jueves, 24 de abril de 2008

El "libro chico"

Ayer fue el día del libro (yo, como siempre, con mis noticias de última hora).

Muchos fueron los blogs que hablaron de ello. Yo, que me considero más bien poca cosa a la hora de escribir, decidí no poner nada y dedicarme a leer lo escrito por otros. Valeeee, también podéis pensar que una es vaga y que, para más inri, no va sobrada en imaginación. Lo asumo.



Dik Bruynesteyn

Aloys Oosterwijk

Willy Linthout

Willy Lohmann

Minck Oosterveer


Aunque no tengan dedicado un día al año, como los libros, y desde la perspectiva de alguien que reconoce no saber dibujar la “o” con un canuto ni ser un derroche de imaginación, los cómics me merecen la consideración de arte.


Ole Comoll Christesen

Adri van Kooten y aquí.

Peter Snejbjerg

Simon Spruyt

Además de todas las virtudes que os he ido relatando, la constancia brilla por su ausencia en mi persona. Me entusiasmo fácilmente con las cosas, pero así como me vienen se van y dejan de interesarme al poco tiempo. Nunca he podido ser “fiel” a un hobby, seguir con la misma colección de cosas durante mucho tiempo, juntar toda mi paciencia para ir acumulando tesoritos que me hagan feliz sólo con contemplarlos.

Lewis Trondheim

Lecctr

Hein de Kort

Mark Hendriks

El Costillo es muy diferente. Es un auténtico fanático de los cómics. Y por eso, de vez en cuando nos largamos (porque yo a eso de viajar y salir y ver cosas me apunto sin que me tengan que insistir mucho) a alguna feria que otra. Estos lugares son otro mundo. Para empezar, me sorprende la cantidad de gente con “facilidad” para dibujar. Las jornadas maratonianas de los autores firmando sus obras y, especialmente, de los dibujantes haciendo lo propio pero no sólo estampando su firma sino dejando un pedacito de alma en cada dibujo que regalan a sus seguidores. A veces las colas son interminables, como sucede cada vez que Gradimir Smudja se deja caer por estos lares. Este hombre merecería un blog para él solo. Me encanta su forma de dibujar, sus cómics son chulísimos y además, podría pasarme horas y horas viéndole trabajar. Que parece que sólo hace líneas y cuando menos lo esperas, zas!, ahí aparece la forma de alguno de sus personajes. Cuando le vimos por primera vez (y después de hacer una cola cuya longitud prefiero olvidar), por ser española nos dibujó un hermoso Quijote que aún me tiene sin aliento.


Gradimir Smudja, con nuestro Quijote
Post sobre el autor, en blog español


Jeroen Steehouwer

Kristof Spaey


El ‘especialista”, como digo, es el Costillo, así que mi función en las ferias se resume a marujear todo lo que puedo y algo más (en estos sitios, además de cómics y todo lo que tiene que ver con ellos, puedes encontrarte con personajes reales que parecen haber escapado del papel), observar cómo dibujan los diferentes artistas, hacerles fotos cuando nos están dibujando algo para nosotros, buscar (casi siempre sin éxito) esa joyita especial que necesita el Costillo para terminar aquella colección y que es sumamente difícil de encontrar, que está descatalogado y que sólo hay diez ejemplares en el universo.... Y no sólo en perfectas condiciones, no, no, sino que además voy soñando con que el precio no será desorbitado y haré de mi chico el hombre más feliz del mundo. Aunque sólo sea por unos momentos. De ilusiones vive el tonto los cojones, que dicen en mi tierra.

Oliver Paques

Martin Lodewijk.
Post interesante en español, aquí.
Dejo para el final dos joyas, una por su aspecto de playboy y al otro porque ha sido el único dibujante español que me he encontrado por estos lares. Por cierto, tanto él como su hermana son encantadores y a él es un placer verle dibujar.

Hanco Kolk

Francisco Ruizgé

Desde autores consagrados a jóvenes talentos, pasando por peques que acompañan a sus padres y se entretienen aprendiendo a dibujar o haciendo puzzles o simplemente observando el trabajo de los dibujantes, no siempre apreciado en su justa medida. Me encanta cuando vamos a ferias donde hay muchos niños, no porque les tenga un aprecio especial, que no es el caso, sino porque me parece interesante que a los peques les enseñemos algo diferente a las consolas (que tienen su punto, pero dejan de ser constructivas cuando se convierten en el centro, en la única diversión). Mejor que aprendan a leer, a dibujar, a imaginar, a soñar..., no?
Después de haber disfrutado de todos estos "monstruos" en acción, la única pena que me queda es no haber podido ir a la Feria del Cómic de Barcelona, y es que allí estaba mi adorado Quino, el papá (entre otras mil maravillas) de Mafalda.

3 comentarios:

haquiles2001 dijo...

hola mija¡
yo de comic se más bien poco,pero me encantan,porque hay algunos que son auténtias obras de arte,me acuerdo de Dino siempre que veo algo de Tintín y de tí siempre que veo algo,punto.
te quiero miles,ya lo sabes

BIRA dijo...

Tú tranquilo, que cuando vengas a vernos, si vienes con ganas de aprender (o si llueve mucho y no podemos hacer otra cosa que estar en casa) tendrás oportunidad de "culturizarte" con la peazo biblioteca que se tiene montada el Costillo.

Yo también te quiero miles, y cada día más, que diría la Pantoja.

idoia dijo...

hello!!! pues por aquí ando,de vuelta al hogar,haciendo tiempo hasta la hora de la comida,que tengo un hambre, que creo que hoy voy a comer como los ingleses, jeje.a ver si coincidimos por la tarde en el messenger!! muaaaaaaaah