miércoles, 9 de julio de 2008

Oh, là, là!!! (y IV)


Son tantas las cosas, los monumentos, las plazas, los jardines, las calles que hay que ver en París que parece que no se termina nunca. Éramos conscientes de que no podríamos ver todo en tan poco tiempo, pero sí queríamos ver el máximo posible. Era mi primera vez allí y quería empaparme de todo. Tiempo habrá para volver y disfrutar las cosas con más calma, o eso espero!!

Os advierto que el post va a ser tremendamente largo (no había calculado que fuese tanto lo que faltaba por contar, pero tampoco quiero hacer este y luego otro, porque pensaréis que no tengo nada más que decir). Espero sepais entenderlo y que consigais llegar al final. Gracias, de antemano, por vuestra visita y, sobre todo, por vuestra comprensión.


Uno de los monumentos más emblemáticos de París es la Catedral de Notre Dame. Situada en un enclave privilegiado, entre jardines, con una gran plaza en la parte central y el Sena bordeándolo todo, guarda todo su esplendor. He tenido la suerte de ver muchas catedrales góticas y puedo decir que esta es una de las que más me ha gustado. Su frontal con las dos torres es famoso en el mundo entero y sus gárgolas no lo son menos, aunque quizás la más conocida es la Gárgola Stirga, que parece contemplarlo todo. A ésta sin embargo, no la vi en “vivo y en directo”, ya que no subimos (como siempre, falta de tiempo), así que tuve que conformarme con traerme un magneto de recuerdo con su imagen. Tampoco fui capaz de ver a Quasimodo y Esmeralda, aunque vive dior que lo intenté con todas las ganas.


La había visto desde lejos cuando hicimos el tour con el autobús turístico, pero cuando vas acercándote a ella, cuando caminas con esa inmensidad de frente, te quedas sin palabras. El edificio es tan impresionante que el Costillo tuvo que, literalmente, arrancarme de allí porque mi dedo había cogido una especie de tic y no podía dejar de hacer fotos.
















Siempre me llama la atención la “afición” de los antigüos al relieve, a ese arte de trabajar la piedra como si fuese arcilla. Aquí, podemos encontrar otra buena muestra de ello. Hay tantas y tantas figuras talladas que casi hasta te mareas. Impresionante.
















Desde allí tomamos el metro para dirigirnos hacia Le Panthéon. Nos dejó bastante cerca, aunque todavía había que andar una tiradita. De camino hacia allá nos encontramos con un grupo, no sé muy bien si calificarlos de heavys o de posesos, sin más, que estaban preparando un concierto en plena calle y que pegaban unos gritos tan brutales que creo que todavía hay alguno instalado en mi tímpano.
















Cuando nos íbamos acercando vimos también una Iglesia que nos gustó muchísimo, y una estatua a la que algún “artista” le había puesto decoración extra. De todo tiene que haber en la viña.
El Panthéon, situado en el Barrio Latino y de construcción neoclásica, se construyó inicialmente como iglesia, pero con la Revolución Francesa fue destinado como último lugar de reposo para los hombres ilustres de la patria, y así se recoge en el frontón «Aux grands hommes la patrie reconnaissante» (A los grandes hombres, la patria agradecida).
















El bello pórtico de columnas está inspirado en el Panteón de Agripa (Roma) y la Cúpula en la Catedral de San Pablo (Londres). En el interior se instaló en 1851 un hermoso péndulo, el Péndulo de Foucault, para demostrar la rotación de la Tierra y la existencia de la fuerza de Coriolis.
















Además de la gran nave que te encuentras nada más entrar y donde está instalado el Péndulo, una serie que me pareció infinita de pasillos te van conduciendo por las diferentes “salas” donde descansan, entre otros, los restos de Descartes, Voltaire, Rousseau, Émile Zola, Jean Moulin, Marat, Victor Hugo, Alejandro Dumas, Marie Curie, Louis Braille, Jean Monnet y Soufflot (el arquitecto). Asimismo, también pudimos ver una placa de recuerdo y reconocimiento al desparecido escritor Antoine de Saint Exupery, autor de El Principito.




El domingo fue el último día que estuvimos allí. Este día estaba reservado para el Louvre. A sabiendas de que no podríamos ver ni la milésima parte del contenido, nos habíamos marcado ciertas cosas que queríamos ver: La Gioconda, la Venus de Milo, el famosísimo cuadro de Delacroix “La libertad guiando al pueblo” y la zona dedicada a Egipto. Ahí es ná.















Por si no tienes claro que es imposible verlo en una sola jornada, las dimensiones del Palacio de Louvre donde se aloja el museo te lo deja claro y comprendes que no sería suficiente un mes para disfrutar de todo. La gran explanada con la inmensa pirámide de cristal es impresionante. Te sientes diminuto ante tanta grandeza. Turistas de todo el mundo nos dimos cita allí antes de las nueve de la mañana.




Justo debajo de la Pirámide hay una gran sala con una preciosa escalera que me recordó, una vez más a Stulti, desde la que accedes a las diferentes salas. Es tanto lo que hay que contar que seguro se me olvidarían cosas, así que centrómonos en la idea preconcebida:


La Gioconda. No me gustó. Lo puedo decir más alto pero no más claro. Sí, el cuadro tiene su mérito, no digo yo que no, pero vamos, que hay cientos y cientos de cuadros que me parecen infinitamente mejor que este. Nunca había visto nada misterioso en la sonrisa de la Monalisa y tampoco lo encontré esta vez. Es más, yo es que no veo ni sonrisa. Había visto la imagen cientos de veces (quién no?), sabía de sus diminutas dimensiones y sabía (sé) que siempre que guardas grandes expectativas acerca de algo, casi por sistema, te decepciona.


















Tal vez es que no puedes acercarte a ella, pues unas barras y los de seguridad te lo impiden. Quizás es que al estar sumamente protegida (a diferencia del resto de los cuadros, que puedes ver y casi, si eres un poco bruto, tocar) no puedes apreciar las tonalidades o el embrujo o el encanto que se le presupone. El caso es que a mí, francamente, no me gustó nada. Podéis tacharme de ignorante o de lo que queráis, pero me gusta llamar a las cosas por su nombre. De “camino” hacia ella vi otro cuadro de Leonardo da Vinci que me gustó infinitamente más y allí estaba el pobre, sin una sola mirada que se parase un segundo a contemplarlo. Somos peor que las ovejas. Es tal el show que se monta para verla que me dediqué a hacer fotos a los turistas que la fotografiaban.


La Afrodita de Milos, más conocida como Venus de Milo, es uno de los iconos de la escultura griega. Representa a Afrodita, la diosa del amor y la belleza. Me resultó bellísima, claro que estas “cosas” de la Antigüedad siempre me dejan con la boca abierta. Resulta increible lo que podían hacer nuestros antepasados con tan poca cosa, y que hoy con todos los medios y maquinaria que tenemos algunos se dediquen a hacer tremendas mamarrachadas, que no?



La libertad guiando al pueblo, Delacroix. Esa imagen es famosa mundialmente y la hemos visto en tantas ocasiones que casi parece como de andar por casa. El cuadro es bueno y transmite una especie de fuerza que supongo que, si además, el que lo contempla es francés debe sentir el más inmenso amor a la patria, la libertad, la igualdad, la legalidad y todos esos conceptos tan bellos que olvidamos con más frecuencia de la deseada.


La foto la he cogido prestada de google, porque la que yo le hice no salió tan bien como me habría gustado.

La parte Egipcia es, sin más, impresionante. Da igual si has visitado Egipto, da igual si has estado en el impresionante Museo de Cairo, es lo mismo. Necesitas pasarte por aquí (y Londes y alguna que otras ciudades, claro) para completar el círculo. Tienen una cantidad de obras bestial, desde pequeños amuletos a inmensas estatuas, capiteles, columnas... de todo. Me hubiese quedado allí tres días, pero ahí el Costillo ya iba bastante quemado de mi manía de fotografiar todo. Así que no hubo más remedio que autonominarme y abandonar la casa (en este caso, léase, el Museo).


























Obviamente para ver las cosas que nos habíamos marcado tuvimos que pasar por infinidad de salas (que no te hacen una selección y te lo bajan al hall central, oye). De entre las obras que fuimos viendo uno de los cuadros que más me gustó fue La Jeune Martyre, de Paul Delaroche. Me llamó mucho la atención una especie de sarcófago etrusco, que me recordó muchísimo uno de mis libros favoritos, “La sonrisa etrusca”, de José Luis Sampedro es imposible describir o enumerar todo lo que hay allí dentro. Pero es que ya el edificio en sí es una obra de arte. No sabes bien hacia dónde mirar, pues cada rincón, cada pared, hasta la última esquina del techo tienen algo: escultura, pintura, relieves. Impresionante.


Desde allí salimos hacia Les Invalides, edificio que aúna grandiosidad y sencillez. Me llamaron muchísimo la atención las ventanas que hay en el tejado. Son muchísimas y se encuenran "enmarcadas" en armaduras, todas diferentes. Desde su explanada es posible contemplar la rectitud de la fachada, realzando la inmensidad de la cúpula. Tiene un gran patio principal (en el que estaban preparando todo para algún evento) y la iglesia del Domo. Allí se encuentra el Museo de la Armada y la tumba de Napoleón (nuestro amigo Napo, el capo). Dentro de un inmenso sarcófago, ataúd o llamadle x, y bajo la Cúpula descansan para siempre los restos de un hombre que, como otros antes y después, pretendió someter a Europa, ser el “jefe” de un gran imperio. Dicen, no sé qué hay de verdad en todo ello, que se construyó de tal forma este lugar que todo aquel que lo visite tendrá que “bajar la cabeza” ante el emperador (si lo ve desde arriba) o subirla, pero nunca mirarle de frente. El sitio es, cuanto menos, curioso y merece la pena visitarlo.























Se construyó, en principio, con la finalidad de hogar para los veteranos de guerra inválidos que se quedaban en la calle o para los que eran ya demasiado mayores para prestar servicio, una manera de asegurar la asistencia a los que expusieron su vida en defensa de la monarquía. Sin embargo, desde 1840 alberga los restos de Napoleón, los de su hijo, su hermano (Pepe Botella) y otros mariscales. Además de estos monumentos funerarios, allí se encuentra el museo del ejército. Cuando nosotros estuvimos había, además, una exposición llamada entre dos guerras la mar de interesante, con los uniformes de las distintas épocas, incluídas las coloniales, utensilios, reproducciones de armas y armas reales, muchas fotografías y documentos gráficos, hasta un taxi de los que se utilizaron en París para la movilización de las tropas.



Hubo mil pequeños detalles, seguramente se me olvidan miles de cosas, pero creo que la esencia de lo que fue nuestro viaje a París ha quedado más o menos reflejada. Espero que hayais disfrutado del paseo tanto como nosotros.
Post anteriores: Oh, là, là!!! I, II y III

28 comentarios:

idoia dijo...

sí que cundió el finde sí!! visteis casi todo lo importante!! yo ando con los preparativos que me voy mañana a león con.... y lujego el viernes a fabero,pero nah,hasta el martes,que luego curro miérc y jueves todas las semanasen la academia!! besotote!

Laura dijo...

No se me ha hecho largo en absoluto, podría haber seguido leyendo porque me encanta cómo lo narras, y las fotos. Me ha gustado mucho el paseo por el Louvre. Besos.

weblara dijo...

Jo, me recuerda tanto a mi viaje a París...tengo que volver.
Notre Damme me gustó mucho, pero no se si tuviste la oportunidad de ir a La Saint Chapelle, está muy cerquita de N.T. me gustó mucho, es más pequeñita, pero tiene un montón de encanto y unas gárgola alucinantes.
El museo del Louvre, es una pasada, te faltan dias para verlo todo.
Me encanta leer tu crónica parisina, me has revocado muchos y buenos recuerdos.
Besucos mil!

Caramelo de Uva dijo...

Interesante post con mucha historia, cuando lei sobre la Gargola Stigra, me alegre mucho, puesto que hace poco me regalaron una.

JAAC dijo...

Mujer, ¡no era tan largo! ¿Qué te voy a decir yo a ti? (Puede que los míos parecieran más pequeños, pero era porque las fotos estaban en miniatura).

El primer puzzle que hice en mi vida era de la catedral de Notre Dame. Quinientas piezas... en realidad unas 490 encajaron bien, las últimas hubo incluso que recortarlas... era muy pequeño!! jajaja

Siempre me encantó ese edificio. Incluso antes de oír hablar de Quasimodo y de Esmeralda. A mí me llamaban la atención las gárgolas, la piedra, la oscuridad... (hummm, soy un poco tétrico, ya sabes)

Lo del panteón no lo conocía. Pero he tomado buena nota. El rollito tumba triunfa en todas partes.

El Louvre es visita de obligado cumplimiento y, una vez dentro, La Gioconda también. Como bien dices las cosas de las que te esperas mucho te suelen decepcionar. Si te soy sincero yo tampoco le he visto nunca la sonrisa por ninguna parte, pero... Los críticos dicen que es espectacular y ellos sabrán más que yo, que les pagan por eso.

Y para acabar otra tumba más. ¿Te das cuenta de que empezaste el viaje en un cementerio y lo has acabado en una tumba familiar? Si es que los muertos dan mucho juego...

Carabiru dijo...

Yo quiero iiiir! yo quiero iiiiir!!!!

Jooooooooooooo

:(

:P

Lo cuentas genial, no aburre en ningún momento, chiquilla!

geminisdespechada dijo...

pensaba que no se podían hacer fotos en el louvre..

Vivian dijo...

Ay Birín-Tirirín!
Yo estuve pensando y llegué a una lumbrera conclusión; Los extraterrestres están dificilísimos de conseguir, tú no tienes hijos (más que los mininos), en el fondo me quieres… ¿No me adoptas? ¡Por fi, por fi!.....¡Prometo portarme bien!
Es que yo quiero ir a esos lugares y no me da la cáscara de la lagartija!
¡Qué lindo todo lo cuentas!..¡Y cómo lo cuentas! El pensamiento se me hace agua. (Acá no hay nada de comer, así que se reforma el proverbio hambriento y filosófico)
Coincido contigo en el gusto de la Monalisa, no sé qué le ven, me gusta más la estatua con el sombrero pinocho… ¡Es más creativa!
Me encanta que disfrutes de todas estas cosas lindas, te lo mereces (Por buena persona, aunque excéntrica)
La palabrita sarcófago me suena interesante…¡Cómo me hubiera gustado estar ahíiii!
Muchos besoss!
No olvides que te quiero…
¡Adoro tus travesía históricas!
Muack.ratracan!

Thiago dijo...

Si, desde luego fue un viaje aprovechadito.. ¡qué envidia! Creo que Paris me encantaria aunque no se si sería capaz de ser tan ordenado y priorizar mis apetencias... desd luego me gustaría mas que nada ver primero las calles, las avenidas las casas, esas cosas me encantan...

La Gioconda? bueno, algo tiene, pero yo tuve un profesor (lo puse en un post) que nos decía que el original está en el PRADO, pq hay un retrato igual pero sin fondo y el decia que es lo que se hacia antes,que los fondos se ponen despues, nuse, jajaja

No me gustan tanto los sitios con las tumbas, sean de quien sean, al fin y al cabo pienso que lo que queda allí pues no es mucho, unas cenizas, que vamos, con un estornudo se va a tomar por culo toda la grandeza de napoleon, jajaja Me gustan, eso si, todo lo relativo a roma, grecia y egipto.

Bueno, ahora cuenta que tal los hoteles (es una cosa que cuenta mucho todo el que viaja) y si tuvisteis tiempo a hacer otras cositas con el Costillo, que tu eres muy discreta jajaja y en un blog hay que contarlo todo, de eso se trata eh. jaja

Bezos


p.d. Para de leerte post antiguos que eso no hay quien lo aguante y cuando laguien lee mas de 3 post seguidos te da un entripado, jajaja

Mas Bezos.

sonia7386 dijo...

Este día no coincide en nada con mi último viaje jeje pero he estado tantas veces, que la última preferi vivirla como una parisina más, viviendo el dia a dia de paris y no siendo tan turista, aunque claro esta, que tambien hice mis rutas turisticas!

En notre dame no estuve, pero reconozco que es alucinante. La estatua que tienes con el cono de señal en la cabeza me ha hecho un monton de gracia jajaja mi primer año de vacaciones en inglaterra, donde conoci a mi "misterioso", una de las noches de fiesta un grupo de españoles le hicimos lo mismo a una estatua alli jajaja que recuerdos!!

En el museo del Louvre no estuve esta vez, solo fui a uno al museo d´orsay, pues el lunes el susodicho amigo trabajaba por la mañana y yo me fui por ahi, como si fuese mi pueblo de 12000 habitantes, a la aventura! y como no tenia tiempo para el louvre me fui al otro, y despues de compras y caminito a casa a buscar al susodicho amigo jejeje

Por cierto coincido contigo, cuando vi la Giocconda me quede con tal desilusion, que creo que todavia no me he repuesto de ella, no le vi nada especial!

Un besito y por cierto no es largo y es muyyy interesante!

The Pilgrim dijo...

Vaya viajes guapa! Esta vez la cercanía queda compensada por tanta belleza artística. Siempre es un placer leer tus crónicas de viajes, y en este caso sobre una ciudad que conozco bien y a la que tengo mucho cariño.

Un besote!

Carlos Becerra dijo...

BIRA !!!!!!!

París da para 300.000 post y seguramente me quedo corto, ya sabes que es la capital del mundo que mas adoro, y que si no fuera tan caro vivir allí, me mudaría mañana.

A lo nuestro . . .

Del prologo no digo nada, te entiendo, se que tienen otro temas de que hablar, acepto tus gracias y te comprendo, ya esta . . .


Notre Dame es preciosa, he visto catedrales quizás mas imponentes, pero debo aceptar que Notre Dame y su entorno es una maravilla.
En mi ultimo viaje a París, estaba con carlitos, mi hijo mayor, y frente a la catedral, en la plaza sur, se me pone delante un francés que confundiéndome con un norteamericano no quería que le tome fotos a su Notre Dame, pero el tipo estaba loco y a los gritos despotricando en contra de USA, después de putearlo en frances, ingles, italiano, portugués, y castellano, el tipo seguía a los gritos, le di la cámara a mi hijo y comencé a correrlo por toda la plaza, a esta altura la gente miraba mal, sobre todo por mis puteadas, Carli lo intercepta y yo vengo de atrás y le doy en la nuca tirándolo al piso donde quedo lamentandose, Carli y yo nos fuimos antes que la gente nos linche y por suerte así quedo la cosa, pero que francés hijo de la remil putas !!!!!


Lo que dices sobre grupos raros en París, es que la ciudad esta llena, hay que tratar de hacerse el show, total es gratis.

Y por lo del metro, París tiene si lo sabes usar bien un sistema subterráneo maravilloso y muy bien orquestado, lo que si, hay que hacerse de un buen plano de la red subterránea y aprender a hacer bien las conecciones.

Lo del Péndulo de Foucault tiene una historia muy buena, situado en el ecuador no rota. Un péndulo situado en uno de los polos rota una vez al día. Un péndulo situado en cualquier otro punto de la Tierra rota con una velocidad inversamente proporcional al seno de su latitud, o bien proporcional a la cosecante de la latitud; de modo que si se sitúa a 45° rota una vez cada 1,4 días y a 30° cada 2 días. (esto te lo copie de Wikipedia pues lo explicaba mejor que yo)

Yo con el Louvre, he cometido un error involuntario, debería haber comenzado a visitarlo la primera vez que fui a París, y luego en las siguientes tres veces seguir visitándolo ordenadamente, es enorme, nunca se puede recorrer todas sus salas y colecciones en la vida entera, además es tanto lo que aprendes allí adentro sobre el arte y la humanidad que realmente es para instalarse en el, y salir luego de tres años allí adentro con mucha mas cultura obviamente.

A mi La Gioconda tampoco me gusto, es mas no es mi tipo de mujer, no le tiraría ni un polvete, pero reconozco que te mira fijo siempre la hija de puta.

Respetando el arte por sobre todo, te cuanto que con la Venus de Milo tengo un problema, la mina me gusta, pero es muy fría, y aparte no me hace jugueteos con las manos la muy tontina, así que le dije: "Mira nena, o te implantas unos brazos, u olvidate de este argentino . . .que joder !!!"

Las salas egipcias son INCREIBLES, te quedas con la boca abierta, coincido con tu gusto en esto Bira.

El Museo de la Armada, me gusto mucho, claro que aparte del valor histórico de su contenido, es muy completo y posee piezas de incalculable valor testimonial.

Bien Bira, de París podríamos estar hablando horas y horas, pero se me enfría la comida e Isabel ya me llamo tres veces y la "Rifeña" se me enoja.

Mil besos, y felicitaciones por el post.


Cariños.
CarlosHugoBecerra.

 kotto dijo...

al menos tu post me acerca el sueño de conocer Francia y todos sus rincones...

BIRA dijo...

IDO, ya conoces al Costillo, todo planeado y hay que hacerlo sí o sí. La verdad es que no me quejo, porque preparando viajes es un puto crack y yo lo único que tengo que hacer es seguirle (que no es poco, teniendo en cuenta la diferencia de zancada). Espero que te lo pases bien y que podamos vernos, porque SÍ VOY EN VERANO!! TQM

LAURA no he puesto más cosas porque ya me parecía ser pesada. De hecho edité para suprimir porque tampoco es plan aburrir al personal. El Louvre es impresionante y yo me podría quedar allí hasta a dormir!! Besos, guapa.

WEBLARA, el Costillo ya se está planteando volver. Espero que no sea sin mí!! No nos acercamos hata la Saint Chapelle, porque como he dicho fue todo un poco a la carrera. Llegamos a París el viernes a la hora de comer y el domingo a la hora de la cena estábamos en casa… así que todo fue a golpe de metro y zapatilla. Quedan muchas cosas por ver, lo cual es muy positivo, pues invita a una nueva visita. Me alegro de haberte traído buenos recuerdos. Besos cielo.

BIRA dijo...

CARAMELO DE UVA, bienvenid@ y gracias por comentar! París es una ciudad interesante así que es fácil escribir sobre ello. La dificultad es no hacerlo demasiado largo y aburrido (no estoy segura de haberlo conseguido) y de elegir las fotos, porque me traje muchísimas, tantas que casi termino el post mareada. Las gárgolas me encantan, y la Stigra tiene un encanto muy especial. Saludos!

JAAC, no era kilométrico pero sí bastante largo teniendo en cuenta que la mayoría está de vacaciones y tiene el tiempo justo para leer, hacerse unas risas y comentar. Los tuyos eran largos pero me resultaron tremendamente amenos. Lo de las fotos, es porque no sé cómo va lo del Picassa (ni si tendría paciencia para subirlas todas), de ahí que haya elegido sólo algunas y para hacerlo más fácil, rápido y vistoso, en diferentes tamaños.

Soy una fanática de los puzzles. El último fue de un cuadro de Van Gogh, de mil piezas, que casi termina con mi vista y mi paciencia. Pero lo conseguí!! Las gárgolas, como he dicho, son una pasada, y me encantan.

No me había fijado en lo de las tumbas (al principio y final del viaje) pero sí, tienes razón. Ahora toca lo de lagarto lagarto y que allí nos esperen muchíiiiiiiiiiiimos años!! Besos.

BIRA dijo...

GÉMINIS, pues no sé, pero había muchísimos vigilantes y nadie nos dijo nada. No así en el Museo del ejército en los Inválidos, que uno se puso de un pesado que terminé guardando la cámara y santas pascuas. Todos felices. Esos.

VIVIAAAAAAAAN, adoptarte? Umm, no sé… y si después el Costillo te prefiere a ti?? Eso sí, yo querer te quiero, mucho. Es más, te adoro, reina, tú lo sabes. Pero eso de la adopción me lo voy a tener que pensar. Hay pendientes otros dos viajes por ahí, uno sentimental y otro de aventuras. Prometo mantenerte informada. Besotes mil, tesorón!!

SONIA, sólo te voy a decir una cosa: qué ganas tengo de leer las siguientes partes de la historia del susodicho, que me tienes en un sinvivir!!! Besos.

PILGRIM, qué alegría saber de ti. La verdad es que es una pasada de ciudad. A ver si un día volvemos! Gracias por tus palabras. Habrá más crónicas de viajes. Besotes mil.

BIRA dijo...

IAGO, dio para mucho sí. A mí me gustaría volver muchas veces y cada una hacer cosas distintas, porque creo que la ciudad se presta a ello. Lo de ir y disfrutar en plan parisino, sería una de las opciones.

Las calles estaban preciosas pues prácticamente en cada ventana había jardineras llenas de flores y quedaba monísimo. Quizás ponga foto de ello en el otro blog, que aquí ya me parece que va bien de fotos de París, no? La Gioconda no me gustó, lo siento pero es así. Hubo mil cosas que me gustaron infinitamente más.

Lo de las tumbas, depende, hay algunos sitios que de verdad son increibles, claro que lo mejor es no pensar demasiado que hay “alguien” ahí. En el Panthéon me despisté (haciendo fotos, qué raro) y perdí al Costillo. Y en todo aquel laberinto de salas lo único que podía pensar era: Por dios santo que no me quede encerrada aquí y tenga que pasar la noche con todos estos muertos! Soy lo peor. Lo sé.

Ves? Sabía que se me olvidaban cosas. El hotel. Nos fuimos a uno de la cadena Ibis, que estaba muy bien. Las habitaciones, más o menos como las de cualquier Ibis (ni para tirar cohetes ni cutres, bien), salas y cafetería muy amplias y desayunos bastante potables (que es lo que hacíamos en el hotel: dormir y desayunar). Además estaba a unos treinta metros de la parada de metro de Cambronne, con lo cual genial! A dos paradas de la Eiffel, así que más no se puede pedir. No hubo más intimidades que contar, marujo!!!, y es que cuando nos metíamos en la cama caíamos como muertos y al día siguiente había que levantarse muyyyyyyy temprano para volver a empezar la maratón diaria. Esto me lleva a pensar en lo que escribía hoy Forgiven, que llevo ciento y poco post y en ninguno he hablado expresamente de sexo, tendré que hacérmelo mirar, jajaja.

Me encanta leer tus post, los nuevos y los antiguos y hay muchos que, por unas cosas u otras me he perdido. No comento todos los que leo, pero un día te dije que me los leería todos, y en eso estamos. Un besazo tremendo, mi niño grande!

d´Agolada dijo...

Yo estuve en París hará tres o cuatro años, es una ciudad realmente preciosa, a mí me encantó, me alegro de que lo hayas pasado bien. Saludos

yeray dijo...

Menudo viaje no? joder Bira te ha dado tiempo a ver todo Paris ajjaja y yo que aun no he ido!!! Encima estoy loco por ver el Louvre qué envidia jodia!

Un beso

gaysinley dijo...

Hola Bira, nos conocimos por el genial Gwatha, y cuando yo decidí darme un break en el blog, tu me dejaste unas cariñosas palabras, aquí me tienes visitando y me ha encantado este post de Paris, yo estuve en Semana Santa, no lo conocía y me fascinó... Gracias por traerlo de nuevo a mi mente.

Besos wapa!. Alber

JB dijo...

Genial Bira, te envidio!! de las imagenes, mi favorita, es la libertad guiando al pueblo (que recientemente es la portada del disco "Viva la vida or Death and all his friends" de Coldplay). No puedo creer que te haya decepcionado la monalisa, saludos y bezotes.

JB.

BIRA dijo...

Ya te digo, CARLOS, he ido comprimiendo todo lo que he podido y aún así mira qué post. Se han quedado mil cosas en el tintero, ha habido muchas que no hemos visto. Habrá más veces, seguro. Ha sido un verdadero placer revivir el viaje cuando aún está fresquito en mi cabeza y compartirlo con vosotros, y de paso, saber de vuestras viviencias en la ciudad, de las anécdotas. Me he reído hasta las lágrimas imaginándote detrás del gabacho, chico. No lo he podido evitar.

El metro funciona genial y sabiéndolo usar (el Costillo es experto, no erró ni una sola conexión, yo más torpe, pues nunca he vivido en una ciudad con metro y cuando lo he usado, ha sido siempre como turista) te ahorra muchísimo tiempo. Lo que funciona como el culo son las tarjetas. Compramos tarjetas para tres días y tuvimos que cambiarlas al menos cinco veces!!! Era ir a entrar y te ponía billete no válido y así una vez y otra y otra. Pésimo. Una de las personas a las que fuimos a reclamar nos dijo que estaban cambiando los sistemas, para hacerlo magnético o con chip o no sé qué historias y a lo mejor eso influía. Que en nada todos los billetes (también estos que usamos los turistas) serán con tarjeta. Chico, no sé, pero yo me acordaba del metro de Hong Kong y la diferencia es ABISMAL. Amén de lo nuevo y pulcro que está el de allí, el sistema funciona que es una maravilla. Para empezar, en HK ni siquiera tienes que sacar la tarjeta del bolso. Pasas éste por el detector, y listo! Además las personas respetan su lugar: todos caminando por la mano que les corresponde. Y lo mismo en las salidas y entradas al tren. Por otro lado, hay cristales que separan completamente las vías de los andenes y sólo se abren cuando llega el tren y justo en el espacio de la puerta, con lo que se evitan accidentes, suicidios y malos olores. No vimos ni un solo papel en el suelo y un largo etcétera, que de verdad que de los metros en los que he estado se lleva la palma total.

El Louvre, ya digo, no llegaría un año para verlo todo y aún así, me temo que se quedasen cosas. Es impresionante. Yo me quedé muerta. Sabía que era inmenso, pero no me imaginaba que “tanto”! Besotes mil!!

BIRA dijo...

KOTTO, lo bueno de los sueños, quizás lo mejor, es que muchas veces terminan por cumplirse. Ánimo y muchos besos!

D’AGOLADA, yo no había estado nunca, el Costillo sí, hacía tiempo y la verdad es que lo recordaba todo tan bien que fue un guía perfecto. Y sí, a pesar del agotamiento lo cierto es que lo pasamos francamente bien. Un beso.

YERAY, los viajecitos con el Costillo es lo que tienen: no hay tiempo para descansar pero se ven y aprenden un montón de cosas. Tiempo habrá. Si te sirve de consuelo, a tu edad tampoco había ido yo, jajaja. Besos, tesoro.

ALBERT!!!! El otro día te vi en el blog de Gwatha y te dejé allí un mensaje. A pesar de no ser una de tus lectoras, te digo que se te ha echado mucho de menos, mucho! Y cuando el otro día volví a ver tu foto, dije, no no no puede ser. Y sí, era! Y me encantó y que hoy hayas venido hasta aquí y me hayas dejado varios comentarios es un honor para mí, que lo sepas.
He leído muchísimos comentarios tuyos en muchos blogs y siempre me parecieron bastante acertados (aunque algunas veces yo no estuviese de acuerdo, lo razonabas) y desde el más absoluto respeto, cómo no se te va a querer?? Me pasaré a verte.

Felicidades por el peque!!! Y gracias, muchas gracias, por volver!
Ah, me alegro mucho de haberte recordado todo esto. Un besazo!!!

JB, la envidia es mala, mejor ponte a ahorrar y vente de gira por Europa y de paso te dejas caer por París, jajaja. Siento decepcionarte y espero que esto no marque un antes y un después en nuestra “relación”, pero la Gioconda no me gustó. Ni me había gustado cuando la había visto en imágenes, ni me gustó en vivo y en directo. Seré una inculta, seré burra perdida, algo tiene que tener para haber alcanzado esa fama… pero yo no logré vérselo. Besos, cielo!

sonia7386 dijo...

Aiss Bira! Si es que a veces tengo "miedo" de que el susodicho llegue a parar a mi blog, que yo creo que no sabe de el, pero la dire sonia7386 coincide con mi dire de correo o con mas cosas mias pues es mi nombre y mi fecha de nacimiento y es demasiado personal como para que otra persona lo tenga en internet jejeje pero bueno, que en el caso de que lo lea no se si me lo diria y si me lo dice yo creo que hasta me daria igual asi que ya seguire cuando tenga un ratin que es verdad que lo deje de lado!

Un besito

forgiven princess dijo...

A mí me encantó Paris, pero vamos... Estuve 4 días y no me dio tiempo a tanto! ¿O sí? Ni idea, tenía 8 años xDD

Un besazo!!

BIRA dijo...

SONIA, lo has dejado totalmente abandonado y tienes suerte de que no esté Di (yo soy más pacífica)... nos has dejado con la miel en los labios, que lo sepas!! Anda, disfruta pero cuando tengas tiempo, please, cuelga esos temas!! Besotes

FORGIVEN, nosotros ni siquiera cuatro días, pero viajar con el Costillo implica darle a la zapatilla de cuidado. Tendrás que volver!!
Besos, tesoro.

Cris dijo...

Ohhhh qué recuerdos me traen estas fotos.... estuve hace 2 años por estas fechas en Paris y quedé encantada e impresionada... qué bonito volverlo a recordar... gracias...

BIRA dijo...

Cris, me alegro de haberte recordado París y lo bien que te lo pasaste allí.
El Costillo lleva diciendo desde que llegamos que tiene ganas de volver! Lo cierto es que es una ciudad verdaderamente impresionante.

Besos!