jueves, 29 de mayo de 2008

Alegría!!!

Hace ya unos años que dejé España, mi país natal, para venirme a vivir aquí. Nunca me he planteado hacer un balance del cambio por temor a descubrir que no todo ha salido como esperaba, que he “perdido” más que he “ganado” o que la decisión no fue la correcta. Y si no he hecho balance hasta ahora, no será hoy, cayendo agua a mares y con el cielo tan gris que asusta, cuando me decida a hacerlo. Estas cosas las urde el diablo.


El caso es que sí me planteo en ocasiones que hay cosas que irremediablemente me he perdido y no hablaré de las personales, como el día a día con mis idolatrados Papis (que ha sido, es y será la gran pérdida) o con los amigos, o el quedar para tomar un café y charlar, charlar, charlar. Echo tanto de menos esas conversaciones que cuando me dejo caer por España creo que hay hasta quien me rehuye, por no aguantar mi verborrea sin control. Que tal parece que he mutado en cotorra y la única que no se ha dado cuenta soy yo.


No es tampoco de eso de lo que quiero escribir hoy, que no tengo el día para ponerme trascendental, sino de lo que he perdido culturalmente hablando, por vagancia, por despiste, porque intentar estar al día en el tema musical o literario español por estos lares no es fácil (y como muestra, las aventuras y desventuras del Costillo-Calamar de Cuenca, CCC, para conseguirme el Todo Mafalda, que le hubiera salido mejor ir a buscarlo en persona), que voy anotando cosas que veo por ahí que pueden interesarme para cuando vaya a España comprarlas, y después, cuando llega la hora de hacer el tan deseado viaje… esas notas nunca aparecen porque soy un desastre y en lugar de tener una libretita para esos fines, voy apuntando en aquel papel donde hice la lista de la compra (porque mira que según están las cosas hay que aprovechar el papel lo máximo posible. Y claro, como esa idea la llevo casi hasta el extremo, mis famosas listas terminan un montón de veces en el contenedor de papel, junto a los periódicos y revistas viejas que tienen allí su último destino) o en papelillos sueltos que después nunca recuerdo dónde he guardado y que aparecen, de forma inevitable, una vez estoy de vuelta.


Dejando aparte el auténtico arsenal de libros que me he ido trayendo poco a poco, el tema literario lo voy arreglando cuando nos dejamos caer por Bélgica, ya que el Fnac que visitamos allí suelen tener mucha más variedad de libros en Español que aquí, y yendo al Instituto Cervantes, que tiene una biblioteca más que decente.


En el tema musical me confieso profundamente perdida. Mi sobrinísima es una ibm para recordar artistas, temas, discos, canciones (con sus letras, por supuesto!!) y muchas veces, hablando con ella de estos temas, me doy cuenta de que lo que me está contando me suena a chino mandarín. Di tú que ahí está youtube, dior lo bendiga, para actualizarme y en eso me echo a veces horas. El caso es que ayer no sé muy bien buscando qué me encontré con un temazo que me ha enganchado como pocos, que seguramente vosotros estaréis hasta la coronilla de escuchar, pero que yo no había oído nunca. La artista es Bebe, que sí conocía, por su Malo, por la cabecera de Aída y cuatro cosas más. El caso es que ayer decidí indagar algo más en el mundo musical que ofrece esta chica y me encontré la joyita titulada “Como los olivos”, de su trabajo “Pa fuera telarañas”, con un ritmo, una alegría y una filosofía de ver la vida,el amor, la amistad, interprétalo como quieras, que me ha llevado a escucharla una y otra vez.


Y algo tendrá, porque la escucho mientras escribo estas cuatro letras y el cielo que estaba gris se está abriendo, y el día que se ofrecía tan triste me parece más alegre ahora.

Como los olivos, Bebe

Como los olivos, sudan aceite.
mi cuerpo resbala sobre tu piel,
duerme hombre tranquilo en el jardín del Edén,
que la humedad desprende sabor a miel.
Silueta de duende que duerme en mi cama,
con alma de río que quita mi sed,
riega mis senderos hasta que florezca el edén,
que la humedad es fresca al amanecer.
Te robaré algún cabello,
para amarrarlo a la trenza de mi pelo,
y si te vas me iré contigo,
sin movimiento nos perderá el tiempo.
Sobre las caderas se mueve mi falda,
con el tintineo de tu risa y tu jaleo,
y al volver la noche me tendrás mimada,
bajo una luna de cenizas plateadas,
porque sobre las caderas se mueve mi falda, mírame,
con el tintineo de tu risa y tu jaleo,
y al volver la noche me tendrás mimada,
bajo una luna de cenizas plateadas.
Porque te robaré algún cabello,
para amarrarlo a la trenza de mi pelo,
y si te vas me iré contigo,
sin movimiento nos perderá el tiempo...
Yo soy del sur, tú eres del norte,
no hablamos el mismo idioma
pero haremos que no importe.
Yo soy del sur, tú eres del norte,
no hablamos el mismo idioma
pero haremos que no importe,
porque te robaré hasta el alma,
te enseñaré a bailar,
que te voy a dar mi piel hasta hacerte enloquecer,
te robaré hasta el alma,te enseñaré a bailar,
que te voy a dar mi piel hasta pedirme más.
Yo te robaré algún cabello
Para amarrarlo a la trenza de mi pelo.
Y si te vas me iré contigo
sin movimiento nos perderá el tiempo.
Te robaré algun cabello
para llevarte colgado de mi cuello
y si te vas me iré contigo
En el camino nos sobrará destino...
* * * * *
Psst.- El vídeo se lo he tomado prestado a DianaPusky. Personalmente creo que ha hecho un buen trabajo de mezcla y regalándonos unas imágenes de verdad hermosas. Qué coño, qué llueva lo que quiera, no va a conseguir amargarme el día, hombreya!

25 comentarios:

Laura dijo...

Bira, que cerquita te siento aunque estés tan lejos. Me ha encantado tu post, y la canción. Para que veas, yo aquí en España y no conocía esta canción de Bebe. Besos.

conxa dijo...

Pues no eres la única que no conocía esa canción de Bebe, yo tampoco.
Ya sabes cuando necesites alguna cosita de aquí, solo tienes que decirlo, de una manera u otra te la haremos llegar.

Un besazo guapa.

weblara dijo...

Vaya chica, pero que haces por los nortes de todos los nortes!!
Si necesitas alguna cosita, golpe de mail y te lo mando a NL.
Tu pide bonita!

Carlos Becerra dijo...

BÍRA:

El destierro, la distancia, y la lejanía, son factores que vengo sufriendo hace diez años. Soy de esos argentinos que se fueron antes del desastre económico de mi país, simplemente me fui, ya había a esa altura recorrido medio planeta, pero igual partí.

¿ Quien sabe en busca de que ?

De Buenos Aires hice nueva tierra a 16.000 Km en Montreal (Canadá), la mayor ciudad de la provincia de Quebec, lugar muy limpio, moderno, ecologista y frió, mas me costaba mucho vivir en un país que por ser fumador ya eras señalado como mala persona.
Y extrañe mi cultura como un animal.

Un año mas tarde, luego de haber obtenido mi residencia canadiense y un trabajo administrativo en una maderera, me traslade a New Orleans (USA), la ciudad mas multicultural de Luisiana, allí me embriague con su soul, jazz, blues, la magia del Mardi Gras, y la maravillosa Bourbon Street.
Un lugar muy bonito, diría yo, seductor, donde conseguí un trabajo en una tienda de Dolce & Gabbana. Pero nuevamente, un año mas tarde y ya con mi visa de turista en USA vencida, y cansado de comer tanto arroz con frijoles rojos (red beans and ricely) me fui de allí, y seguía extrañando mi cultura como un animal.

Llego a Miami (Condado de Dade), Florida, sol, playa, lujo, mujeres. Decirlo así lo hace parecer el paraíso para cualquier hombre, no ???
Allí, luego de trabajar en unas nueve cosas diferentes, conseguí un trabajo muy bueno en una empresa Brasileña que se dedicaba a exportar aletas de tiburón de Brasil a China, adjunto a esto obtuve mi residencia norteamericana (green card), y con muy buen sueldo y cuenta de gasto a cargo de la empresa, pase tres años y medio espectaculares, viajando, conociendo mucha gente, y creciendo mucho intelectualmente gracias a manejarme en un ambiente elitista, lo que favorecia mi currículum.
Cada año se verificaban todas las green card de latinos, no cubanos, y a los argentinos nos denegaron la posibilidad de seguir trabajando en USA, pues tres de los terroristas que habían realizado el atentado de las torres en New York, habían estado viviendo en Argentina.

Por esto, y por seguir extrañando mi cultura, decidí venir a vivir a España, la madre patria de Argentina, la tierra de mis abuelos, y un lugar muy parecido humanamente a Argentina.
Aqui he sido recibido como un hermano en casi todas partes, solo en catalunya encontré algunas personas que no entienden que somos todos seres humanos, y allí es donde he tenido que recurrir muchas veces a mostrar mi currículum solo para defenderme de algún mote de "sudaca".
En estos últimos cuatro años, he vivido en Castelldefels, Vigo, Cervello, y ahora en Melilla.
Sigo extrañando mi cultura como un animal a pesar que debo reconocer que en España hay mucho de Argentina, así como en Argentina hay mucho de España.

Bíra, uno siempre añora, extraña, sufre el desarraigo.
Sera por eso de nuestros sabores, aromas, colores, canciones, sonidos, comidas, tonadas, costumbres . . . en fin, todo eso que se lleva en vena, y que pertenece a nuestro ADN y nuestra tierra.

Me encanto tu nota y como veras por lo largo de mi comentario necesitaba decir estas cosas a alguien, gracias.

BIRA dijo...

Laura, muchísimas gracias. Llevo poco tiempo con el blog, pero he tenido la inmensa suerte de "conocer" a personas maravillosas (no nombro para no olvidar involuntariamente a alguien, pero sí te digo que eres una de ellas). A veces, mientras os leo o mientras escribo (a veces pensando en vosotros, otras pienso sólo en mí, soy así de perraca) me siento "casi" en casa. Y es una sensación que se agradece muchísimo.

Conxa, Weblara, muchísimas gracias. Lo tendré en cuenta, aunque espero no tener que recurrir a eso y poder comprarlo personalmente (se nota que tengo unas ganas de dejarme caer por la tierruca que no puedo con ellas??). Y este mes de momento, nasti de plasti, hay un viaje planeado pero no a "mi" casa. A ver si con un poco de suerte puedo ir el siguiente. Tengo mamitis crónica y papitis aguda y eso sólo tiene un remedio, como os podéis imaginar. Son lo que más extraño de España. Ellos, mis amigos, el bendito idioma, la comida (!!)... no sigo que me pongo loca.

Laura y Conxa... no me habéis dicho si os ha gustado la canción!!

Carlos, muchas gracias por pasarte por aquí y, sobre todo, por hacerme partícipe de cómo te sientes, de lo que has vivido, por "desahogarte" un poco en esta, tu casa. Menudo experto en maletas debes ser con todo ese recorrido a tu espalda! Me ha encantado la frase "extrañé mi cultura como un animal". Es total y resume a la perfección el sentimiento que a veces (con frecuencia) tenemos los que vivimos alejados de los nuestros, de lo nuestro. Es como si nos arrancaran las raíces y sí, se puede vivir, por supuesto, y se puede incluso vivir muy bien, pero SIEMPRE falta algo, y esa ausencia a veces es brutal.

Te entiendo perfectamente y te deseo, de todo corazón, que en Melilla hayas encontrado tu sitio y ese trocito de felicidad que todos deberíamos tener reservado.

Un beso a todos, y gracias por hacerme sentir mejor.

Gwathadan dijo...

Fíjate qué cosas... yo tampoco conocía la canción, y es que yo soy un desastre lo mismo en España que en Honolulú (donde nunca he estado, por cierto, pero me encanta el nombre).

Cuando estoy fuera temo los días de lluvia, de tener que quedarme en casa (o peor aún: el hotel. Lo peor de lo peor). Es cuando más se echa de menos todo lo que se ha dejado atrás. Además, en mi caso, se da una extraña circunstancia adicional: yo, que siempre había detestado la lluvia, he aprendido a asociarla con esta Santander que me ha adoptado y, más concretamente, con este osezno que en ella un buen día encontré. Cuando estoy fuera y veo llover, me acuerdo de él, y los kilómetros de distancia se alargan más aún.

Pero... esos días precisamente me ayudan a apreciar mejor todas esas cosas a las que echo de menos. Y también a disfrutar más de los ratos de sol que vienen, inevitablemente, después.

Por fortuna, tú no me pareces de ese tipo de personas que necesitan que algo les recuerde lo bueno que tienen :-) Por tanto, no te hace ninguna falta la lluvia: esperemos que los días nubosos se pasen pronto y vengan el sol y la luz, a raudales... ¡Besos!

Vivian dijo...

Hola Biraa!
Llegué y estoy pasmada. (de asombrada, no de inmóvil) no sé si tú eres yo, o si yo estoy loca, pero fue como ir al espejo del baño y mirarme con los ojos bien abiertos. Esto no es un halago, nooo, me refiero a lo desordenada, a que no encuentras los papelitos cuando vas a salir, al desarraigo, al “qué coño, que llueva lo que quiera”, y a esas canciones. ¿Puedo extenderme? Ah, ¿pa’ que pregunto si ya voy como un loro?.
Antes de las canciones tenía que decir el título del blog…¡Quién me quita lo bailao’! Si lo habré dicho, sobre todo en Cuba.
Ahora las canciones (y prometo ser breve jiji) Por mi trabajo viajo muchos km todas las semanas, y como voy sola ni bien salgo de la ciudad, pongo un CD que da vueltas y vueltas, y vueltas (no soy de buscar la canción del momento, oigo lo que encuentro) y justo es de Bebé. Así que veo vacas, campos, y tarareo “Como los olivos”.
Me ha gustado muchísimo la forma original que tienes para escribir.
Ay Dios, esto parece una carta. Me iré a otro post.
Un beso.

Amaveli dijo...

Hola!
No pude ver el video :( y pues con eso de los papelitos tienes razón, no funcionan, mejor intenta con un notepad, aunque a veces jejeje no recuerdes en que folder lo pusiste XD

Saludos

BIRA dijo...

Gwatha, porque ya puedo llamarte así, eh? Ay, si al final os tendré que contar yo lo que pasa ahí! Eso me pasa a menudo. Hablo con Mamá cada día y cuando hablo con algún amigo y le cuento cosas de allá se queda como parado porque las desconocía.

A veces pienso que las “cosas” se aprecian mejor desde la distancia, y es que nunca sabemos todo lo que tenemos hasta que el tiempo o los kilómetros nos lo hacen echar en falta. Tienes razón, soy consciente de lo que tengo, aunque te diré que esas cosas que a otros les sirven para recordar a mí a veces me se agarran el pecho y, si se me permite, me desgarran el alma. Me duelen la edad (de otros), la distancia y el olvido (de algunos). En el fondo quizás no soy más que una sentimental un poco chocha.

La lluvia, casi inevitablemente, me pone triste. Me encanta cuando llueve fuerte, con ganas, con garra… una hora o dos. Pero cuando está así como que quiere y no puede y se cierra tanto el cielo y se pone tan oscuro que te hace sentirte en la boca del lobo durante días y días, se me encoge el corazoncito y quiero estar en mi España (aunque llueva, que allí la siento diferente. De hecho rezo para que ahí siga lloviendo el tiempo suficiente como para que no haya problemas de agua, ya ves, una contradicción con patas, eso soy yo), en “mi” casa, tomándome un chocolate con mis Padres y charlando de las cosas más diversas…

Y así estaba cuando descubrí esta canción, y no sé, será una tontería, pero me dio como vidilla, sabes?

Ahora, cuando llueva, intentaré acordarme de que no estoy sola y de que sois más los que os ponéis un poquillo así de aquella manera, como yo. Gracias!!

Vivian, qué alegría tu visita! Y que mensaje más lindo el que me has dejado!! Primero decirte que puedes escribir todo lo que quieras, soy todo ojos para leerlo. Ya has visto las parrafadas que suelto yo, así que comenta lo que quieras, estás en tu casa.

En cuanto al título te diré que la idea original es la frase que más digo: Que me quiten lo bailao! pero, ay, ya estaba cogido, así que yo, que soy terca como una mula y seguía con esa idea cambié un poco las palabras, pero el significado permanece intacto.

Qué coincidencia que estés escuchando ese cd. Acabo de imaginarnos a las dos a grito pelado con el tema. Ayer, mientras escribía y oía por enésima vez la canción, no paraba de cantarla, como a ratos, sin saberme del todo la letra. Los vecinos deben creer que estoy loca. Poco me importa, la verdad. Muchas gracias por pasarte por aquí y por tus palabras. Nos leemos.

Amaveli, qué alegría tenerte de vuelta y qué pena que no puedas escuchar la canción. Tampoco si la buscas en youtube? Inténtalo, porque de verdad merece la pena, ya verás cómo después de escucharla te entran ganas de cantar, de reír, de vivir!

Muchísimas gracias a todos. El día está más lluvioso, más gris y más cerrado que ayer, y amenaza estar así todo el finde, pero me lo habéis alegrado de buena mañana! GRACIAS!

anselmo dijo...

Realmente yo tampoco conocía esa canción. Problemas de centrarme en unos pocos estilos minoritarios.
A veces, estamos tan acostumbrados a nuestro terruño, que solo cuando nos vamos, vemos lo bueno que tenía y no solo lo malo como cuando se vive allí. Yo de mi tierra siempre he maldecido. Es mi pareja quien valora más mi tierra que yo mismo, pues valora la calidad de vida que nos da vivir aquí y no en otros sitios donde no podríamos comer en casa con nuestro hijo o no podríamos estar las tardes juntos.
Un saludo desde el calor a las frías tierras donde está acogida Bira.

Thiago dijo...

Bebe me encanta, tiene una voz y una sensibilidad muy especial... La canción no la conocía pero si que tiene algo.

En España tb. está lloviendo a mares, por toda la península... No se si es cosa de Zapatero o de las rogativas de la iglesia, jaaj Pero ahora los mismos que pedian dinero para trasvase, ya están pidiendo para los destrozos en las cosechas anegadas....

Pero es de robar, jaja. Bezos.

Thiago dijo...

Dios, ultimamente por donde voy me encuentro los mega comentarios de Carlos Becerra... buen poeta y generoso comentarista, supongo.

Bezos.

Di dijo...

Hola, me siento muy identificada contigo, vivimos una situación muy parecida, algún día deberíamos tomarnos un café en el messenger! Saludos wapa!

Caramelo dijo...

Bonita canción y eso que a mi Bebe no me emociona demasiado, pero si te gusta tiene una colaboración con los Delincuentes que está bastante bien, se llama: Después, del disco Recuerdos Garrapateros.
Un saludo.

Stultifer dijo...

Me he marchado de mi casa y ando dando tumbos por los Palacios Nazaríes. Llueve a veces y sale el sol a ratos. Esto es una primavera extraña junto a Sierra Nevada.

BIRA dijo...

Anselmo, la fase de negación la tuve antes de irme a estudiar fuera. Entonces entendí de verdad el valor que tiene “lo de uno”, especialmente los Padres. Que mi Madre se ponía toda loca porque yo no paraba de quejarme diciendo lo mucho que los echaba de menos y cuando iba a casa no hacía más que salir de fiesta. Pero es que saber que cuando llegase a casa ellos iban a estar allí era el cielo para mí. Son, con mucha diferencia, lo que más echo de menos de España. No hay un sólo minuto al día en que no les tenga en mi cabeza. Y eso duele, pero claro, no puedo decírselo, porque ya me dirás tú qué plan!

Tu mujer sabe apreciar lo bueno de la vida, y quizás deberías aprender un poco de ella ;-)

Iago, totalmente de acuerdo. Tiene una voz muy especial, unas letras que “dicen cosas”. Te aseguro que muchas me transmiten una energía especial, a veces tan necesaria.

Lo de la lluvia (no se lo digas a nadie) son mis continuos rezos (ni la iglesia ni Zp, lo siento, bonito) para que no se nos quede el país como si fuera un desierto. Que os quiero felices y contentos y sobraos de agua (sin inundaciones, claro, pero hijo, le pongo tanto empeño que ya ves, a las nubes se les ha ido la mano).

Di, a veces (muchas) cuando leo tus post pienso que podría haberlos escrito yo (si supiera, jaja) porque tenemos puntos de vista que coinciden en muchas cosas. A ver si seguimos conociéndonos y descubrimos que somos gemelas separadas en la infancia!!

Gracias por la recomendación, Caramelo. La escucharé en cuanto pueda.

Muchos besos para todos!!

BIRA dijo...

Stultifer... qué bien vives! Lo del clima, es lo que tiene, pero bueno tendremos que consolarnos pensando que es bueno esto de que caiga agua del cielo, limpie un poco la contaminación y nos llene los embalses, no? Que dicen que el que no se consuela es porque no quiere.

Saludos y que te disfrutes muchísimo de tu viaje.

Denis Fernández dijo...

¿Qué se siente mudarse y tener que empezar una vida nueva? Tengo 21 años y nunca he cambiado de casa. Siempre en el mismo lugar, los mismos vecinos, las mismas calles, los mismos olores. todo igual. ¿Es mejor cambiar de horizontes que mantenerse con lo que a uno le hizo bien alguna vez?

BIRA dijo...

Esa es la pregunta del millón, Denis (bienvenido, por cierto!!). Puedes sentir el todo y la nada (yo es que no suelo ser de términos medios, sabes?), pero siempre te falta algo.

A menudo tienes la sensación de estar justo donde no debes y cuando estás allá quieres estar acá y viceversa.

Creo, por otra parte, que está bien salir del entorno habitual... para saber apreciarlo en su justa medida. Si estás satisfecho con tu vida, para qué vas a tener necesidad de mudarte? Los que lo hemos hecho era porque nos faltaba algo... y sabes? ahora nos sigue faltando.

Gracias por pasarte por aquí.

SOMMER dijo...

Lo bueno que tienen los blogs es que todos estamos en la misma habitación. EStiramos las manos y podemos tocarnos.

A qué distancia está HOlanda? apenas a unos centímetros....

Besos

BIRA dijo...

Hola Sommer! Sí, en el fondo supongo que es prácticamente imposible sentirse solo en un mundo tan terriblemente comunicado. Pero soy experta en conseguir lo imposible.

Me quitaré la morriña si me lanzas un culín de sidra!

Besotes

IDO® dijo...

Aquí nunca llueve, ya que cuando lo hace, son dos gotas y media que sólo forman barro de arena. Así que la lluvia tan molesta de mi tierra (soy coruñesa) se ha convertido en una de las cosas que más añoro. ¡Quién me lo iba a decir a mí que tanto renegaba!...
Así que es fácil imaginar lo que echo de menos a las personas, mis recuerdos personales, mi simple normalidad de cada día, el aburrimiento mismo...
La distancia es difícil, pero también nos regala experiencia y fuerza y nos enseña a valorar lo que realmente importa :-)

BIRA dijo...

Tienes razón, Ido, a veces lo que tanto nos agobiaba, cuando no lo tenemos, es de lo que más echamos en falta.

La distancia enseña a apreciar más esas "pequeñas" cosas pero a veces lo cierto es que se hace bien dura de sobrellevar.

Oye, que, si no te importa, voy a añadirte a mis links, para no perderte la pista. Besotes.

forgiven princess dijo...

Ays, ays, pobre Bira.
Yo no sé que haré, pero sí es cierto que cuando paso un mes en casa de mi padre estoy deseando volver (ya sé que no es lo mismo, pero los amigos tiran que no veas)...
La canción, preciosa, y tú, si quieres un libro, mail o comentario, y te lo mandamos ;)
En fin, un besazo!

BIRA dijo...

Gracias, forgiven princess, eres un solete. Los amigos son muy importantes, mucho, pero para mí nada ni nadie es más importante que mis Padres y es que ellos son, además, mis mejores y más grandes amigos. Ojalá ellos piensen lo mismo!!

Muchas gracias por comentar y por tu ofrecimiento.

Mil besos.