lunes, 26 de mayo de 2008

Sueños rotos

A pesar de la triste frecuencia con que aparecen en prensa noticias como esta, cada vez que leo algo sobre cayucos, sobre la muerte de alguno de esos soñadores, se me encoge el alma al pensar la situación en la que viven estas personas en sus países, que les arrastra a poner en riesgo su vida en busca de un futuro mejor.
Después de vivir en condiciones infrahumanas, de trabajar hasta la extenuación para conseguir el dinero que les pedirán los malnacidos que forman las mafias por viajar en condiciones que no imaginamos ni para las bestias, llegarán, con suerte, a la costa. Y es que son muchos los que se quedan en el camino, tantos que ni siquiera sabemos la cifra real. Llegan a nuestras costas, digo, y no sabemos qué hacer con ellos. Muchos serán repatriados (habiendo perdido todo, hasta los sueños), otros internados en centros sociales y otros conseguirán, tal vez, empezar a labrarse el sueño que les ha movido a hacer semejante travesía.



Cuando pensaron en dejarlo todo para venir a la vieja Europa seguro que no imaginaban que aquí se les mirará diferente, por su color de piel, entre otras cosas. Tampoco que para muchos ni siquiera tienen el rango de seres humanos. Y serán ciudadanos no de segunda, sino de la última clase, sin apenas derechos sin apenas opciones. Con “suerte” conseguirán trabajo, el que los nacionales no queremos hacer, por sucio, peligroso o mal pagado. Y lo harán por cuatro perras, porque siempre es mejor ganar esas cuatro perras que no ganar nada. Y poco a poco irán viendo que nada es como habían soñado y que han hecho un viaje infernal para nada y que todos los proyectos y sueños que se habían forjado se quedan en agua de borrajas y que tendrán que volver a casa con las manos vacías y, lo que es peor, con el corazón roto.



Mala solución tiene el asunto, quizás pase por dar más ayuda a los países de origen, pero ayudas que no se queden sus gobernantes sino que realmente fomenten la creación de empleo. Nada hay más triste que tener que abandonar la familia, la casa y el país de uno por obligación (ya que es bien duro hacerlo porque uno quiere). Y estoy segura de que si tuviesen opciones a un trabajo digno, no ya para hacerse millonarios, pero sí al menos para mantenerse y alimentar a sus familias, muchos serían los que se pensasen dos veces lo de cruzar el estrecho.



Quizás también ayudase erradicar de raíz las mafias que trafican con estas personas como si de ganado se tratase, así como de los empresarios que se aprovechan de la situación de estas gentes para ganar más dinero sin apenas costes.



Pero no nos engañemos, mientras a los “grandes” les interese que existan peces pequeños que devorar, sólo se pondrán parches que, si bien no solucionan el problema, al menos consiguen callar algunas conciencias.
* * * * *
EDITO.- No se puede tener una cabeza como la mía si se quieren hacer las cosas medianamente bien. Había pensado un vídeo, de un tema que me encanta, para acompañar a esta entrada. La leí, releí y publiqué... sin volver a acordarme del vídeo hasta que Sonia me ha hecho un comentario al respecto. Soy lo peor. En fin, aquí el vídeo.

16 comentarios:

Laura dijo...

Hola. Totalmente de acuerdo en todo, sobre todo en lo de acabar con las mafias. Es muy triste que se den situaciones como estas continuamente. Saludos.

sonia7386 dijo...

Cuanta razón tiene tu post, y es que es muy triste estar en esa situación porque muy al límite tienen que estar en su país para venirse aquí, y para después de ver las posibilidades de trabajo y los trabajos a los que pueden acceder, se queden porque siempre lo mínimo aquí, allí es un mundo.

Me has recordado una canción que habla sobre ello, pero ahora mismo no me acuerdo ni de la cantante ni del título de la canción, aun así si quieres saberlo te digo porque la tengo en el otro ordenador.

Saludos!

Thiago dijo...

Cari, no hay derecho lo que hacemos con Africa... Despues de explotarla la dejamos a su suerte y ahora pasa lo que pasa. No tienen que comer ni beber y aun encima no los dejamos entrar en Europa. Restrigir el paso de los seres humnanos es de lo mas ruin que se puede hacer...

Bezos.

conxa dijo...

Obviamente, si hubieran ayudas a los paises de origen, no tendría porque salir, porque no salen por gusto desde luego.

Y no solo los africanos, estan los que vienen de india, Pakistan...etc.etc...
Yo me desespero ante esto. A los gobiernos les preocupa de que manera van a afectar nuestra buena vida, y en ningun momento la vida de ellos. Cada ves estamos mas deshumanizados.

BIRA dijo...

Apoyo lo dicho por cada uno de vosotros. Nos estamos deshumanizando, somos cada vez más individualistas y si ya hace tiempo que dejó de importarnos lo que le pasa al vecino del quinto, qué demontres va a preocuparnos lo que les suceda a los "negritos". Conxa, tienes razón, no he hablado de los "otros" emigrantes, pero África me duele especialmente. Claro que la situación es extensible a todos ellos.

Iago, muchas veces he dicho que pienso que el problema de África empieza en cómo se dividieron los países tras la colonización. Esas fronteras son imposibles y las más irreales del mundo mundial, y luego pasa lo que pasa.

Sonia, era esta la canción? Quería bajar el vídeo con mejor calidad, pero no me dejó copiar la dirección. La Mari me encanta, y esta canción me parece muy, muy especial.

Laura, cielo, lo de las mafias es, junto a la inoperancia de los gobiernos "pudientes" lo peor de este asunto. Porque, vamos a ver, quién estando en la sitaución que están ellos, no lucharía por un futuro mejor?

En fin, no pretendo arreglar el mundo (qué más quisiera), pero hay cosas que son sangrantes. Quizás algún día nos demos cuenta de eso.

Gracias por pasaros.

Stultifer dijo...

Si tienes tres minutos escucha esta Nana que puede resumir brevemente muchas sensaciones de las que hablas.

weblara dijo...

Me provoca una profunda tristeza todo esto que ocurre con los inmigrantes africanos.
Son cruelmente engañados por los cabrones de las mafias, que no tienen sentido de la dignidad ni del ser humano.
De a cuerdo contigo.
Besucos!

Sol solito dijo...

Es cierto que la persona que abandona todo y pone en peligro su vida para tener algo que llevarse a la boca tiene que estar en la desesperación más absoluta. Tiene que ser tremendamente duro. Tanto, que yo creo que nadie de nosotros, por mucho que lo imagine, puede hacerse una idea. Besos

Dita Ciccone dijo...

qué penurias, desde luego que los humanos nos lo guisamos y nos lo comemos solitos, eh???
qué mal nos lo montamos...

Luna dijo...

Nada más se me ocurre para añadir a tus palabras, si acaso sumarme a lo que dices....
No alcanzo a imaginar el miedo,la desesperación...el llanto...lo que sufre toda esta gente q sale de su tierra en busca de lo desconocido....

Propongo meter a lo mafiosos, no en la cárcel..si no en un cayuco...en mar abierto..mar no..océano...Atlántico enfurecido..para q sufran en su pellejo malnacido el terror...

Lo se, la venganza no es sana..pero visto lo visto...a veces ...

Bezoz princesita floreada ;P

anselmo dijo...

Esto no tiene solución: desesperados que buscan una nueva vida, mafias que se aprovechan de la gente...y luego vienen aquí y se dan cuenta que no se atan los perros con longaniza. Aunque hay otros que agradecen qeu su vida no esté en peligro continuo por una guerra tribal.
De todas formas, soy pesimista con el ser humano, no vamos a cambia rjamás.

BIRA dijo...

Stultifer, la nana y las imágenes me han puesto los pelos como escarpios. No son "fáciles" de ver, la verdad. Pero te agradezco que me hayas puesto ese enlace. Por cierto, cómo haces para poner enlaces en los comentarios? O es secreto sumarial? Un beso.

Weblara, esa es la parte que más duele: que hay "seres" que se están enriqueciendo a costa de la desgracia de estas personas.

Solito, más razón que un santo. No puedo ni imaginar en qué condiciones viven para llegar a este extremo, como tampoco la desilusión que han de llevarse cuando llegan a la "tierra prometida".

Dita, creo sinceramente que el ser humano es el único "irracional" de los que habitan el planeta. Somos peor que las bestias.

Luna, cielo, la venganza no es sana pero a veces uno no puede evitar pensar en ella. Aunque claro, si realmente tuviésemos la oportunidad de hacerlo, creo que muchos no nos atreveríamos a darles su misma medicina. En algo tenemos que diferenciarnos de esa gentuza, no?

Anselmo, tienes razón en lo de las guerras: mejor pasar hambre y penurias en un lugar donde al menos no hay una mina esperando a llevarse tus piernas... En lo del ser humano, en cambio, te contradigo: sí que va a cambiar, para peor, me temo.

Gracias por pasaros y que tengais un buen día!

Di dijo...

Creo que muchas veces dejamos de ser humanos...
En semana santa mi padre una noche subió con una película de dibujos animados, y me dice... Mira me ha parado un negrillo, me ha dicho que no tenía para comer y le he dado 5e y él me ha dado esta película, vengo malo...
Ya lo difícil no es llegar, sino sobrevivir una vez que han llegado.
Mala solución tiene el asunto, porque los ricos no van a querer renuciar a serlo más, aún a sabiendas de que es a costa de los pobres.
Saludos!

Thiago dijo...

Cari, siento haberte dado el día. Pero ya te decía ayer que ambos habiamos tenido una sensibilidad pareciada ayer a los problemas del tercer mundo.

Gracias por tus generosos comentarios siempre. Me alegra mucho tenerte cerca, aunque estes en Tulipandia jajaja. Bezos.

sonia7386 dijo...

Así es Bira, esa es la canción que te comentaba y de la cual no recordaba el nombre jejeje no destaco por tener buena memoria que le vamos a hacer.

La canción esta de chambao me gusta mucho y además se nota que esta muy bien hecha y contando la realidad.

Besos

BIRA dijo...

Eso es Di, que hay cosas que nos parten el alma y poco o nada podemos hacer para cambiarlas.

Iago, cielo, no es tu culpa. Tu post de ayer fue realmente bueno (ya sé que me gustan casi todos los que publicas pero el de ayer fue más lejos, y llegó a removerme todo, hasta la conciencia). Sé que el amor que siento por mis Padres raya lo irracional y por eso te hice semejante comentario. No puedo evitarlo. Y quizás haya pecado de cruel, ya que decir lo que dije en mi blog y luego hacer ese comentario podría pensarse contraproducente. Pero es que incluso si mis órganos sirviesen para que ellos viviesen más, no me importaría morirme. Es cruel y egoísta, lo sé, pero este es un punto en el que no razono muy bien.
Te quiero mucho, galleguín, así que no te librarás de mí fácilmente.

Sí, Sonia, esa canción es genial. La verdad es que la voz de La Mari me encanta, y la dulzura que desprende, y en la canción dicen verdades como puños. Me transmite alegría, y ojalá también se la transmita a algunas de esas personas que están viviendo tan dura situación.

Saludos y besos a diestro y siniestro. Y gracias a todos por pasar por esta, vuestra casa.