sábado, 14 de junio de 2008

Pasada la plata...

Cuando se conocieron nadie daba un duro por aquella relación: demasiado jóvenes, demasiado diferentes, demasiado todo. Hoy hace veintiocho años que mi hermanísimo "ingresó" a mi cuñá a la Familia (no es que seamos mafiosos, pero hay palabras que esconden definiciones que merecen mayúsculas). Tuvieron un noviazgo más bien corto para los usos de la época y antes de que él tuviese que irse al servicio militar (aún no habían llegado los tiempos de insumisión ni de la objeción de conciencia y no le quedaron más bemoles. Todavía recuerdo el susto que tenía Mamá en el cuerpo con el golpe de Estado, los tanques en la calle y su hijo lejos de casa, en el ejército, en medio de todo aquel embrollo que, afortunadamente, tuvo final feliz), decidieron dar el paso. Un 14 de junio de hace una eternidad reunieron a familiares y amigos y se dieron el "sí, quiero". Apenas guardo recuerdos de aquel día, como me sucede con muchos momentos de mi infancia. Guardo momentos aquí y allá, imágenes sueltas, algunas frases, pero todo está como en nebulosa. Quizás por eso la idea que tengo de ambos es siempre juntos, como si nunca hubieran vivido de otra forma. Claro que tampoco les quiero ver de otra forma.






Para ella siempre seré "ñín" y ella será "ñá", o "Anca" u "Olvido". Y será mi Hermana, porque la vida me ha enseñado que hermano no sólo es aquel que tiene la suerte de compartir contigo a tus padres, sino aquel que se va ganando un sitio privilegiado a tu lado, sin importarle tus fallos y apreciando tus detalles. Que está ahí para todo, lo bueno, lo malo y lo peor. Y especialmente para lo peor, que cuando estamos bien no necesitamos a nadie. Para él, a pesar de todo, seguiré siendo su hermana la pequeña, la mimada, la consentida, la que siempre estuvo un poco loca pero hay que quererla igual, porque ella es así. Fue desde siempre mi favorito. El tiempo me ha demostrado, una vez más, que no me equivocaba, y es que yo para esas cosas tengo un ojo crítico. Han pasado un poco por todo, como todos. Les tocaron momentos de felicidad inmensa y otros de un dolor tan hondo que jamás van a poder borrar, por más que lo intenten. Pero siguen juntos y no sé lo que piensan, pero desde fuera se nota que quedan chispas, llamas y llamaradas de la pasión que les unió cuando eran aún un par de críos. Me han regalado dos sobrinos como dos soles, un millón de momentos para el recuerdo y unos mimos y atenciones que no sé bien si merezco.


Desde aquí, Marotos, os deseo lo mejor, ahora y siempre, que sigamos teniendo mucho que celebrar y compartir y que nuestros caminos no se separen jamás, a pesar de la distancia, de los días sin vernos y de la vida, aunque se ponga bien perra, espero teneros siempre, como hasta ahora.

15 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

Como me gusto eso de:
" hermano no sólo es aquel que tiene la suerte de compartir contigo a tus padres, sino aquel que se va ganando un sitio privilegiado a tu lado, sin importarle tus fallos y apreciando tus detalles"

Sera que soy hijo único y no conozco el sentimiento fraternal, si bien he tenido la fortuna de encontrar en la vida "Hermanos de calle" (esos que darías tu brazo derecho por que hubieran salido del mismo vientre que tu).

Pero que bueno lo tuyo, ya sabia que te llevabas varios años con tus hermanos ( por otros post), lo que no sabia es que eran tantos años. Como dices: "la pequeña, la mimada, la consentida, la que siempre estuvo un poco loca", y así te imagino, no te ofendas, así soy también yo, imaginate único nieto y único hijo.

BIRA, que le lleguen de mi parte mis FELICITACIONES a "LOS MAROTOS" y que sea por muchisimos años mas.

Un gran beso para ti y el Costillo.
CarlosHugoBecerra.

BIRA dijo...

Gracias, Carlos, como siempre por tus comentarios. El sentimiento fraternal es algo único, que "algunos" se empeñan en arrastrar por el lodo. Cuando todo es como debe ser es de lo más grande y no lo cambio por nada (el amor materno y paterno ya he dejado claro que está siempre por encima de cualquier otro). A veces creo que la familia, como los amigos, deberíamos poder elegirla y no que nos viniese impuesta, no?

Mi hermanísimo y yo nos llevamos 12 años, y ahora eso no se nota mucho, pero cuando yo era pequeña, tú me dirás. Siempre fue mi héroe, el que me defendía, el que más jugaba conmigo. La relación que nos ha unido (y nos une) es especial y diferente y daría (no son sólo palabras) hasta la última gota de mi sangre por él.

Besos, Carlos, para ti y para Isabel.

idoia dijo...

28 añetes ya!! llamé a mi madre para felicitarla y estaba tomando champán en el árbol!! toma ya!! así que llamaré más tarde,que ahora voy a ver si estudio algo,porque he stado viendo el partido de España (viva la roja!) y no he hecho ni el huevo. un besote
PD: dice el bombe que te expresas genial,que por qué no estudiaste periodismo (eso me pregunto yo tb !! )

Sol solito dijo...

Que suerte tienes, muchacha....Ni lo imaginas...Besos guapa

(Sabes que cuando te leo me pareces la persona más sincera del mundo????)

Laura dijo...

Me decías esta mañana en el comentario de tu anterior post que cuando escribes sólo te salen mamarrachadas. ¡Mentira cochina! Nunca lo he pensado de ningún post, tienes para todos los gustos: de flores, de gatos, de viajes...y los más personales, como éste, que calan hondo. Felicidades a tu hermano por el aniversario y por tener una hermanísima como tú. Besos.

BIRA dijo...

IDO, felicidades también a ti, por la parte que te toca. Dile al bombe que hasta en eso me equivoqué. Y mira que ahora podía estar de corresonsal en Siberia o algo y os libraría de tremendo coñazo. Ains. Un besote, estudia mucho y no olvides que te quiero miles!!

SOL, casi a diario doy gracias a la vida por lo bueno que me ha dado (de lo malo intento pasar, aunque lo cierto es que hay cosas que no se me van de la cabeza ni a tiros). La sinceridad ha sido siempre mi "punto débil": no puedo mantener la boca cerrada, es como si me consumiera por dentro si no digo lo que pienso. Esta forma de actuar y ver la vida me ha traído más problemas que satisfacciones, pero mira, cada uno es como es. Antes muerta que callada. Un besazo!.

LAURA, eres un solete! No sabes cuánto te agradezco lo que me dices. A veces pienso que se me acaban los temas, que me repito. Pero mira, palabras como las tuyas me animan a seguir haciéndolo. Un bessíssimo!

Luna dijo...

...
cachientó!!que bien escribes condenada...(y que bien piensas y sientes)...
Yo no tengo de eso...=(..ni te imaginas lo afortunada que eres, por tenerlo y por llevaros así de bien.
Hermano es el que se comporta como tal...haya o no compartido tu misma sangre...

Bezoz ;P

BIRA dijo...

Luna, me sacas los colores! Ups.

Qué alegría tenerte por aquí, y qué ganas tengo de que termines el proyecto, por dior, por dior!!!

Un besazo guapísima!

SOMMER dijo...

A veces, querida Bira, las relaciones menos previsibles son las que más duran.

Es fantástico comprobar cómo quieres a tu hermanísimo. Yo que tengo dos hermanos sé cual es ese sentimiento.

Besos

sonia7386 dijo...

Felicidades para tu hermano Bira!!!

Yo tengo una hermana que es 8 años mayor que yo y te entiendo cuando dices que ahora no se nota pero de pequeña si. Pues cuando ellos empiezan a salir por ahí de fiesta, tu casi que estas jugando con muñecos y te quedan años para salir y así diferencias en muchas cosas. Pero ahora yo tengo 22 y ella 30 y hace años que ya no se nota y que si ya de pequeños teníamos una relacion especial a medida que pasan los años se hace mas fuerte. La verdad que no me puedo imaginar como es ser hijo único, son personas que no saben lo que es tener alguien como hermano pero en verdad para mi sería como si me faltara algo!

Y coincido contigo, no solo ellos dan alegrías sino también los sobrinos! Felicidades a ellos y un beso para ti!

BIRA dijo...

SOMMER, SONIA, este me parece uno de los amores más fundamentales, elementales y gratis (que no hay que andar buscándolo, que te viene de serie) que hay.

Es una lástima que a veces nos de vergüenza decirnos lo mucho que nos queremos los unos a los otros. Sin embargo, para ponernos verdes no escatimamos palabras. Sí, tengo suerte de tener a mi hermano. Que diría mi abuela: Dios lo guarde muchos años!!!

Besos!

R. Amaveli dijo...

Haaay que lindo hablas de tu cuñada! La neta es que yo a mi cuñada hace poco le empecé a tomar cariño así de hermanas, antes era quizá porque yo estaba más chica, pero ahora la veo como mi hermanita, recuerdo el día de mi gradación de universidad, se esmeró tanto porque mi vestido y mi peinado quedaran perfectos, cada mínimo detalle me arregló... Te mando un fuerte abrazo y espero algún día tener a alguien a mi lado por 28 o más años :)

BIRA dijo...

Amaveli, ojalá que sean no 28, sino muchísimos más. La verdad es que hemos tenido suerte y nuestros hermanos han escogido bien, porque hay cada pedorra, jajaja.

Un besote, cielo.

Di dijo...

Qué bonito! por los post se te nota que estás rodeada de mucha gente que te quiere y aprecia. Eres muy afortunada! Saludos!

BIRA dijo...

No sé si ellos me quieren (supongo que sí), pero yo les quiero muchísimo. Soy afortunada por tenerlos en mi vida, y tremendamente infeliz de tenerlos siempre tan lejos. Ains. Estoy morriñosa perdía.