lunes, 14 de julio de 2008

Mi calle se mueve

Me gusta la calle en la que vivo. Sin ser el puro centro está muy céntrica y en poco tiempo en el meollo de la ciudad, sin tener que soportar las múltiples desventajas e inconvenientes del centro. Bueno, realmente yo, que soy así como muy posesiva, llamo mi calle no sólo a la que realmente lo es, sino también a otras dos que la continúan, ya que juntas y en casi perfecta línea recta abarcan una barbaridad de cosas. Es una calle en la que hay de todo: dos supermercados (estos holandeses siempre hacen las cosas un poco rara para mi forma de ver las cosas, y ambos pertenecen a la misma cadena), carnicerías (normal y biológica), peluquerías (pijas, raras y normales), zapaterías, librerías, tiendas de ropa, de comida, de bicis, talleres de reparación de bicis, empresas de trabajo temporal, droguerías, tintorerías, tiendas frikis donde no sabes nunca muy bien qué te vas a encontrar, supermercado biológico-ecológico-naturista, dentistas, tiendas de animales (donde una cacatua sin vergüenza amenaza con atacarme cada vez que me acerco! Encima que voy a dejarme allí los cuartos!! De dónde sale lo que ella come? Loca!), zapatero (de los de reparar zapatos de toda la vida de dior), tiendas de ropa, de menaje, de muebles traídos desde los puntos más exóticos del planeta, floristerías, tiendas de fotografía, de ropa de mujer, de hombre, de niños, de ordenadores (de hecho propuse llamarle Bill Gates a la calle, porque tela marinera menudo imperio tienen aquí montado), un sinfín de sitios para comer y un larguísimo etcétera. Vamos, que es una calle que siempre tiene vidilla.


De vez en cuando la monotía de la calle la rompen los patinadores, que anuncian su llegada con música a nosécuántosdecibelios, pero muchos, muchos. A mí me encanta verlos. Ahora, con el buen tiempo, son siempre muy numerosos y siempre hay personajes que merecen especial atención. Desde los que llevan esos patines con luces en las ruedas, tan frikis y atractivos a un tiempo, hasta los rastas hasta aquellos que están de tomar pan, ponerte a mojar y no parar en siete días. Un espectáculo os digo. No sé muy bien la frecuencia con la que pasan, de ahí que las fotos nunca puedan ser buenas, pues no puedo estar abajo, en la calle esperándoles. Así que no me queda otra que cuando oigo la música, pillar la cámara y sacar medio cuerpo por la ventana. He aquí, pues, un reportaje de alto riesgo. Antes disfrutaba de ellos sin más, ahora siempre me acuerdo de Iago cuando les veo y creo que no desentonaría para nada, que otros hay con pantalones a medio culo, pero tienen menos arte!





















Ayer, además, fue la Braderie. Se hace una vez al año y consiste en que se llena absolutamente toda la calle de puestos de las cosas más variopintas que podáis imaginar: desde bragas a fuentes de madera, pasando por artesanía marroquí o flores, puestos con comida, con jugos naturales, una infinidad de gente capaz de vender su alma al diablo y a ti todo lo que tengan en el puesto. Además, hacen una feria, así más como para los niños (es la disculpa, pues yo creo que los que de verdad disfrutan son los padres) con aparatos para subirse, o para ganar muñecos, peluches y claro, la wii, porque hay que estar en lo último. Me hizo gracia que también había varios puestos con Spaanse churros (vamos, los churros españoles de toda la vida de dios).
















La idea inicial, creo, fue aumentar las ventas en una época, la vacacional, en la que la gente no solía ir mucho de tiendas, y, de otro lado, ir retirando mercancía que había quedado sin venderse, bajando algo los precios. Ahora no hay mucho de eso, y es un mercado más, aunque algunos comerciantes todavía cumplen con la tradición, claro que son los menos.


Otros años al final de la calle ponían una especie de granja con animalitos pero este año sólo había ponis y como también se dedicaban sus dueños a fotografiar a los nenes subidos en ellos, sólo tengo una foto “robada” (que tampoco es plan andar undiéndole el negocio a nadie, no?). En una plaza que hay al final, donde instalaban la granja, este año han puesto un puesto de libros, que estaba monísimo, parecía una librería de las de verdad, todo con cajas de madera. Allí compré mis dos libros (los contenedores grises que se ven en la foto son para reciclar).














Sea como fuere la ciudad en pleno y creo que parte de los alrededores se vuelcan y la calle está llena todo el santo día. Hasta eso de las cinco y pico o seis, en que empiezan a recoger la mercancía. A las ocho y pico ya habían pasado los del ayuntamiento a recoger los puestos y a limpiar la calle. La otra feria, la de los aparatos y las maquinitas sigue unos días más.
















Una de las cosas que más me llamó la atención (más por la personita que por el aparato) fue una de esas camas elásticas en las que te ponen un arnés y empiezas a saltar como si estuvieras poseido por Belcebú. Pues bien, cuando pasamos por allí había una nenita, de unos diez años (soy muy mala calculando la edad de la gente, pero para la de los niños soy un auténtico desastre) y tenía un arte que yo creo que tenía alma de trapecista o artista de circo. Me quedé boba haciéndole fotos. Y le hubiera hecho más si un cabezón no se hubiera empeñado en salir prácticamente en todas.


Fue un domingo diferente (amén de los regalazos de Yeray y Blogger), salimos y disfrutamos de una jornada de marujeo. Comprar no compramos mucho, sólo un par de libros para mí y unos esmaltes, pero bueno, la cosa no estaba en comprar sino en marujear y alegrar la pestaña y eso lo hicimos a base de bien.

31 comentarios:

Nils dijo...

una de las cosas más emocionantes que viví en París fue ver a cientos de skaters yendo de Notre Dame a la Plaza de Italia, indescriptible!

Carabiru dijo...

Como mola!
Me encantan estas ferias, sobre todo si hay un poco de todo donde cotillear.

Me han chiflado las estanterías de libros!!! pero qué idea tan genial!

Siempre he querido subir en esa cama elástica de los arneses... un día de estos me lanzo!!

Salu2

weblara dijo...

Debes de vivir en un sitio precioso, nunca he estado en Holanda pero es uno de los destinos que me encantaría conocer.
Se me acaba de ocurrir que en septiembre, como todos los septiembres del mundo, mis tres amigas y yo hacemos nuestro viaje anual de tres dias, propondré acercarme allí, te pediré consejillo.
Besucos mi niña!

JB dijo...

Aquí en Mérida hacen algo parecido, se llama la feria del sol y es una de las ferias más grandes de toda latinoamerica y viene mucha gente de afuera. Las ferias son lo máximo xD! es muy cool tu calle. Saludos y bezotes.

JB.

PD: Lo que no me gusta de la feria son las corridas de toros.

La aspirante dijo...

Mami, tu calle tiene más vida que Murcia entera. Ya quisiera yo vivir allí.

Y mi pobre callecita que es una calle salón, sin salida, con un par de garajes y maceteros mal puestos. Y, encima, han quitado los bancos para poner un montón de pivotes. Creo que hay más pivotes en mi calle que en toda España. Bueno, también hay una tintorería.

Besitos envidiosos.

Laura dijo...

Me encanta tu calle, ahí no hay manera de aburrirse. Pero lo que me ha gustado de verdad-verdad es el puesto de los libros, hasta he visto la foto en tamño grande. Besos.

shysh dijo...

Spaanse Churros????? Vives em A'damm o en otro sitio? viva la fiesta y el sol

Amaveli dijo...

Qué son pijas? Allá todos andan en bici? :)
Me gustó la libreria xD
Cuando voy a la feria que hacen aquí donde vivo, me gusta tirar con las carabinas de postas, hasta eso, tengo buena puntería...

saluditos niña!!

BIRA dijo...

NILS, ya me imagino ya. Aquí la cosa es más de andar por casa, pero claro ahora con el buen tiempo se unen más. Me da rabia que las fotos no sean mejores, pero desde la ventana y a carreras poco más puedo hacer.

CARABIRU, había mucho que marujear (y hasta cotillear). Las estanterías también fueron lo que más me gustaron, estaban chulísimas (no hice más fotos no me fuera a caer una colleja) y vaya curro que se dio el tipo para llevar todo eso. También me encantaron las cajas que servían de estantería, chulísimas, aunque no sé si se ve bien en la foto.

La nenita de las fotos daba vueltas y todo, pero justo cuando la pillaba cabeza abajo, al cabezón que tenía yo delante, plof, le entraban ganas de salir en la foto!

BICOS

BIRA dijo...

WEBLARA, precioso no sé si es, pero sí bastante entretenido. Se me olvidó decir en el post, siempre se me olvida algo, que el principio y el fin de lo que yo llamo mi calle lo marcan dos jardines: uno es más chiquito pero con el buen tiempo se llena de gente que se tumba a la bartola. En el centro hay una fuente que me encanta, con estatuas gordotas, de estas de suelo. Chulísima. Y un teatro enorme donde que por las noches tiene unas lucecitas que son una pasada. Del otro lado está el parque que os conté en otro post, que ya es plan ganso y chulísimo.

Holanda tiene muchas cosas chulas que ver, lo único un poco más chungo es tener suerte con el tiempo, pero bueno, si hay ganas de pasarlo bien eso es lo de menos, no? Pregunta lo que quieras, que aquí estamos.

JB, en esta había muchos “jabatos” (chicos así grandes como armarios) pero los toros eran sólo de peluche :P

BESOTES

BIRA dijo...

ANA, mira que exageras, eh tesoro. Con todas las cosas que a ti te pasan, dudo mucho que Murcia sea aburrida! Eso sí, reconozco que nuestra calle tiene mucha vidilla. Ah, y en la siguiente todo lleno de bares, a la distancia suficiente como para que si te apetece ir, genial, pues es un paseo, pero no nos llega el ruidillo por las noches.

LAURA, veo que las estanterías han triunfado. Se lo comenté a Mw. Alma (ella no llegó hasta allí) y me dijo que seguramente eran de la tienda de libros “de viejo” que había en una de las calles que hay por allí. Si todavía me quedan mil cosas por descubrir en el barrio, ya verás!

SHYSH, vivo en Utrecht. Amsterdam, mejor para visitas, jeje. Lo de la fiesta lo tengo clarito y lo del sol, supongo que es porque estás pasando un frío del carajo, eh!

Biquiños

BIRA dijo...

AMAVELI, perdona, siempre se me olvida que no todos hablamos el mismo español. Pijas son, cómo decirlo, gente que viste siempre de marca, básicamente no porque le gusten las marcas, sino porque eso les da “estilo, clase”, de estos que llevan los cuellos de los polos lacoste, p.ej., subidos, y se van de regatas y cosas por el estilo. Yo tengo una puntería pésima (con cualquier objeto que pretenda lanzar). El Costillo es bastante bueno. Este año la verdad es que no nos liamos con las atracciones, pero el primer año que fui volví a casa cargada como una burra con tanto peluche.

No todos andan en bici, pero casi. Creo que hay más bicis que habitantes, y hay algunas que son tan originales, que te digo que yo no me canso de verlas.

Besotes!!

JAAC dijo...

Muy interesante tu calle. Divertida y bastante sana.

El tema patinadores lo vi en Frankfurt yo también. Estaba de viaje por trabajo dando una vuelta y de pronto llegó la policía, paró el tráfico y empezaron a pasar patinadores durante más de 20 minutos.

Algún día tengo que poner mi calle... aunque no es tan sana como la tuya entretenimiento tiene un rato. Las señoras de moral relajada, los consumidores de sustancias perjudiciales para la salud, las fuerzas del orden,... y también ferias de libros, comidas, etc. en una plaza que hay al final. Ya te digo casi tan entretenida, pero mucho menos sana! jajaja

casta dijo...

Hola Bira

Gracias por pasarte por mi blog, tú vives en Holanda y yo en Suiza!! Y las dos somos sagitarios!!!

Espero que continues viniendo de visita!

Thiago dijo...

Y te reconocieron como Chica PlayMobil? Espero que fueras a la feria igualiña, igualiña que te hizo Yeray, jajaja

Cari, me ha llamado la atención que digas que en la calle hay dentistas asi como al lado de las tiendas de animales o los zapateros.. que pasa que ahi son sacamuelas? Es que ya sabes que en España como estan en pisos ellos ( y de lujo a poder ser, jajaja que son unos careros).

Me alegra que te acuerdes de mi con los patinadores, auqneu solo pasamos por delante de tu casa de vez en cuando y las escaleras de Stultifer las ves mas, jajaaja.

Bueno, yo te imaginaba viviendo asi en una zona mas tranquila y apartada, viendo tus fotos del jardín y de los gatos y eso, pero parece que tu calle tiene vidilla, jajaj Aunque me encanta tu comentario de "Estos holandeses siempre hacen las cosas un poco raras" ¡Estan locos estos extranjeros, ya lo decía Asterix, jajaaja

Bezos

bezos.

Thiago dijo...

¡Como en España, ná! jajaaj

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

Hoy te cuento un secreto !!!!


Cuando comenzamos a conocernos, solo porque soy marujo, chismoso, y curioso; me metí en varias paginas que informan sobre Utrecht (Holanda) y descubrí en ellas un lugar precioso, ordenado, limpio, bonito y lleno de gente, digo esto pues me lo hacia mas pequeño, pero con mas de 500.000 habitantes hacen de tu lar una bella morada.

Por esto, y por haber visto el perfil holandés al estar en Amsterdam, es que las fotos que exponen no me han sorprendido, la belleza edilicia, el colorido en sus calles, los mil tonos de verde que predominan en su naturaleza, y un espíritu en los holandeses lleno de alegría y ganas de disfrutar de la vida.

Mas bien que Utrecht no tiene nada que ver con la gran urbe que es Amsterdam, pero el angel holandes vuela en ambas ciudades.

Que bueno saber que te gusta la calle donde vives, eso me alegra en lo personal, pues es una manera de saberte feliz, aunque se al verlo reflejado en tus letras mil veces lo que añoras tu tierra ibérica.

Lo que dices de los patinadores es cierto, son una invasión, y llena de personajes digno de ser caricaturizados, yo en Los Ángeles vivía en La Ciénaga Boulevard, y desde allí a la playa había un buen trecho, en las mañanas manadas gigantescas de roller peoples se dirigían con raros atuendos al circo del patín que se desarrollaba en Sunset o Ocean Drive, allí unas mujeres que eran dignas de "comerlas vivas" iban con sus falditas y tops, y los musculosos machos las seguían pretendiendo ligue a toda maquina.

Lo mio no era el patín, yo buscaba mi "mercaderia" femenina en moto, con mi bronceado, y por supuesto mucho mas cabello que ahora (jajajaja)( que época, si mi "picha" hablara podría hacer discursos)

Que bueno lo que cuentas de la Braderie, a mi las ferias callejeras me fascinan, me encanta ir y ver cada uno de los puestos, por eso amo el Mercado de pulgas en París, o El Rastro de Madrid, o tantos mercados de calle que hay por el mundo.
En USA iba en la semana a dos o tres Flea Market, y siempre salia con bolsas de cosas compradas que seguramente nunca usaría.

Lo que dices de los puestos de "divertimentos" esta genial, sobre todo cuando tienes niños, en la semana de feria en Vigo, iba todas la noches, jugaba, comía como un zángano, me divertía y veía el show de la gente en estado de "locura momentánea", cuanta idiotez hace el ser humano cuando se lo permiten, me encanta el descontrol !!!

Bira, y esto te lo digo en serio, PAGARIA bien por verte en un de esas camas (dejame terminar) elásticas que haces referencia.
Tu y tus hortensias mutantes por los aires volando cual golondrina cortando con tus largas pestañas el viento holandés (toma !!!!)

Bueno preciosa, me agrada que pasaras un lindo domingo y que disfrutes de la vida.

Te dejo un beso gigante.
CarlosHugoBecerra.

Jan Puerta dijo...

Una excelente crónica. Me ha parecido verme paseando a través de tus palbras e imagenes.
Un abrazo

Gwathadan dijo...

¡Qué calle más interesante! Por no hablar de una de las cosas que la hacen más interesante: cierta vecina muy especial que nos cuenta lo que pasa en la calle a través de su blog...

Siempre he tenido claro que quiero vivir -y de hecho así es- en el meollo de la ciudad. Las casas en las afueras con jardín y piscina están muy bien, son grandes y todo eso, pero me gusta eso de salir del portal y a los tres minutos estar tomándome un café en un bar lleno de vida o tener todo a mano. Y por eso soy hombre de piso en edificio viejo de centro de ciudad...

Stultifer dijo...

Vaya, vaya. De lo que se entera uno. Vives en un lugar privilegiado y te dan envidia mis viajecitos a cuatro bodeguitas andaluzas...

Luna dijo...

oh!!
Me ha entrado ganas de cotillear todos los puestos..con lo que me gustan las ferias a mi...y los tenderetes....
Si hubo feria medieval cerquita y me la perdí, pero vuelve en breve y allá que voy
Y patinar,dios!,hace años q no patino...pero una es rústica..ni linea ni leches, de los de toda la vida del señor...
Y ver Holanda...bueno,eso es otro tema.
Allí me quedaría yo haciendo fotos a toda cuanta cosa arquitectónica pillara...que pa' eso son más modennnos y evolucionaos
jopi....
yo tb quiero pasearme por tu calle jooooooooo...:'(
Besotes guapetona....^^

(ya vaya curre fotográfico te has pegao...jejeje)

BIRA dijo...

Jaac, casi que no te cambio, aunque creo que casi cada lugar del mundo tiene su cosa, hay que saber vérsela. Además, suertudo! Vives en España qué más quieres? :P En la calle hay más cosas que he olvidado, obviado y/u omitido por no saturar. Sí, no está mal del todo, no. Aunque siempre se puede mejorar.

CASTA, me he leído tub log de pe a pa y me ha encantado. Ambas vivios allande las montañas y ambas somos sagitario, pero creo que en cierto modo, tú estás más adaptada que yo, con amigas y todo! Me hubiera gustado haber tenido blog “antes de” (venir aquí) y haber contado con muchísimas opiniones y, sobre todo, tener un lugar donde calmar mis temores, mis dudas, mis tensiones… Nos leemos!

Besos!

BIRA dijo...

IAGO, estos no saben lo que es bueno!! No fui con tanto estilo, no te voy a mentir, pero bueno, algo coquetona sí me puse. Que no se diga!
El tema de los dentistas, así como el de la medicina en general aquí, necesitaría mínimo un post aparte. Así por encima te diré que cobran un pastón pero si tienes seguro privado que lo cubra el sablazo es menos (nuestro caso). Normalmente están en bajos comerciales. Al fin y al cabo, pocos profesionales de la Medicina son tan “rentables” como los dentistas, no? Y sí, te saco de dudas: en algunos hasta es posible ver cómo le están haciendo cosas en la boca al paciente-cliente. (Se me nota mucho que no puedo con los dentistas?!!). El nuestro, que es bastante majo, por cierto (suerte que hemos tenido) es de Irán.

Me acuerdo mucho de ti, aunque no lo creas. Y mira, anda, si te sirve de consuelo: para recordar a Stulti a veces necesito ver escaleras (que no muertos!!) y a ti te recuerdo siempre! (Stulti, ya arreglaremos esto, eh!).

La zona es tranquila, Iago, a pesar de lo reflejado en el post, que son las excepciones, claro. De todos modos, te voy a contar un secreto. No se lo digas a nadie!! Normalmente de las casas holandesas sólo verás las estrechas fachadas… lo mejor suele estar en la parte “de atrás” (no al estilo de Anna Frank, pero casi). Es decir, por la fachada tenemos vistas a una calle bastante movidita que hace las delicias de cualquier marujo (como yo) y atrás es como vivir en plena naturaleza, con inmensos árboles que nos hacen de “cortina” protectora de vecinos. Y escuchamos pajaritos … desde las cuatro y media de la mañana, putaquelosparió! Vamos, como vivir en el campo, pero viviendo en el centro. No está mal la combinación, no?

Los PapásCostillo sí viven en un sitio suuuuuuuuupertranquilo, con mucho verde alrededor. Pero al Costillo llevarlo allí es matarlo, es urbanita de los pies a la cabeza. Yo, como las cabras, tiro al monte, pero me adapto fácilmente a casi cualquier lugar.

Besos, curiosón!!

BIRA dijo...

Y sí, IAGO, puedes decirlo bien alto, como en España no se vive en ningún lado!!

CARLOS, está bien tu curiosidad. Dicen que ésta mató al gato. Y siempre añado que el saber lo que le ocultaban le revivió. Amsterdam y Utrecht son muy diferentes. A mí la primera me gusta para ir de museos o a pasar el día, pasear y ver los especímenes que rondan (rondamos) por allí. Para vivir prefiero Utrecht, es más tranquila, no tan llena de todo y la única del país que tiene restaurantes en los canales (donde es una gozada ir a cenar). Tiene muchos encantos.

Un día tendrías que ser generoso y contarnos algunas de las conquistas más peculiares que hayas tenido. Que seguro hay anécdotas de lo más interesante.

Añoro España cada segundo, cada minuto, pero no queda otra que adaptarse al lugar en que te encuentres. Qué te voy a contar a ti!!

Besazos

JAN PUERTA, bienvenido y gracias por comentar. Me alegra mucho haberte transmitido esas sensaciones. Sólo por eso, ya ha merecido la pena hacer el post.

BIRA dijo...

GWATHA, eres un sol. Al Costillo le pasa igual que a ti, es urbanita por excelencia, aunque también. Eso de vivir bucólicamente en medio del campo no está hecho para él. A mí una temporada no me importaría, pero creo que tampoco de forma definitiva.

Unos amigos de Valencia estuvieron una vez, y de vuelta a España les contaban que cenar en nuestra casa era como hacerlo en la terraza de un restaurante. Uno por la comida (el Costillo se lució con una impresionante mesa de arroz) y dos porque a la que cenábamos, como no cerramos nunca las cortinas, veían a la gente pasar y la gente les veía a ellos. Flipaban, pobres.

STULTI, es que cuentas unas cosas tan bonitas que siempre me quedo con ganas de estar allí para verlas en vivo y en directo y vivir algo de lo que tú nos cuentas!

LUNA, yo también era de las de patines tradicionales. Los que tengo en línea casi no los he usado nunca. Claro que hace siglos que no patino. Soy un desastre, con lo mucho que me gustaba, lo he ido dejando y ahora tengo miedo a dejarme los piños en el suelo. Ains.

Sí, creo que si te paseases por algunos lugares holandeses quemarías la memoria de la cámara, y no habría tarjetas suficientes para guardar tanta foto! Hay edificios verdaderamente interesantes e innovadores.

Besotes a todos y gracias por pasaros.

He tardado mucho en contestar hoy los coment, pero es que he estado pachucha, vamos, que me duele todo, así que he tenido un día VAGO, con mayúsculas.

forgiven princess dijo...

Jooooooooo yo quierooooooooooooooooo T.T
¿Qué libros te compraste?

Aish, yo me habría dejado los cuartoas ahí jejeje.
Bueno, un besazo mi niña!

mosco dijo...

Utrecht? el año pasado un grupo de teatro de Utrecht anduvo x acá, y nos dieron un taller de máscaras bastante interesante, además los chiquillos muy simpáticos... y bueno, ahora con tus fotos y tu descripción de la calle, más que me gusta! sobre todo esa mezcla de naturaleza y vida urbana, me parece formidable :)
saludos

BIRA dijo...

Princess, dos cuyas autoras me resultaron absolutamente desconocidas (el resto tenía casi todos y otros, la verdad no me interesaban en absoluto). En Español, of course.

Mosco, bienvenido y gracias por comentar! Esa es precisamente una de las cosas que más me gustan de la ciudad: sus amplias zonas verdes y que vas viendo "verde" por muchos sitios "fuera de" los parques.

Besotes

JAAC dijo...

Bira, creo que me expliqué un poco mal. A mí personalmente mi barrio (la calle un poco menos, pero también) me encantan y no los cambiaría nunca. De acuerdo que disminuiría un poco el número de señoritas licenciosas y eliminaría a los consumidores psicotrópicos, pero no me imagino estar en otro sitio. Nos encanta el centro de la ciudad. Tuvimos una temporada de buscar otra casa y queríamos que fuera en el barrio, casi en la misma calle ;-).

Mi madre, por ejemplo, odia el centro. Le agobia, no concibe vivir donde yo vivo. Ella vive en una urbanización a las afueras de Alcobendas (una ciudad del extraradio de Madrid), y yo no puedo soportar la idea de vivir en su casa. Somos tal para cual, ¿eh?

sonia7386 dijo...

Que chulo debio de estar ese mercado con todo tipo de cosas, aqui en mi publo un fin de semana del carnaval se hace el mercado medieval y ademas de actuacion tipicas de la edad metia se hacen puestecillos de gente vestidos de medievales vendiendo cosas artesanales, es todo precioso!!! y parecen los barrios de un castillo de la edad media jejeje

Me imagino lo bien que te lo pasarias en todos los puestos, no te montaste a ninguna atraccion de esas? jajajaja

Un besazo!

Cris dijo...

Vaya, qué reportaje tan estupendo oye... GRACIAS