miércoles, 30 de abril de 2008

Koninginnedag - Día de la Reina

Como cada 30 de abril desde hace un porrón de años, Holanda celebra el Koninginnedag, cuyo origen fue la celebración del cumpleaños de la reina Juliana (la reina anterior). La soberana actual, Beatrix, cumple años en enero, pero claro, hacer celebraciones al aire libre en Holanda por esas fechas es prácticamente imposible. Así que, como la fecha coincide con la de su coronación, se sigue celebrando este día. Lo primero a destacar es que hoy es fiesta (y mañana como es la Asunción, también), así que en Utrecht las celebraciones empiezan a las seis de la tarde del día 29 y para los más atrevidos se alarga toda la noche y el día siguiente (esto no es igual en todo el país, vamos, que en algunas ciudades empieza la noche antes, pero en otras se celebra sólo el día 30). Nosotros ya no estamos para esas cosas y, además, el clima no está acompañando mucho (que yo he vuelto helada), así que hemos salido tan sólo a dar un voltio. En todos los monumentos de "altura" (torres y demás) del país ondean las banderas de Holanda y la Casa de Orange (casa real holandesa), los escaparates de las tiendas se tiñen con los colores de la bandera (rojo, azul y blanco) o el naranja (de la casa real). Hay gente que se lo curra mucho, y otros que piensan que poniendo los precios en naranja han cumplido y se ven así como bastante más cutres.
La familia real, casi al completo, visitan cada año un pueblo o ciudad diferente, donde se organizan juegos, concursos, conciertos y demás parafernalia cultural (o semi, en algunos casos).



A mí personalmente lo que más me gusta de este día es el Vrijmarkt (un rastro, vaya), costumbre que arranca de 1981 y que consiste en que los vecinos de algunos barrios sacan a la puerta de su casa todaaaaaaaaaaas esas cosas que vamos acumulando con el paso de los años y que muchas veces no sabemos qué hacer con ellas, ni porqué las hemos comprado (es más, ni porqué oscuro motivo las conservamos!) y montan puestos al estilo más friki que os podáis echar a la cara. Yo en mi vida he visto tanta mierda junta. También es cierto que si madrugas y te vas fijando mucho (pero muchooooooo) puedes encontrar alguna cosa interesante (objetos antiguos, muebles también más viejos que Matusalén pero todavía bonitos y en buen estado y cosas de ese estilo).













Algunas imágenes del mercado y de cómo colocan los puestos a las entradas de sus casas.

















Tazas, platos, vasos, cafeteras, ordenadores más viejos que Bill Gates, ropa (sobre todo de niños), comics, revistas, zapatos, objetos de decoración rescatados de la prehistoria, bizcochos, cakes, muffins, libros... todo eso y mucho más son los objetos que uno se va encontrando a lo largo del paseo.




Muchos son los que salen semidisfrazados y el naranja se convierte en el color predominante: desde el que sólo lleva una prenda de este color al que va que parece pariente de Naranjito. El miedo al ridículo se queda en casa, guardado bajo siete llaves. Nuestros "bichines" de compañía tampoco se libran, aunque este estaba bien gracioso. Estos dos son los que me han parecido más originales.


















Los niños disfrutan haciendo de pequeños vendedores ambulantes, montando concursos para sacarse unos eurillos o, para mí la que se llevó este año la palma, montando un chiringuito donde, presuntamente, te adivinan el futuro. Para los más peques hay una parte especial reservada y allí junto con sus mamás venden antiguos juguetes, libros ya leídos, puzzles y peluches que les han acompañado durante un corto periodo de tiempo. También los hay que venden raciones de bizcocho, o muffins o café o zumo, o refrescos. Desde hace algunos años no está permitida la venta de alcohol (imaginad que antes sí era posible y a precios casi irrisorios, por lo que las tajadas del personal eran de campeonato). Nos encontramos hasta un puesto con múltiples variedades de café, entre las que se incluía el Nespresso. Al Cloney no le vimos. Una pena.






















Hay música en vivo casi en cada rincón, desde grupos que tocan en escenarios semiprofesionales, a nenes que, aprovechando esas aburridísimas clases de música a las que los envían sus padres, deciden sacar algo de provecho tocando algún instrumento en plena calle. Algunos son francamente malos, todo hay que decirlo, pero le ponen tanto entusiasmo que casi hasta te dan ganas de aplaudirles. Claro que después te arrepientes, no les vaya a dar por seguir tocando sin fin. Aparecen DJ,s como setas en otoño, hay fiesta en cada bar. Otros se buscan la vida haciendo juegos, como el típido de ponerte a disposición de que alguien, a cambio de unos euros pueda tirarte huevos a la cara, o los dardos, o conseguir sacar la manzana del cubo sin cogerla con las manos. La imaginación es libre y cada uno aporta su grano de arena.
























Para que os hagais una idea del cotarro que se monta, deciros que se calcula que serán entre trescientos mil y cuatrocientos mil las personas que se acerquen a Utrecht para disfrutar de este día. Depende, como casi siempre, del tiempo. Decían ayer en las noticias que se calcula (estos holandeses hacen cálculo de todo) que en este día se mueven en el país unos doscientos cuarenta millones de euros!! Otra de las cifras escalofriantes (que a mí me da pavor) es la de la basura que dejan tras de sí los festejos. Han calculado que serán unas ochenta y cinco toneladas, sólo en esta ciudad. Y es que no sólo las calles de la ciudad se llenan de gente, sino que también los canales acogen innumerables grupos que prefieren pasarse el día navegando por la ciudad y compartiendo ese espacio acuático con personal sanitario y policía, que también patrullan por allí.


















Hay quienes, siendo menos originales o más vagos, no se deciden a poner un puesto en el que vender esas cosillas de las que quieren desprenderse. Y piensan que es mejor idea tirarlas a los canales, u otros que pasan de recoger lo que no han vendido y lo dejan tirado en plena calle (en su calle, para ser exactos). Gilipollas hay en todas partes. Cada año me sigue sorprendiendo que al día siguiente todo amanezca limpio, como si no hubiese tenido lugar esta especie de batalla campal. También puede verse como "otra forma de reciclar", pues en lugar de tirar todos esos trastos a la basura, siempre aparecerá alguien a quien le resulten útiles y esté dispuesto a pagar por ellos. Con lo cual, además de evitar llenar contenedores (que para eso ya estarán los restos de botes y botellas sembrados por la calle), se ganarán unos eurillos para comprar más mierda que vender el año próximo.


Ah, por cierto, se me olvidaba. Nosotros compramos dos juegos para la Play, en muy buen estado y a muy buen precio. Originales, por supuesto. Uno de ellos llevaba el Costillo buscándolo más de un año y no lo encontraba en ningún sitio.


Me encanta este día!!!

10 comentarios:

Laura dijo...

Desconocía esta fiesta, como tantas otras, pero he de decirte que has hecho una descripción magnífica de la misma. Espero que te lo pases muy bien.

The Pilgrim dijo...

Nunca me ha coincidido con mis vuiajes a Holanda, pero con tu descripción tan detallada y divertida es casi como estar allí!
Cuando mis padres vivían en Amsterdam un año cogieron todos los trastos que ya no querían para venderlos, y oye, se sacaron un dinerito.

Besos

Carabiru dijo...

Ooooooooooooh!!

Me lo apunto! me lo apunto!!!!!

Me encanta la idea!!

Yo quiero ir, y ver todo eso!

BIRA dijo...

Gracias, Laura. La verdad es que nos siempre nos divertimos viendo las cosas que es capaz de atesorar la gente (aunque bueno, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra).

Pilgrim, espero que en la próxima visita avises y nos tomamos unas cervecitas o algo. Lo de tus Papis, pues como decía en el post, es una manera "sana" de deshacerse de toda la quinquillada que siempre estamos guardando.

Carabiru, a mí la idea también me parece genial. De hecho, no me importaría nada ponerme en uno de los puestos y marujear todo el santo día con el regateo y demás. Y si ves las caras de los niños, ya es total.

Gracias a todos por pasaros y dejar vuestros comentarios. Besos mil!

idoia dijo...

alo alo!!! ya sabía algo de esto,que me dijo la abuela.lo que ella me dijo que te habías pillado dos cds,o dos discos,dijo que no se había enterado mucho,anda que no molaría estar tol´día ahí viendo mierdecilla....yo me podría forrar si sacara a subasta media, sólo media, habitación mía......UN besazo

Di dijo...

hola! Qué fiesta más chula! a mi me encantan los mercadillos, me gusta mirar y mirar aunque luego no compre nada! Fantástica descripción de la fiesta! Qué te lo pases muy bien estos días y sobre todo que os acompañe el tiempo! Saludos!!!

BIRA dijo...

Ay, Ido lo que me acordé de ti (bueno, y de los Marotos, jeje), que ya le decía a Di, anda que están estos aquí y te digo que encuentran algo que merezca la pena y a buen precio!! Y sí, si te da por vender todas esas cosillas de museo que tienes, lo mínimo nos damos una vuelta por Soria! TQM

Hola Di, a mí también me encanta y todavía me sorprendo marujeando y encontrando las cosas más frikis que se pueda echar uno a la cara. La fiesta ha pasado pero la resaca a algunos todavía le dura. A mí no, eh!!

Besos y muchas gracias a todos por pasaros por aquí (menos mal que no todos me abandonan durante el puente, ainsssss).

haquiles2001 dijo...

holaaaaaaaaaaaa
lo de abandonar por el puente va por mí?
pues ni puente ni leches,trabajo y trabajo,menos mal que hay crisis porque ayer el puto centro comercial estaba hasta las trancas,la tienda quedó como si hubiera pasado Atila con toda la jerarquía eclesiástica(Rouco Varela a la cabeza con casco y cuernos Uy qué miedito)
por lo demás el tiempo pasa y al final no pasa nada,merde¡
Me autoregalé(porque yo también llevo una madre dentro)el último CD de la tia Madonna...que ...bueno...para tirar cohetes,hay canciones que no se en qué estaba pensando cuando las metió pero bueno,Uy qué rollo
besazos a mogollón
P.D-por supuesto a mí también me encantaría ver ese rastrillo popular en directo y hacer uno con toda la mierda que acumulo aquí en mi casa,que no es poca,afirmo

BIRA dijo...

Ay, Bru, pues entre otros sí que iba por ti, sí, que te hacía yo de puentorro por ahí por algún sitio. Me he partido de risa con tu comentario (lo de Rouco quedará para los anales, jeje).
Si te sirve de consuelo este puente (que aquí no hemos tenido, pero fueron fiesta el 30 y el 1) yo he trabajado más que en todoooos los meses que han pasado. Ahí es ná. Y todavía sigo en ello, por eso tengo esto tan abandonado.
No he escuchado el disco, pero es que eso del timberlake ese... no puedo con él así que no creo yo que su colaboración sea "una buena influencia". En fin, está bien eso de que seas objetivo a pesar de hablar de Ella.

Un beso inmemso. Tqm miles.

shysh dijo...

Ay bIra, cómo me gusta Amsterdamm y cómo me gustaría ir una vez en el día de la reina. Una amiga fue hace unos años y no veas lo que logró meter en el avión: dos taburetes king size, una silla y una silla de camello. Y los fiestorros que montan que me cuenta que son un despiporre y todo el mundo por las calles y paseando en los barquitos por los canales... (Qué envidia me da esaa ciudad. Si no fuera por el sol, hast sería capaz de emigrar allí)
Gracias por interesarte por Mina. Ahora ya no vomita pero mañana hará una semana que no come nada. Se está quedando esquelética pero está más vivaracha.