabas, ellas me sirvieron de alimento al llegar a San Francisco.

Bueno 65789090, siempre estarán en mi memoria aquellos años junto a ti en prisión.

Te envío mi afecto desde las Islas Caimán.


Harry "el sucio".

Thiago dijo...

jaja, cari, me has recordado con lo de la droguería friki donde comprar los artilugios, el primer sitio al que ibamos al llegar a la aldea donde pasamos el verano que se llamaba la "Quincalla" y que era una especie de tienda donde hay de todo, un pequeño super familiar y cutre donde te dan todo lo que pidas.. En Galicia, claro, lo primero que compramos todos los veranos son !unas botas de agua! ajjaaja

Bezos.

P.D. cari, tienes unos comentarios un poco raros, no? Uno te recomienda que plantes Hierba, otro comentario suprimido, otros anónimos y hasta Harry el Sucio, jajaja

idoia dijo...

alo alo!! qué chuli el set de jardinería!! has visto que te ha escrito el Ni? increíble!! yo ando por tierras charras ahora,regresaré al hogar el viernes (eso creo). Unb besazo

pujaita dijo...

Bira, tengo un set de jardinería, muy parecido al tuyo.
Me encantan las plantas y me encanta pasar el tiempo removiendo la tierra y cultivando.
A las hortensias, no le acabo de coger el "rollete", puede que sea el clima, pero se me ponen de un pajizo.....

Bonito y hobby :)

BIRA dijo...

VIVIAN, me ha encantado la obsesión que has cogido con Yeray, muahahaha. Más que obsesión es una envidia cochina de verme tan linda y estar tú todavía sin ser de playmobil, eh! Chica, yo se lo dejaría caer, pero anda desaparecido. Seguro que está de vacaciones, que en esta fecha anda desaparecida mediablogosfera. Volverá y te hará una preciosidad, fiel reflejo de tu persona, of course. Aunque lo del apoyo a Kimi, nun sé, mira que a nosotros, como españoles de pro, nos tira más Fernando Alonso, eh!

Vivian, no hagas mucho caso de mis historias. A veces se me va la pinza, y otras, me aburro tanto que hablo, hablo, hablo (o escribo, escribo, escribo) y al final no sé ni cómo empezó todo. Nadie es perfecto. Ni siquiera yo (sniff, sniff).

El aparatejo ese es en el que venían las herramientas. Se fijan ahí las cuatro y así ocupan poco espacio y están recogidas. Estos chinos son la hostia!

Mil besotes inmensos.

BIRA dijo...

LAURA, se hará lo que se pueda, aunque no sé yo si las mejoraré o acabaré aburriéndolas de tanto cuidado. Bessíssimos.

ANA, muy mal tu papa no confiar en ti. Claro que a lo mejor es que te conoce bien, jaja. Me ha dado muchísima pena lo del perro. Buff. Mamibesos.

KEKO, eres un maroto, muaaahahahaha. Me he reído muchísimo con tus salidas de olla. Y que sepas que aprecio mucho que pases por aquí (ya sé que eso de leer mucho no es lo tuyo, pero en eso como en otras cosas, todo es ponerse). Lo de las “otras plantas” va a ser que no, no vaya a ser que algún vecino malintencionado me denuncie y termine en chirona, quita quita. Te quiero miles.

STULTI, que sepas que me tu comentario me ha llegado al alma. Me has emocionado. Besotes.

BIRA dijo...

ANITA, somos muchos los “vagabundos” pero pocos los valientes que lo confesamos. A veces, cuando veo en la tele esas casas donde viven enfermos del syndrome de diógenes rezo al cielo por no terminar así, porque el camino lo llevo, eh! Besazos.

SONIA, a veces me planteo lo de poner tantas fotos y cosas de flores, porque pienso que os terminaré aburriendo. Otras creo, que más de uno les estará cogiendo cosita a las flores y hasta pensará en comprarse algunas y cuidarlas, y mimarlas. Entonces no seré la única en adorner la vida con flores (ni el blog, claro!!). Besucos.

BIRA dijo...

CARLOS, querido, estás como las maracas de Machín! Mi violeta seguro te escribió para mandarme recuerdos (como tú estás en África y ella “es de allí”, pues le pilló más cerca). Dile que la quiero, dile que la adoro…

Snake, aunque te lo tomes a cachondeo, hace mucho, ya que él, que es muy listo, al menos se come “sólo” los restos de pensamientos (que no los he quitado precisamente para que muerda ahí y no le de por morder las otras plantas). Chipie, en cambio, como es un mamarracho, le estaba pegando ahora mismo unos mordiscos al ramo del post anterior que le he metido un berrido que no sé si no se habrá quedado sordo. Ains.

El comentario serio te lo he contestado en tu casa. Está todo dicho y me reafirmo en cada palabra.
Por cierto, ahora que no nos oye nadie… cómo se te ocurre contar lo de Alcatraz?? No, si todavía vendrán a por nosotros. Calla, calla, corre, corre que viene la pasma…. Besazos!

BIRA dijo...

IAGO, soy fanática de la quincalla, que colecciono con gran empeño. Una vez el Costillo me “amenazó” con coger “una “GRAN bolsa de basura” para meter en ella todas las mierdecillas que tenía por ahí. Esas tiendas son la caña. Puedes encontrar cosas que ni siquiera sabías que existían. Como bien has podido ver, este blog se está convirtiendo en asilo de las almas perdidas de medio planeta… jaja, dior los cría y channel los junta, juas juas. BeSoS

IDOIA, ya me he enterado que sigues en Salamanca, pedorreta. Ay, qué bien vives! Espero que cuando esté ahí tengas la decencia de pasarte más tiempo en casa, conmigo, por supuesto. Te quiero, reina.

PUJAITA, lo de las hortensias será por el tiempo, porque mucho trabajo no dan (casi ninguno). Hasta cuando no les hacía caso se ponían bien hermosas. A mí me relaja (cuando todo va bien, claro) lo de la jardinería. Me pongo música y salgo armada con alguno de esos cacharros y ala, se me va el tiempo sin darme cuenta. Besos.

yeray dijo...

Estoy de vuelta Bira!!!! jejeje unos dias liado y sin internet pero ando ya de vueta!

Besoos

Amaveli dijo...

Me encanta que te encanten las plantas :) yo debería hacer algo similar, nos estamos quedando sin pulmones en el mundo entero, esto cada vez se calienta más y personas como tú que hacen eso por amor merecen no seee el cielo!

Gracias por hacerlo, gracias por tener tu jardín tan hermoso, el de mi madre también lo es. Ya me daré tiempo para cuidar por lo menos una plantita, poco a poco para que no se me vaya a morir.

Saludos y un abrazote Mexicano!

casta dijo...

Que guapo es tu gato!!!!

Yo ttengo fresas en la terraza y moras y tomates (no es un huerto, es una terraza) aunque no tengo útiles tan chulos como los tuyos. Un día de estos me copio!

Elena dijo...

Hola Bira

He leído tu post de cabo a rabo, jejejeje!
Yo soy negada para la jardinería: todas las plantas se me mueren.... sólo resiste la aloe vera, lo cual no es meritorio, porque creo q esa planta lo aguanta todo....

Ya nos contarás.

Besos

JAAC dijo...

A disfrutar de los nuevos juguetes... a mí me gustan más los juguetes que se enchufan, pero para gustos los colores (de tus plantas).

weblara dijo...

Voy a tomar ejemplo de ti y voy a renovar el equipo de jardinería, tiraré la vieja pala atada con cinta aislante, las tijeras de cortar papel y daré paso a una pala nueva, unas tijeras de podar y una regadera como dios manda.
Besucos guapa!

BIRA dijo...

YERAY… ya me he pasado por tu casa. Qué alegría tenerte de vuelta! Vivian anda reclamándote un play a gritos. Mira a ver si le haces algo o nos volverá locos a todos.

AMAVELI, teniendo tu Mamá un jardín no hace falta que tengas tu propia planta, mujer, sino acompañarla de vez en cuando, ir aprendiendo de ella y comprobar por ti misma que esto de las plantas puede ser muy relajante.

CASTA, sí que es guapo, sí y más listo!! Ya he visto las fotos de tus frutas y las impresionantes vistas que tenéis desde la terraza. Copia copia, cuantos más seamos mejor, y así nos vamos pasando consejos.

ELENA, más negada que yo no hay nadie, pero si te lo propones lo consigues, salvo que vivas en el Sahara, claro. Así que ánimo, empieza por algo facilito y ya verás cómo te alegran la vida!

JAAC, a esos de enchufar también soy bastante adicta. Una, que saca tiempo para todo, muaaaaahahahaha.

WEBLARA, de las regaderas no he hecho fotos… pero ahora mismo tengo cuatro, jaja. Soy lo peor. La primera que compramos fue de esas metálicas, muy mona, muy decorativa, pero había que dar más viajes que en la noria, y mira, como que no. Ahí está, decorando pero sin usar. Para dentro de casa tengo otra más chiquitina y manejable. Y luego para fuera tengo dos una marrón y otra verde (monísima) de doce litros. La verde, además, trae un pitorrín muy mono donde colocar la regadera (vamos, que puedes regar a chorro o por goteo, no sé si me explico, y si colocas ahí el aparatejo, no lo pierdes de vista… cosa que me sucedería en caso contrario sí o sí).

BESOTES!!

yeray dijo...

Bira tu quieres ser miembra coordinadora de la PlayBlogosfera?

 kotto dijo...

nunca he sido bueno como jardinero... pero ahora último me las estoy dando nuevamente de jardinero...asi que si necesito un consejo te los voy a pedir a ti...

beso

La cucaracha Margot dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vivian dijo...

Juasss...Me meo Biraa..juasss.
Yo soy la cucaracha Margot. Es que pensé que había salido de aquella cuenta. Ayyy...jajaja.
Es un blog que casi no uso.
juasss

Al otro lado del deseo dijo...

Entre las flores y los gatos
nos dejas tu reflexión
que si es para una canción
tienes muchos relatos.

Te espero siempre
Al otro lado del deseo

Besos..besos..y besos