sábado, 31 de mayo de 2008

"Reciclaje"

El hecho de tener un jardincillo o unas cuantas plantas bien hermosas no sólo es algo que nos alegre la vista. Da trabajo a muchos animalillos que pululan alegremente por ellas. De todos los que nos visitan impunemente a las únicas que no les tengo manía es a las abejas (que son cada día más gordas, jesús, parecen caballos!), tan hacendosas, tan lindas, con sus cuerpos tan perfectos y originales. Siempre de aquí para allá, qué digo yo, que eso sí que es ganarse el pan, eh!. Que soy una vaga y que me agoto por ir al super, que lo tengo a cinco minutos. Y ellas todo el día dale que te pego de esta flor a la otra y de aquella a la de más allá. Que no tienen descanso ni vacaciones! A las arañas, aparte de un ascazo del copón, les tengo manía, porque serán muy bonitas e interesantes sus telas, pero es lo único que me gusta de ellas. Y no sé si tendré algún trauma de infancia o qué, pero la verdad es que me descolocan y me dan un repelús que no es fácil. La plaga de "bichos verdes sin identificar" sobre los pobres rosales, aparentemente parece haber finalizado. Ya veremos.

Tenemos otros inquilinos a los que llamamos los sigilosos, porque nunca les vemos venir, pero siempre dejan algo como agradecimiento (aunque lo que dejen no sea siempre de nuestro agrado, todo hay que decirlo, pero claro, sobre gustos nada hay escrito). Son los pájaros. No sé de qué tipo ni de qué tamaño, pero sí que pasan cada día por aquí. Les oigo cantar a eso de las cinco de la mañana, cuando la luz empieza a inundarlo todo. Siempre he ido recogiendo, sin apreciarlos en su valor, todo hay que decirlo, esos "presentes pajariles" y, de forma quizás un tanto inconsciente me he ido deshaciendo de ellos.



Hace unos días, ante el descubrimiento de que uno de esos presentes había llegado a más, decidí mostrar mi agradecimiento a esas aves (entre las cuales, de seguro, no figuran las palomas, ratas con alas que no puedo soportar) y darle una oportunidad: lo extranje de la tierra y con muchísima delicadeza volví a plantarlo bajo la sombra protectora del laurel, pensando que si aguantaba unos días, le daría casa propia y, quizás nos haríamos amigos, y yo le daría alimento y agua y él, en compensación, crecería crecería hasta el infinito o más allá.



Aguantó como un campeón, así que se ha ganado casa nueva, pero no para él solito, que la soledad puede ser tremenda, y le he conseguido pareja (como podéis imaginar ha llegado por la misma vía). Los dos van creciendo, poco a poco, de la mano. El Costillo me dice que estoy algo taradita y que a ver qué pienso hacer cuando adquiera las dimensiones que se les suponen a los de su especie. Y yo digo que a ver para qué están los jardines y los parques y que se lo podemos donar al Ayuntamiento, al Jardín Botánico o a quien lo quiera (esto parece el cuento de la lechera si se ven las dimensiones que tiene la cosilla) y que me quiten lo bailao, pero que ellos y yo queremos nuestra oportunidad.

En su nidito de amor

29 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

BIRA:

Durante mi primer matrimonio viví 23 años en una casa grande, su jardín era para mi un orgullo, lo disfrutaba invierno en pastel, otoño en ocre, primavera multicolor, y verano dorado.

Luego, en los últimos diez años, he vivido en unos treinta apartamentos situados en distintas ciudades. Y no pasa día sin que añore aquel jardín, su extensión, sus colores, su alegría.

Aquello daba mucho trabajo mantenerlo en las condiciones que yo deseaba, y como tu dices, la presencia de intrusos no invitados, era constante . . . bichos, bicharracos, y bichosos.

Lo de tu solitario brote, y ahora su nueva casa con compañía, me recuerda aquello del romancero español:

"De ella naciera una rosa,
de el un espino albar,
crece el uno, crece el otro,
pronto se van a juntar,
las ramitas que se alcanzan
fuertes abrazos se dan . . ."

Atte.
CarlosHugoBecerra

Laura dijo...

Que historia tan bonita, y que foto tan encantadora los dos juntitos. Claro que merecen su oportunidad, y cuando crezcan ya se verá. Besos.

Thiago dijo...

Pues si que son unos buenos presentes, yo pensé al principio que hablabas de las ejem ejem... cagadas.

Tu y tu amor a las plantas y gatos me encantan. Lo peor de los bichos de jardín es tener que andar exterminando hormigas, babosas.. y tal me siento como si fuea un nazi en un camcpo de concentración, pobres animalitos.. Pero claro, hay que escoger, o plantas o bichos.

Bezos

BIRA dijo...

Hola Carlos, qué gustazo un jardín tan grande, aunque no quiero ni imaginarme el trabajo que da. La Madre Costillo tiene uno inmenso y tiene que trabajar muchísimo para tenerlo al día. Lo nuestro es más pequeño, pero suficiente, porque no soy muy experta con las plantas...

Gracias por pasarte, por tus comentarios de los que siempre aprendo algo y por recordarme esos versos. Besos.

Laura, reina, eso mismo pensé yo. Si se hacen inmensos (ojalá) siempre los podemos donar a algún parque o a algún particular, o "cargárselo" a la Mamá Costillo, como hizo el Hermano Costillo con su gata cuando no pudo atenderla, jeje. Pobre mujer, que ella termina tirando de todos. Besotes, guapa!

Iago, las cagadas, jeje, son los presentes que también dejan pero no nos gustan. Pero bueno, como la vida: una de cal una de arena.

A las hormiguitas las dejo vivir, pero si veo una araña me pongo loca, porque las requetecontraodio. Y tuvimos una plaga en los rosales que no se veían las ojas de la bichada verde que había. Qué asco, por dior. Afortunadamente, parece que se han ido con la música a otra parte. Vuelvan ellos cuando la abuela de mi Madre! Besotes

Buen finde a todos!

Vivian dijo...

Hola Bira
Hoy había decidido esconderme y no decir ni muu, pero como dicho accionar va en contra de mi naturaleza… ¡No me pude contener!
Otro punto en el que coincidimos, las plantas. Soy loca a ellas, mi ex (el difunto) decía que era mejor invitarme a cenar que a un vivero. ¡Regreso llena de bulbos y cuánta cosa encuentro! Los bichitos me molestaban mientras no tenía la cámara, ahora me encantan que aparezcan; incluso tengo una oruga que me está comiendo todo jaja (esto es verdad, está en el blog) pero como está cerrando la margarita donde vive la he dejado pa’ ver si logro alguna foto Nóbel juasss, y una araña que tiene a mi madre harta porque le da vergüenza con sus amigas la tela que ha hecho. (Te estoy contando cada bobería que me río, pero es mi forma de hacer terapia)
Creo que esa maceta no soportará tantas raíces, así que ve pensando pa’ dónde los vas a llevar. ¿Quién es El Costillo, o qué es? ¡Cuéntaaaame!
Ahora me iré a dar un paseito porque la tarde pinta lluviosa. Las fotografías te quedaron tiernas, y me ha gustado mucho el romancero que dejo Carlos y su historia, 23 años de casado es de admirar.
Un beso grande, y buen fin de semana.

BIRA dijo...

Vivian... pero por qué tienes que esconderte, mujer. Puedes decir lo que quieras, que sabes que tú y tus palabras sois bien recibidas!!

Lo de los bichitos no es sólo por las plantas. Es que los bichines pequeños me pueden. Siempre digo que les tengo más miedo a los pequeños que a los grandes. A lo mejor influye que soy presa fácil de sus picaduras. He amanecido algún día con CUARENTA Y UNA!! Y no puedo con ellos. Eso sí, los veo en tus fotos y me encantan, pero mejor ahí que en mis plantas, jeje. Qué morro tengo!

Lo de las raíces ya está pensado. En cuanto crezcan más ya hay otra maceta dos veces más grande esperándolas. Y cuando esa no sirva habrá que comprar otra más grande. Eso suelo hacerlo cada año, cuando llega la primavera hacemos mudanza de tiestos. Es la pena de que las pobres no estén plantadas en tierra-tierra, pero ya, la vida moderna es lo que tiene!

El Costillo es mi marido, reina.

Ah, si te parece admirable lo de Carlos, te diré que mis Papis llevan la friolera de casi 53 años casados. Cómo te ha quedado el cuerpo?

Me encantan tus visitas, así que please, no dejes de hacerlas.

Un besazo!

Di dijo...

Bira cada día estás peor! emparejando plantas! jajaja. Voy a contar una cosa... Un día en la casa de campo de mi padre, me dió por mirar las macetas y veo que en una junto a otra planta, hay una super tallo de maría. Y yo escandalizada voy y le pregunto que si no sabe que eso no se puede tener, y va y me dice que ha salido sólo, que las semillas las habían traido los pajarillos...Lo curioso es que en el piso en plena ciudad, en la jardinera ha brotado otro tallo... Yo no sé que pensar, igual soy mal pensada pero me decanto más porque han sido otros visitantes distintos a los pajarillos....
Saludos y que te sea leve el domingo!

IDO® dijo...

No temas, en "cautividad" no llegan a alcanzar sus dimensiones naturales, pero vas a tener que buscar una maceta enooooooorme, para cuando extiendan sus raíces :-D

BIRA dijo...

Yo estoy mal, Di, pero tú eres una mujer de poca fe! Sabes la de cosas que los pajarillos pueden traer en sus picos? Si tu Padre dice que fueron los pájaros, ten por seguro que fueron ellos (pueden tener alas o no, pero pájaros son seguro, jeje).

Buen domingo para ti también, reina.

Bienvenida, Ido. Es un placer tenerte por aquí. Lo de las raíces sé que traerá cola, pero todavía son muy pequeñines y mientras yo disfruto como una enana. Y mira, si se ponen grandotes antes de tiempo y no hay forma humana ni divina de donárselos a nadie, una noche cualquiera, sin luna llena, por supuesto, me cojo un pico y una pala y me voy al parque más cercano. Los planto en un lugar apropiado y aquí paz y después gloria, que no?

Y algo así tendré que hacer con los laureles, que están creciendo que se pasan, y el grande ya tiene no sé cuántos hijitos que no sé qué voy a hacer con tantos. No vamos a ganar para macetas!!! Igual tengo que hacer una colecta entre mis amigos, reales y cibernéticos.

Un besote.

Dita Ciccone dijo...

qué bien, todo un espacio para el esparcimiento, tuyo, y de tus inquilinos...
jeje
Besitos

Carabiru dijo...

Oh! unos roblecitos!!

Molan! los árboles de los druídas, jejejeje.

Lo bueno de las arañas es que se comen otros bichos mucho más molestos y perniciosos.
No pagan alquiler, pero al menos colaboran, :P

BIRA dijo...

Sí, Dita, la verdad es que nos lo pasamos todos bastante bien.

Las arañas, las arañas... valeeeeeeeeeeee, lo acepto, tienen su tarea. No las mato, porque me dan yuyu, que lo sepais, pero ya que todos estáis a favor de estos "simpáticos" bichitos, no me quedará otra que mirarlos con cariño, poco, pero mejor que nada es, no?

Besos!!

Anónimo dijo...

Hola Bira: he entrado en tu blog y he visto la pareja de diminutos (bueno, ya no tanto)brotes que asoman uno al lado del otro. Es un buen ejemplo de cómo dos son más que la suma de 1+1, aunando fuerzas seguro que llegarán hasta el infinito y más allá.
Pero he entrado en tu blog, sobre todo, porque tenía muchas ganas de decirte hola, mandarte un abrazazo y todo mi cariño desde tierras extremeñas pero con corazón Berciano, aunque no sé si te acordarás de mí, :)(soy Cari). Me ha hecho mucha ilusión tener noticias tuyas, y aún más la posibilidad de mantenernos comunicadas. No soy muy constante pero cuando entro en el blog de Haquiles lo disfruto un montón. Haré lo mismo con el tuyo y en un futuro espero animarme a construir mi propio Blog de locuras y aventuras. Bueno, guapa, besazos enoooormes.

weblara dijo...

Que bien saber que compartimos la misma afición, me encantan las plantas, tengo el patio que parece una minúscula porción del amazonas, incluso tengo una planta que hasta hace poco estaba en peligro de extinción y los holandeses decidieron cultivarla de nuevo para que no desapareciese.
Por cierto, me encantan tus roblecitos.
Besucos!

Vivian dijo...

Biraaa
Te contesté en el relato de Petrona. BESITOS.

Stultifer dijo...

El día menos pensado eres capaz de comprarte para ti sola un jardín botánico entero.

BIRA dijo...

Cariiiiiiiiii!!!! Hija de mi vida, pero cuánto tiempo hace! Cómo se te ocurre que me he olvidado de ti, mujer, el que no nos veamos desde hace tiempo (no pensemos cuánto, que nos hará sentir viejas) no quiere decir que nos olvidemos de personas con las que hemos compartido.

Me ha hecho una ilusión tremenda el habernos "reencontrado" ahora que no se pierda el contacto. Hazte el blog, mujer, que quiero saber de ti, de tus cosas, de tus andanzas por esas tierras.

Un besote inmenso, Cari!!

Weblara, creo que coincidimos en bastantes cosas. Yo no tengo más porque soy torpe, pero si por mi fuese esto sería como esos patios andaluces (sin geranios, please) tan hermosos, coloridos... ains. Estos holandeses siempre en tareas imposibles. Besotes.

Vivian, me paso ya mismo a leerlo. Bicos mil.

Stultifer, corazón, no me alcanza el presupuesto, pero por ganas... Eso sí, de tenerlo, os ibais a "jartar" de fotos de plantas, jajaja. Un besazo.

anselmo dijo...

Bonita planta. ¿Se fuma? jajajaja...Un saludo que ya he "volvido" del finde

anselmo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BIRA dijo...

Hombre, Anselmo, fumar no sé, pero si quieres probar, el próximo regalito que dejen los pájaros te lo guardo y lo reservo para tus fumadas de fin de semana, jaja. Me alegra saberte de vuelta. Todo bien?

Besos

conxa dijo...

Bira, a mi los pajarillos no me traen esos presentes, eso si me dejan el balcón hecho pena, pero nada más!!!

Di: a mi me creció una planta preciosa de Maria, y era cortesia de los cañamones que hay en la comida de los pajaros,vamos que no vale para fumar, solo para hacer bonito, pero no se si se lo creería la policia. Aunque es preciosa la planta de la Maria.

BIRA dijo...

Ay, Conxa, es que a lo mejor me todo lo bueno me lo dejan a mí, jeje.

La planta de María me parece preciosa. Una vez tuve una, más por curiosidad que por otra cosa, y la gata de mi compañera se la comió. Andaba loca antes así que no os digo cómo se puso después... Creo que tengo algunas fotos por ahí. Buscaremos, buscaremos...

Denis Fernández dijo...

Le tengo más miedo a las abejas que a la muerte y a la oscuridad. Son mi gran terror. Son buenas pero malas.

BIRA dijo...

Denis, qué tierna y sincera me ha parecido tu confesión. Pero no son tan malas,hombre... bueno, salvo que seas alérgico a ellas o algo así. Hay bichos mucho peores, no?

Un besote... y te confieso que yo también tengo miedo a la oscuridad, a veces.

Thiago dijo...

Cari, no has posteado desde el sabado...? me parece que ya tienes mucho trabajo con leer tantos blogs y cometnarlos todo.. Es el peor peligro de bloguear... buscamos los comentarios y luego tener tantos nos quita tiempo..

Mira Carlos Becerra siempre tan generoso en sus comentarios...

Bezos.

Di dijo...

Hoy ya he pasado lista y voy a tener que avisar a tus padres porque hoy te estás retrasando mucho y encima no tienes post nuevo!! te voy a tener que regañar!!
Saludos wapa!

BIRA dijo...

Iago, Di, sabéis qué pasa? Que hay gente por el mundo con tantas cosas que decir, y lo hacen (hacéis) de una forma tan adictiva, que la mayoría de los días prefiero leeros a escribir yo algo.

Además, por motivos que ahora no vienen al caso, hay los temas que más me machacan estos días no sé si quiero exponerlos en un blog... o en otra parte. Terminarán comiéndome!!

Estos días están siendo un poco así, "de aquella manera", muchas cosas en la cabeza, el cielo demasiado gris pero un calor infernal, y a una que no le hace falta mucho para comerse el coco... ya tenemos montado el sarao!

Me paso horas leyendo blogs aquí y allá y he encontrado personas, como vosotros dos y otros muchos que sería muy largo enumerar (y correría el peligro de olvidarme a alguno) que siento ya como de casa. Y una puede tener su casa sin arreglar, pero no puede dejar de acudir a visitar a un amigo. No?

Mil besotes.

y voy por la segunda ronda, que al hacer la primera (madrugadora que es una) muchos no habían publicado... ejem, ejem.

Más besos!

Amaveli dijo...

Ahora mismo mi madre anda afuera de la casa cortando la rama de un nogal, es del vecino pero se cuelga hasta aca a mi casa. Cuando iba a salir a cortarla me dijo -"Voy a salir a cortar una rama, si escuchas que algo se cae sales a ver si fuí yo o la rama" XD XD y le respondí -"Y ¿que quieres que haga? ¿que te levante o que me ria? XD XD

Mi madre también tiene un hermoso jardín, yo de plantas no sé mucho, pero veo que lo que mi madre siembra y todo crece, tenemos mangos, limones, guayabas, duraznos, papayas, misperos, toronjas, naranjas y no se que cosas más se me escapan a bueno plantas de chiles también, todo eso en el jardín, mas bien parece selva jeje :p

BIRA dijo...

Uff, Amaveli, qué trabajo para tu Madre! Yo tengo sólo algunas plantas, y a veces me desespero si las cosas no van como yo quiero. Así que no me imagino la tarea que tendrá ella con tantas cositas que atender.

Besos.